Long Live Summons! – Capítulo 79

Capítulo 79: Sirena de la Tormenta

 

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

[[¡Muchas gracias a Lord VaeL por su aporte para esta novela! Con gente así da gusto traducir.

 

~Unknown Soldier~

]]

 

El Señor de la Llama creó una bola de fuego en sus manos y la lanzó agresivamente hacia Yue Yang.

 

A pesar de que todavía no le había alcanzado, iba hacia él como mucha fuerza.

La bola de fuego que salió disparada era casi como la llamarada de un Dragón de la Llama. Sin embargo, Yue Yang no huyó, contrario a sus expectaciones, avanzó y apuntó hacia el ‘núcleo derretido’ del Señor de la Llama que estaba escondido a buen recaudo bajo su grueso y gigantesco pecho. Yue Yang usó su Qi innato para abrir su pecho de piedra y lo apuñaló por ahí con su espada de luna creciente… Un zumbido se pudo escuchar cuando la espada se incrustaba cada vez más en la superficie blanda, exponiéndola a una temperatura que era capaz de derretirla. Al ver esto el corazón de Yue Yang se encogió ligeramente. El cuerpo del Señor de la Llama se movió ligeramente cuando alzó su mano con una bola fuego en ella y se la mandó directamente hacia Yue Yang. La fuerza y el impulso eran sobrecogedoras. Yue Yang inmediatamente abandonó la espada de luna creciente que estaba clavada en el Señor de la Llama y se retiró hacia atrás.

Sin embargo, el Señor de la Llama no le siguió. En vez de eso, se sacó lentamente las espadas de luna creciente, cuya hoja ya se había derretido hasta convertirse en una masa roja brillante de hierro fundido, de su cuerpo.

La extremadamente dura espada de luna creciente ahora estaba roja por todas partes y parecía una masa blanda.

La herida en el pecho del Señor de la Llama escupió una oleada de lava antes de cerrarse de repente y volver a su estado original. Abrió su gigantesca boca llena de lava e inesperadamente se tragó la espada como si fuera un aperitivo.

Yue Yang nunca pensó que con las espada de luna creciente pudiera haber herido al Señor de la Llama, pero parecía como si el efecto de su ataque nunca hubiera sucedido. Mientras pensaba sobre este hecho, no pudo evitar suspirar en su corazón. Este demonio de rango Plata nivel 7 era simplemente demasiado terrorífico. Todo su cuerpo ardía con un fuego furioso, el magma fundido era su cuerpo, la lava fluía por sus venas, unas llamas intensas eran su armadura y una llama morada su corazón. ¿Qué narices tendría que hacer para poder vencer a tal monstruosidad?

Sólo le quedaba un uso más de su Espada de Qi Invisible.

Si no tenía efecto, ¿Qué haría después?

Además, todavía estaba el Dragón de Hueso volando por el aire mirándole fijamente como un depredador vigilando a su presa y preparado para atacar en cualquier momento…

Al ver que el Señor de la Llama había empezado a perseguirle, Yue Yang se volvió a su Escudo de Halo. El Señor de la Llama parecía tener algo de consciencia ya que no avanzó como un tonto hacia delante para hacer ataques inútiles sobre el Escudo de Halo que protegía a Yue Yang. En vez de eso expandió el fuego por todo el Campo de Batalla de la Muerte, cubriéndolo todo de llamas furiosas, un ambiente que servía perfectamente para potenciar sus tremendos poderes de llama.

Los dos Generales Demonio se escondieron en un rincón. Ellos no tenían que hacer nada ahora, únicamente esperar a que el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso se hicieran cargo de Yue Yang.

Yue Yang decidió adoptar la estrategia de ‘acosar al débil y temer al fuerte’.

Como el Señor de la Llama era muy poderoso y los huesos del Dragón de Hueso eran muy duros, Yue Yang decidió librarse de los dos Generales Demonio primero.

La situación era justo como los Generales Demonio predijeron. Siempre y cuando ellos molestaran a este mocoso, él definitivamente moriría cuando el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso lo atraparan.

De hecho, cuando los Generales Demonio se pusieron en posición defensiva, el Dragón de Hueso que volaba por el cielo bajó inmediatamente con su boca llena de afilados dientes abierta de par en par y atacó directamente a Yue Yang. Delante había un puñado de gusanos demonio, había incluso flechas negras que apuntarían automáticamente a su objetivo desde la derecha y la izquierda. Lo más espantoso era que el Señor de la Llama le alcanzaría muy pronto. El plan de ataque de Yue Yang había fallado. El plan en el que él esperaba que los Generales Demonio se dividieran hacia el este y el oeste cuando huyeran no ocurrió, si no que en vez de eso se enfrentaron al enemigo con firmeza. Esto hizo que el Yue Yang que tenía una oportunidad limitada de ganar fuera incapaz de desatar el ataque con el que tenía más posibilidades de matar a un General Demonio.

Los dos pies de Yue Yang se pararon y saltó hacia arriba ágilmente.

Como un caballo blanco escapando por un hueco de un sitio muy estrecho, evitó los innumerables ataques, un misterio de los misterios, Yue Yang esquivó magistralmente los ataques uno tras otro, evitando todos los ataques que iban dirigidos hacia él.

Antes de que el Señor de la Llama usar sus puños, Yue Yang dio un triple salto mortal en el aire, como si de una hoja soplada por el viento se tratara.

La carcasa de la espada de luna bloqueó los ataques de las flechas negras.

El Dragón de Hueso intentó aplastarle con su larga cola, pero Yue Yang movió la parte superior de su cuerpo hacia atrás y lo esquivó exitosamente. También usó la espada de luna creciente que le quedaba para aprovechar el empuje de vuelo del Dragón de Hueso y poder volver otra vez dentro de su Escudo de Halo.

Si hubiera sido otro Ranker humano que no tuviera la habilidad de entrar y salir de su escudo cuando quisiera, habría muerto aun teniendo 10 vidas.

Los dos Generales Demonio se quedaron miraron con expresiones de estupefacción…

Este joven Ranker era más inconmensurable que cualquier otro humano que hubieran conocido nunca. Él era obviamente muy joven pero resultó ser un Ranker innato. Eso no era todo, podía incluso entrar y salir de su escudo cuando quería. Nunca habían escuchado este tipo de habilidad antes. Todos los usuarios de grimorios de invocación perderían su escudo su salían de él, así que ¿Cómo era posible que él saliera de su Escudo de Halo?

Sin embargo, a pesar de lo misteriosa y lo inconmensurable que era la situación, era inútil preocuparse por ello.

Tras 10 minutos, el Escudo de Halo desaparecería automáticamente y finalmnete no tendría ningún otro lugar en el que esconderse.

Estando bajo el ataque del Señor de la Llama y del Dragón de Hueso, él definitivamente perecería. Los dos Generales Demonio se dieron cuenta de una cosa más, que este joven Ranker innato no era tan fuerte como los otros Rankers. Sus habilidades eran un poco más débiles, y lo más importante: sus bestias eran unas debiluchas.

Otro Ranker innato humano, tendría al menos una Bestia Mítica o una Bestia Sagrada. Sus habilidades ya eran fuertes por sí solas, y el poder formidable de sus bestias se añadía a sus fuerzas.

Incluso el peor Ranker innato tendría una bestia de rango Diamante o Platino.

A parte de este mocoso, ¿Quién si no iba a traer a una Flor Espinosa de rango Oro?

Ellos no podían entender lo que le pasaba a este chaval. A lo mejor no era un Ranker innato, a lo mejor lo habían visto mal…

Los dos Generales Demonio se miraron y asintieron. Después de que maten a Yue Yang, buscarían en su cuerpo para ver si tuviera algún tipo de tesoro. Los dos generales demonio, el demonio gusano y el alado, dudaban que este joven humano hubiera usado sólo su poder, si no que dependía de algún tipo de tesoro para deshacerse de sus adversarios. Y podría ser también por ese objeto que la gente lo confundía con un Ranker innato.

En este mundo, ¿Cómo podría haber un Ranker innato tan débil?

“Parece ser que sólo puedo usar la Espada Suprema ahora.” Yue Yang podía sacar a la Vaca Sombra Barbárica, pero sus habilidades eran demasiado débiles. La Vaca Sombra Barbárica no sería un buen oponente contra el Señor de Llama ni contra el Dragón de Hueso que podía volar.

Yue Yang todavía necesitaba a la Vaca Sombra Barbárica para un ataque por sorpresa así que no la revelaría por ahora.

En el momento en el que Yue Yang estaba teniendo dolor de cabeza, Xioa Wen Li de repente salió flotando con un brillo rojo. Ella primero miró al Señor de la Llama con sus inocentes ojos y luego a Yue Yang. Sus adorables acciones parecían como si preguntaran: ‘¿Cómo no has sido capaz de vencer a un monstruo tan fácil?’ A pesar de que Xiao Wen Li no lo dijo, Yue Yang verlo a través de esos grandes y redondos ojos que parecían hablarle.

Viendo que Yue Yang le dio su visto bueno, mostrándole su elogio, una sonrisa floreció en la pequeña cara de Xiao Wen Li como si de una flor se tratara. Parecía especialmente pura y dulce.

Movió su refinada mano que parecía un flor e invocó su pequeño y exquisito grimorio de Diamante.

“¿Ah?”

Al ver el grimorio de Diamante que Xiao Wen Li había invocado, los dos generales demonio estaban tan sorprendidos que casi se mean en los pantalones. ¿Quién diablos era esa cosita tan pequeña?

Grimorio de Diamante, ¿Qué clase de poderosa entidad era esta que poseía tal grimorio?

En el Abismo, sin contar a los Generales Demonio, incluso los Comandantes Demonio o los Expertos Demonio que eran dos niveles superiores, no podían tener un grimorio de diamante. Si un Ranker no tenía el talento necesario para llegar a la esfera innata, entonces un grimorio de Platino sería considerado el límite de esos Rankers innatos. Los grimorios de Diamante eran una existencia que todos los Rankers deseaban pero que nadie conseguía en toda su vida.

Pero ahora, al parecer esta cosita tan pequeña tenía ese grimorio.

Lo más increíble era que parecía ser una bestia invocada de ese mocoso…

¿Cómo, cómo, cómo era posible..?

¿Cómo podía una bestia invocada poseer tal grimorio? Los dos Generales Demonio sentían que se habían vuelto locos al ver ese tipo de alucinación.

El Señor de la Llama parecía sentir lo peligrosa que Xiao Wen Li era. Rugió con todas sus fuerzas y agresivamente avanzó hacia delante. Sin embargo Xiao Wen Li estaba dentro del Escudo de Halo del Grimorio de Bronce y de el de Diamante. Con la protección de ambos escudos, ella podía ignorar completamente la existencia del Señor de la Llama.

En realidad, a Xiao Wen Li ni siquiera le importaba el Señor de la Llama de rango Plata nivel 7. Al ver eso Yue Yang se quedó anonadado. ¿Eran todas las bestias de rango Diamante nivel 1 tan poderosas? ¿Podían sobrepasar esa gran diferencia en niveles? A pesar de que Xiao Wen Li era una bestia de rango Diamante nivel 1, el Señor de la Llama era una bestia de rango Plata nivel 7. Más aún, Xiao Wen Li era un bebé que acababa de nacer. ¿Podría ella realmente vencer al Señor de la Llama?

Una luz dorada empezó a brillar en las pequeñas manos de la loli, entonces las páginas del grimorio de Diamante también relucieron brillantemente.

Justo después un arcoíris y una existencia como una flor apareció de repente.

Era diferente de cuando invocó a la Medusa de Elemento Piedra. Esta vez la invocación fue algo más larga, además, la bestia que apareció no fue esa Medusa cuya cabeza estaba cubierta de serpientes.

Esta vez la bestia que apareció de la invocación era una chica cubierta por agua. Su pelo era como una cascada de oro, sus brazos de jade eran como un tallo de flor de loto. Tenía un impecable cuerpo blanco como la nieve. A parte del par de conchas de vieiras rosas que cubrían su pecho, a ella no la cubría nada más. Bajo su preciosa cadera había una grácil cola de pez dorada.

Cuando Yue Yang vio esta bestia casi se le cae la baba.

¡Una sirena!

¡La bestia que la pequeña loli había invocado era una sirena con una cola dorada y un cuerpo blanco como la nieve!

¿Podría ser que ella quería usar esta sirena que parecía no tener poder de combate alguno, para derrotar a los dos monstruos poderosos como el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso?

¿Cómo, cómo iba a ser algo así posible?

No sólo Yue Yang, incluso los dos Generales Demonio no podían creérselo. La mayoría de las sirenas eran un tipo de invocación especial para dar apoyo en las batallas, ellas no tenían apenas poder de combate. Si fuera una guerrera sirena que blandía una Alabarda de Neptuno, podría pasar como oponente, pero esta sirena obviamente no era del tipo luchador…

“¡Jajaja!” Los dos Generales Demonio empezaron a reírse en voz alta para así cubrir su metedura de pata, sorprendiendo a Xiao Wen Li.

“Ju… ju…”

Pero cuando el Señor de la Llama de rango Plata nivel 7 vio a la sirena aparecer, inmediatamente se dio la vuelta y empezó a correr.

Incluso el Dragón de Hueso en el cielo parecía tener un poco de pánico. No se atrevió a volar alto por el cielo, si no que cayó al suelo y usó sus alas para cubrir su cuerpo que estaba lleno de huesos maltrechos.

¿Ah? Algo no anda bien. ¿Qué acaba de pasar?

Xiao Wen Li apuntó con sus dedos blancos como la nieve y entonces grácilmente la sirena dorada asintió de inmediato. Una caracola blanca con líneas rojas apareció de la nada y la sirena se la acercó a la boca soplando por ella. En ese momento incontables nubes grises aparecieron en el Campo de Batalla de la Muerte. Las nubes entonces se volvieron más oscuras y un violento viento que apareció de alguna parte empezó a hacer estragos en todo el Campo de Batalla, como si se tratara de una Garra de Demonio.

Temblores…

El sonido del trueno de repente explotó dentro de las nubes y numeroso huracanes que parecían dragones gigantes aparecieron absorbiendo todo el agua de las nubes.

Todo el Campo de Batalla de la Muerte se transformó en tormentas y torbellinos. Vendavales, aguaceros, truenos, rayos… Yue Yang estaba estupefacto. ¿Esto no era pasarse?

Era realmente increíble. Una sirena sin una sola parte de armadura en su cuerpo podía invocar una tormenta así de simple. Con una simple caracola había convertido el Campo de Batalla de la Muerte en el ojo de una tormenta.

Un pensamiento pasó por la mente de Yue Yang. Cierto, Xiao Wen Li tenía cuatro poderosas Bestias Espíritu Guardianes. Una de ellas era la Medusa de Elemento Roca y otra era esta Sirena de la Tormenta. Él no le había prestado mucha atención antes pero nunca pensó que la Sirena de la Tormenta podía invocar una tormenta tan terrorífica. No era de extrañar que Xiao Wen Li no reconociera la existencia del Señor de la Llama de rango Plata nivel 7. Sin importar lo fuerte que pudiera ser, cuando se enfrentara con esta Sirena de la Tormenta, estaba destinado a perder instantáneamente.

Incontables gotas de lluvia empezaron a caer sobre el cuerpo del Señor de la Llama. Al principio el Señor de la Llama podía resistir con tenacidad, evaporando el agua que le caía encima. Pero pronto cambió a una gran cantidad de vapor que lentamente empezó a elevarse.

Pero después de sufrir unos cuantos ataques de rayo en su cuerpo, el Señor de la Llama no pudo aguantar más. Como última esperanza se convirtió en lava y huyó fluyendo.

Atrapado en medio de las vendavales que hacían llover el agua sobre su cuerpo por arriba y de las violentas olas que se formaron en el suelo, el Señor de la Llama forcejeó dolorido pero sus forcejeos fueron en vano.

El agua extingue el fuego.

El Señor de la Llama que en un principio era agresivo y extremadamente arrogante, en medio de las violentas olas de lluvia, se había convertido en una existencia extremadamente miserable… Todo su cuerpo empezó a solidificarse en roca lentamente. Sin embargo después de que su caliente cuerpo de lava fundida se solidificara, otro rayo le cayó encima partiendo su cabeza por la mitad. Rocas negras volaron por todas partes mostrando las grandes cantidades de lava de dentro de su cuerpo.

Con otro silbido de la caracola, otra gran ola de lluvia apareció de repente.

Justo en el momento de antes de su muerte, el Señor de la Llama hizo una acción extraña. Intentó alcanzar el interior de su cuerpo por la apertura de su cabeza con su ya solidificada mano gigantesca, y sacó una brillante bola de llamas rojas. Entonces la tiró lejos.

En el siguiente momento su gigantesco cuerpo se destrozó dentro de la tormenta cayendo contra el suelo con un gran estruendo. Su cuerpo se  desintegró rápidamente convirtiéndose en trozos de piedra negra y cenizas.

En un parpadeo había explotado y dispersado por la tormenta.

“¡Hay un tesoro!” Al ver como el Señor de la Llama sacó esa cosa roja justo antes de su muerte, los astutos ojos de Yue Yang pensaron que era su más valioso tesoro. No podía evitar sentirse extremadamente eufórico mientras se preparaba para entrar corriendo en la tormenta, coger tesoro y volver rápidamente al escudo. Sin embargo, alguien fue mucho más rápido que él. Fue la Bestia Dorada que se había convertido en un brazalete. Había vuelto a su verdadera forma se deslizó y voló hacia la cosa de color rojo. Parecía que estaba preparado para quitarle el tesoro a Yue Yang.

Yue Yang estaba furioso. Con una patada hizo que la bestia volara hasta el noveno cielo y más allá.

Como bestia invocada, él lo había perdonado por no ayudarle en ningún momento, ¿Pero además se atrevía a robar los tesoros a su amo? ¿Ese mal hábito lo había aprendido de Hui Tai Lang?

Los Generales Demonio que se mantenían al margen inmediatamente se desmayaron al recibir un impacto de rayo. Sus cuerpos volaron por todos lados. Por otra parte el Dragón de Hueso no era tan débil. Incluso después de aguantar a través de incontables golpes de rayo, a parte de un pequeño punto negro en su cabeza y algunos huesos rotos, estaba prácticamente intacto.

El Dragón de Hueso no era una bestia de atributo de fuego. Además tenía un cuerpo hecho de hueso. Una tormenta y un vendaval no le harían mucho daño a su cuerpo.

Sólo estaba recibíendo los rayos que hacían que al Dragón de Hueso le costara aguantar.

Por suerte lo que la Sirena de la Tormenta invocó fue una tormenta y no rayos…. Yue Yang recordó que si Xiao Wen Li hubiera invocado al Naga de Rayo en vez de a la Sirena de la Tormenta, este Dragón de Hueso probablemente no habría sido capaz de aguantar sus ataques.

Las ágiles manos de Yue Yang rápidamente agarraron la bola roja que el Señor de la Llama había lanzado justo antes de su muerte. Sin embargo antes de que pudiera inspeccionarlo con su Visión Divina, vio como la Bestia Dorada que tenía un fetiche por los tesoros y los Cristales Demoníacos, tirarse contra la frente de la cabeza del Dragón de Hueso. Ignorando el forcejeo del Dragón de Hueso, empezó a dar grandes bocados en sus impenetrables huesos. Al parecer se quería comer el Cristal Demoníaco del Dragón de Hueso.

“Mi Cristal de Dragón~” Yue Yang se puso muy ansioso. Este mocoso extravagante era mil veces peor que Hui Tai Lang, no, diez mil veces peor.

Se negaba a comer otras cosas e insistió en comerse el Cristal del Dragón.

Este Cristal de Dragón que era algo con lo que muchos sólo podían soñar iba a ser comido crudo por esta extravagante Bestia Dorada como si se tratase de una crujiente ensalada de pepino…


<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Long Live Summons! – Capítulo 78

Capítulo 78: Enemigo fuerte, Dragón de hueso y Señor de la Llama.

Traducción/Edición: Unknown Soldier

[[NT: Vaya odisea de capítulo… y no por lo que ocurre en él, si no por lo que me ocurrió a mí al traducirlo… Básicamente, lo tuve que traducir y editar dos veces… creía que me iba a dar algo D: (No os fiéis nunca del Word, guardad siempre.) ]]

Si los hubiera atacado cara a cara no habría sido nada fácil para Yue Yang acabar con un general demonio.

Pero, el cuerpo del general demonio tenía  una gran debilidad. Si se le infligía un daño severo en su corazón, se caerían al suelo inmediatamente sin poder siquiera levantarse.

Por supuesto, en comparación, los humanos tienen muchas más debilidades: la cabeza, el corazón, la parte baja del abdomen, sus preciosas joyas de un poco más abajo, la espina dorsal… si alguno de esos recibía un fuerte golpe, perderían inmediatamente su capacidad de luchar. Los generales demonio sólo tenían esta debilidad de sus corazones, y ya eran muy resistentes de por sí. Unos cuantos generales demonio pertenecientes a la raza de los gusanos podían incluso seguir peleando a pesar de que se les hubiera cortado la cabeza. Sus habilidades regenerativas eran simplemente escalofriantes. Su única debilidad era su corazón demoníaco, el cual proveía de energía a todo su cuerpo, no podían dejar que lo atacaran con fuerza… Si no fuera porque se habían enfrentado a la Espada de Qi Innato de Yue Yang, sus poderoso cuerpos y su gran defensa mágica no les habrían permitido perder ninguna capacidad de lucha aunque sus cuerpos hubieran recibido daño por todos lados y tuvieran sus manos y piernas rotas. Incluso así no estarían ni mucho menos en peligro de muerte.

Lo desafortunado para ellos fue encontrarse con una persona tan anormal como Yue Yang.

¿Quién iba a pensar que un Aprendiz era en realidad un Ranker innato?

La Espada de Qi Innato de Yue Yang podía penetrar fácilmente a través de la armadura mágica y herir el corazón que estaba protegido por sus músculos. Su poder era abrumador. Por debajo del nivel 6 nadie podía defenderse contra los ataques de qi de un Ranker innato.

Lo único que lamentaba Yue Yang era que su espada de qi sólo era capaz de sacar tres espadas por el momento.

Si Yue Yang fuera como la Diosa de la Espada Celestial que podía sacar miles de espadas de qi, no se habría molestado en parecer un debilucho para que los generales demonio cayeran en su trampa y avanzaran para que cuando estuvieran bromeando entre ellos les pudiera lanzar un ataque por sorpresa. Si fuera capaz de sacar diez espadas ya se habría tirado sobre los cinco generales demonio y los hubiera aniquilado.

Las dos espadas se encargaron de los dos generales demonio descuidados.

Los resultados de la batalla fueron sorprendentes.

Lo más importante era que por el bien de la Flor Espinosa, Yue Yang había añadido uno de los mejores fertilizantes para ello ¿Dónde si no encontraría fertilizantes tan buenos como los generales demonio?

Él estimó que si digería completamente a los dos generales demonio, la Flor Espinosa subiría de rango y acabaría teniendo una evolución variante convirtiéndose en una ‘Diablesa Flor Espinosa’. Entonces tras digerir el brazo del Señor Demonio Ha Xin, podría tener otra evolución variante y de rango de nuevo. Cultivar a una ‘Reina Flor Espinosa Corona Dorada’ no era fácil y requería grandes cantidades de fertilizante. No sólo eso, si no que necesitaría más y más élites de alto nivel para que fueran su fertilizante. Esto era indudablemente la mejor de las soluciones.

Ahora mismo, él podría matar a sus enemigos y cultivar la Flor Espinosa. Podría incluso subir de rango su grimorio de invocación, ganar honor militar y ser reconocido por sus contribuciones para el país.

¡Esta batalla servía para una gran cantidad de propósitos!

“¡La única clase de persona que puede hacer un agujero fácilmente en una armadura mágica y destruir el corazón de un general demonio es un Ranker innato!”  El general demonio de la chaqueta negra fue el más rápido en reaccionar, y rugió con una expresión siniestra en su cara, “¡Así que eras un Ranker innato después de todo! No me extraña que te atrevieras a venir al Abismo tú sólo ¡Esto era tu plan desde el principio! Aunque ya lo sospechaba desde el principio, un ladrón normal no podía poseer un pergamino de teletransporte que le pudiera enviar al campo de batalla antiguo del Abismo y definitivamente no poseería las espadas luna creciente de un general demonio. ¡Pero te disfrazaste demasiado bien! Me hiciste creer lo contrario gracias a que los monstruos de nueve cabezas te estaban persiguiendo hasta el Abismo, el grimorio de bronce y la Flor Espinosa. Es demasiado tarde ahora, si no los otros no hubieran sufrido unas muertes tan miserables. Guerrero humano que quiere usarnos para cultivar, Ranker innato que pretende ser un pequeño y debilucho ladrón, ¿Todavía pretendes escapar del Campo de Batalla de la Muerte? No, ¡Tú caerás con nosotros! Su alteza Rey Exánime Grun, por favor concédanos tu poder…”

[[NT: Exánime significa sin vida, sería la traducción para el esqueleto conocido como ‘Lich’, pero como no quedaba bien puesto así lo traduje de esa forma.]]

Las palabras del general demonio de la chaqueta negra hizo que el corazón de Yue Yang se encogiera. Tuvo una mala premonición.

Esta persona quería usar todo lo que tenía, era como un loco sacrificio de su vida. Yue Yang agarró sus espadas lunas crecientes y salió de la barrera de luz hacia el general demonio de la chaqueta negra. Este tipo era un oponente formidable, tenía que matarlo el primero.

A pesar de que el general demonio de la chaqueta negra estuviera protegiendo su cuerpo con una barrera de luz, sus habilidades de combate no serían muy fuertes. Siempre y cuando sus bestias invocadas murieran, la barrera de luz desaparecería. En ese momento, él no sería capaz de aguantar un ataque crítico. Ahora Yue Yang tenía que encontrar rápidamente a las bestias invocadas que se estaban escondiendo y matarlas para poder destruir la maldita barrera.

Aunque fueran bestias invocadas de tipo elemental, definitivamente tendrían un cuerpo o al menos la existencia de un núcleo de energía.

Siempre y cuando esa energía del núcleo se destruyera, la bestia de tipo elemental moriría instantáneamente…

¿Pero dónde demonios se habían escondido estas dos bestias elementales?

“¡Hoaaa!”

El general demonio, que era tan gordo como un gusano demonio, gritó mientras se ponía en pie con prisa.

Cuando fue a por Yue Yang, él ya había completado su técnica de invocación. La grasa que cubre su cuerpo se fusionó con su bestia invocada, convirtiéndose en una masa negra de gusanos demoníacos que se arrastraban hacia Yue Yang como su fueran un tsunami.

En el valle Yu Long, Yue Yang había visto este tipo de gusanos demoníacos carnívoros. No le temían al fuego y les gustaba comer carne humana. Sus sólidos dientes podían morder fácilmente los huesos de un toro. Los gusanos demoníacos carnívoros del valle Yu Long eran sólo de nivel 1, pero los gusanos que aparecieron por la invocación del general demonio y se estaban fusionando con su cuerpo, eran todos de rango Bronce nivel 3. Con sus afilados dientes , fieros cuernos y pinchos cubriéndoles toda la cabeza, junto con la oleada negra de gusanos arrastrándose sin sufrir daño a través del fuego como si fuera un tsunami, incluso la persona con más agallas de todas se sentiría completamente horrorizada.

En el cielo, el general demonio alado invocó múltiples bestias que eran como cuervos, haciendo que se engancharan en las cabezas de las flechas, convirtiéndolas en flechas negras que emitían humo.

Una vez que las flechas fueron lanzadas, todas ellas automáticamente volaron todos lados.

Dibujando un arco, misteriosamente todas iban hacia la parte de atrás de la cabeza de Yue Yang.

“Así que aquí estabais, ¡Encontradas!” La figura de Yue Yang parpadeó en el mismo momento en el que esquivaba la lluvia de flechas negras y volaba a través del grupo de gusanos carnívoros hasta alcanzar el lugar que pasaba más desapercibido del Campo de Batalla de la Muerte a la velocidad del rayo.

Cuando la figura de Yue Yang seguía volando por los aires, el loco general demonio de la chaqueta negra se había cortado sin piedad su pecho y abdomen con su espada salvajemente. Instantáneamente sus órganos internos se rompieron, sus intestinos se rajaron y varios órganos internos sangraban abundantemente salpicando por todos lados, haciendo que una gran cantidad de sangre negra saliera provocando a la gente que lo viera ganas de vomitar.

Antes de que la sangre salpicara el suelo, una puerta de teletransporte escarlata apareció por encima.

Se expandió mucho y se encogió bastante.

Después de unos segundos, un Dragón Esquelético con dos ojos de color negro azabache y cuatro extremidades con garras salió volando de la puerta de teletransporte escarlata.

Antes de que la puerta de teletransporte se cerrara y desapareciera, consiguió pasar todo su cuerpo entero.

Una parte de la larga cola del Dragón de Hueso no salió de la puerta a tiempo y silenciosamente fue cortada. El Dragón de Hueso abrió sus esqueléticas alas hechas de huesos y carne putrefacta, las movió con fuerza y se lanzó a por Yue Yang… Un Cabezahueso rango Bronce nivel 7. Los ojos divinos de Yue Yang consiguieron ver a través de la información del Dragón de Hueso en un instante.

Esto le hizo temblar.

Enfrentarse al Dragón de Hueso podría no ser muy diferente a acerlo con un monstruo maduro de nueve cabezas. Era incluso superior en varios aspectos.

Yue Yang fue incapaz de eliminar al Monstruo de Lava y al Monstruo de Fuego del Infierno que seguían escondidos, pero con un giro de su espada de luna creciente esquivó el mordisco del Dragón de Hueso. En ese mismo momento, golpeó al Dragón de Hueso ferozmente cortando repetidamente las alas huesudas que parecían muy frágiles.

¡Clank!  

Una lluvia de chispas saltaron. El contacto de las espadas luna creciente contra el hueso creó un sonido metálico que te penetraba los oídos.

Los huesos de este Dragón de Hueso eran más duros que el metal, era algo incomprensible. Viendo como las espadas de luna creciente, que Yue Yang tenía en las manos, se rompían mientras que el Dragón de Hueso estaba intacto hizo que su corazón se hiciera más frío.

Este Dragón de Hueso de rango Bronce nivel 7 era sólo dos niveles más alto que su Hui Tai Lang de rango Bronce pero la diferencia en cuanto a fuerza era abismal.

Parecía como si el nivel 6 fuera realmente lo que los dividía entre bestias de primera clase o de segunda.

Por debajo del nivel 6, sin importar que fueran humanos, demonios o monstruos, serían tratados como fuerza de segunda como mucho.

No era de extrañar que esta situación ocurriera. Con sólo superar el nivel 6 uno ya podía ser de primera clase. Este Dragón de Hueso de rango Bronce nivel 7 no podía ser cortados con estas dos espadas de luna creciente.

Yue Yang tenía que pensar en la forma de destruir el cristal de dragón demoníaco de dentro de su cabeza, si no, sería imposible tratar con este dragón esquelético que no tenía miedo de ser cortado.

“¡Su alteza Rey Exánime Grun, por favor escuche la plegaria de su subordinado! ¡Envíe una bestia poderosa y extermine al enemigo que está delante de mí!” La barrera de luz del general demonio de la chaqueta negra se rompió y desapareció. Su grimorio de invocación también cayó el suelo con un ‘dong’. Yue Yang entendió lo que estaba pasando. Este tipo había invocado al Dragón de Hueso del Abismo para que le ayudara, destruyendo así las leyes antiguas dentro del espacio del Campo de Batalla de la Muerte. Él no temía a la muerte y probablemente muriera en una explosión. Pero al mirar al loco general demonio de la chaqueta negra que no temía a la muerte, este empezó a re[[﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽te conírse cruelmente de Yue Yang como si hubiera conseguido completar la cosa de la que más orgulloso estaba en toda su vida.

En medio de su terrorífica risa, una grande y huesuda mano negra salió del abdomen del general demonio de la chaqueta negra, extendiéndose de él.

Cinco largas y afiladas uñas negras recogieron electricidad haciendo sonidos chispeantes.

En su palma sostenía una bola extremadamente comprimida de llamas moradas.

A pesar de que el Rey Exánime no podía salir y sólo una mano apareció, las llamas moradas que su mano trajo tenían un tipo de energía capaz de destruir el cielo y la tierra. Yue Yang sintió que su sentido del peligro estaba explotando y gritando en alto. Estaba preparado para usar todo lo que estuviera en su mano para parar los movimientos del Rey Exánime.

Como si fuera un pájaro, Yue Yang fue lanzado por los aires una larga distancia.

Las espadas gemelas de luna creciente giraban como ruedas cortando en la dirección de la mano del Rey Exánime.

Pero el ataque de Yue Yang llegó demasiado tarde. La mano del Rey Exánime ya se había vuelto a meter y sólo la bola de fuego había sido lanzada hacia la lava y las abrasadoras llamas.

“¡Boom!”

Con una vibración sonora, una gran explosión ocurrió.

A pesar de que Yue Yang había resistido esto, sus cuerpo fue empujado hacia atrás por la onda expansiva disipada.

Se dio cuenta de que la bola de fuego morada había devorado como una loca los núcleos de cristal del Monstruo de Lava y del Monstruo de Fuego del Infierno. En un instante había absorbido todas sus habilidades de fuego, justo antes de convertirse en un Gigante Llameante de unos 6 metros de alto.

Este Gigante Llameante con llamas abrasadoras a su alrededor estaba completamente hecho de lava y rocas. La parte superior de su cuerpo era humanoide pero su parte baja estaba completamente creada con llamas.

Con un movimiento de sus brazos, las furiosas llamas se elevaron hacia el cielo.

Incluso el Dragón de Hueso, que le había dado tantos quebraderos de cabeza a Yue Yang, voló por los aires para escapar de las furiosas llamas esquivándolas a toda prisa y sin atreverse a que su cuerpo estuviera cerca de esta energía tan fiera que podía aniquilar cualquier cosa.

“¡Boom!”

En medio de su risa maníaca, el general demonio explotó en pedazos.

Su muerte había sido extremadamente miserable. Bajo el poder de destrucción de la Ley, ni un ápice de su cuerpo se podía ver. Incluso su alma había sido destruida completamente.

Yue Yang ya sabía que esta persona iba a morirse pero estaba sufriendo una jaqueca por culpa sus locas acciones… Que invocara a un Dragón de Hueso de rango Bronce nivel 7 hubiera sido suficiente. Esta persona no temía morir en el proceso y además invocó al Rey Exánime. A pesar de que el Rey Exánime no podía pasar, seguía siendo extremadamente poderoso. En sólo unos segundos había lanzado a un Señor de la Llama al Campo de Batalla de la Muerte que había alcanzado el rango Plata nivel 7.

Si Hui Tai Lang estuviera aquí, encontrarse con el Señor de la Llama equivaldría a su muerte instantánea.

Ahora tenía que enfrentarse a un Señor de la Llama de rango Plata nivel 7, a un Dragón de Hueso de rango Bronce nivel 7 y a dos generales demonio que tenían al menos la fuerza de un Gran Maestro de nivel 5.

¿Cómo pelearía en esta batalla?

Lo más terrorífico era que esto seguía siendo un Campo de Batalla de la Muerte. No podía escapar de aquí y tenía que matar a todos y cada uno de los enemigos presentes antes de poder pensar en salir… ¿Qué tenía que hacer él para poder enfrentarse a todos estos enemigos que tenían una fuerza abrumadora?