Long Live Summons! – Capítulo 79

Capítulo 79: Sirena de la Tormenta

 

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

[[¡Muchas gracias a Lord VaeL por su aporte para esta novela! Con gente así da gusto traducir.

 

~Unknown Soldier~

]]

 

El Señor de la Llama creó una bola de fuego en sus manos y la lanzó agresivamente hacia Yue Yang.

 

A pesar de que todavía no le había alcanzado, iba hacia él como mucha fuerza.

La bola de fuego que salió disparada era casi como la llamarada de un Dragón de la Llama. Sin embargo, Yue Yang no huyó, contrario a sus expectaciones, avanzó y apuntó hacia el ‘núcleo derretido’ del Señor de la Llama que estaba escondido a buen recaudo bajo su grueso y gigantesco pecho. Yue Yang usó su Qi innato para abrir su pecho de piedra y lo apuñaló por ahí con su espada de luna creciente… Un zumbido se pudo escuchar cuando la espada se incrustaba cada vez más en la superficie blanda, exponiéndola a una temperatura que era capaz de derretirla. Al ver esto el corazón de Yue Yang se encogió ligeramente. El cuerpo del Señor de la Llama se movió ligeramente cuando alzó su mano con una bola fuego en ella y se la mandó directamente hacia Yue Yang. La fuerza y el impulso eran sobrecogedoras. Yue Yang inmediatamente abandonó la espada de luna creciente que estaba clavada en el Señor de la Llama y se retiró hacia atrás.

Sin embargo, el Señor de la Llama no le siguió. En vez de eso, se sacó lentamente las espadas de luna creciente, cuya hoja ya se había derretido hasta convertirse en una masa roja brillante de hierro fundido, de su cuerpo.

La extremadamente dura espada de luna creciente ahora estaba roja por todas partes y parecía una masa blanda.

La herida en el pecho del Señor de la Llama escupió una oleada de lava antes de cerrarse de repente y volver a su estado original. Abrió su gigantesca boca llena de lava e inesperadamente se tragó la espada como si fuera un aperitivo.

Yue Yang nunca pensó que con las espada de luna creciente pudiera haber herido al Señor de la Llama, pero parecía como si el efecto de su ataque nunca hubiera sucedido. Mientras pensaba sobre este hecho, no pudo evitar suspirar en su corazón. Este demonio de rango Plata nivel 7 era simplemente demasiado terrorífico. Todo su cuerpo ardía con un fuego furioso, el magma fundido era su cuerpo, la lava fluía por sus venas, unas llamas intensas eran su armadura y una llama morada su corazón. ¿Qué narices tendría que hacer para poder vencer a tal monstruosidad?

Sólo le quedaba un uso más de su Espada de Qi Invisible.

Si no tenía efecto, ¿Qué haría después?

Además, todavía estaba el Dragón de Hueso volando por el aire mirándole fijamente como un depredador vigilando a su presa y preparado para atacar en cualquier momento…

Al ver que el Señor de la Llama había empezado a perseguirle, Yue Yang se volvió a su Escudo de Halo. El Señor de la Llama parecía tener algo de consciencia ya que no avanzó como un tonto hacia delante para hacer ataques inútiles sobre el Escudo de Halo que protegía a Yue Yang. En vez de eso expandió el fuego por todo el Campo de Batalla de la Muerte, cubriéndolo todo de llamas furiosas, un ambiente que servía perfectamente para potenciar sus tremendos poderes de llama.

Los dos Generales Demonio se escondieron en un rincón. Ellos no tenían que hacer nada ahora, únicamente esperar a que el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso se hicieran cargo de Yue Yang.

Yue Yang decidió adoptar la estrategia de ‘acosar al débil y temer al fuerte’.

Como el Señor de la Llama era muy poderoso y los huesos del Dragón de Hueso eran muy duros, Yue Yang decidió librarse de los dos Generales Demonio primero.

La situación era justo como los Generales Demonio predijeron. Siempre y cuando ellos molestaran a este mocoso, él definitivamente moriría cuando el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso lo atraparan.

De hecho, cuando los Generales Demonio se pusieron en posición defensiva, el Dragón de Hueso que volaba por el cielo bajó inmediatamente con su boca llena de afilados dientes abierta de par en par y atacó directamente a Yue Yang. Delante había un puñado de gusanos demonio, había incluso flechas negras que apuntarían automáticamente a su objetivo desde la derecha y la izquierda. Lo más espantoso era que el Señor de la Llama le alcanzaría muy pronto. El plan de ataque de Yue Yang había fallado. El plan en el que él esperaba que los Generales Demonio se dividieran hacia el este y el oeste cuando huyeran no ocurrió, si no que en vez de eso se enfrentaron al enemigo con firmeza. Esto hizo que el Yue Yang que tenía una oportunidad limitada de ganar fuera incapaz de desatar el ataque con el que tenía más posibilidades de matar a un General Demonio.

Los dos pies de Yue Yang se pararon y saltó hacia arriba ágilmente.

Como un caballo blanco escapando por un hueco de un sitio muy estrecho, evitó los innumerables ataques, un misterio de los misterios, Yue Yang esquivó magistralmente los ataques uno tras otro, evitando todos los ataques que iban dirigidos hacia él.

Antes de que el Señor de la Llama usar sus puños, Yue Yang dio un triple salto mortal en el aire, como si de una hoja soplada por el viento se tratara.

La carcasa de la espada de luna bloqueó los ataques de las flechas negras.

El Dragón de Hueso intentó aplastarle con su larga cola, pero Yue Yang movió la parte superior de su cuerpo hacia atrás y lo esquivó exitosamente. También usó la espada de luna creciente que le quedaba para aprovechar el empuje de vuelo del Dragón de Hueso y poder volver otra vez dentro de su Escudo de Halo.

Si hubiera sido otro Ranker humano que no tuviera la habilidad de entrar y salir de su escudo cuando quisiera, habría muerto aun teniendo 10 vidas.

Los dos Generales Demonio se quedaron miraron con expresiones de estupefacción…

Este joven Ranker era más inconmensurable que cualquier otro humano que hubieran conocido nunca. Él era obviamente muy joven pero resultó ser un Ranker innato. Eso no era todo, podía incluso entrar y salir de su escudo cuando quería. Nunca habían escuchado este tipo de habilidad antes. Todos los usuarios de grimorios de invocación perderían su escudo su salían de él, así que ¿Cómo era posible que él saliera de su Escudo de Halo?

Sin embargo, a pesar de lo misteriosa y lo inconmensurable que era la situación, era inútil preocuparse por ello.

Tras 10 minutos, el Escudo de Halo desaparecería automáticamente y finalmnete no tendría ningún otro lugar en el que esconderse.

Estando bajo el ataque del Señor de la Llama y del Dragón de Hueso, él definitivamente perecería. Los dos Generales Demonio se dieron cuenta de una cosa más, que este joven Ranker innato no era tan fuerte como los otros Rankers. Sus habilidades eran un poco más débiles, y lo más importante: sus bestias eran unas debiluchas.

Otro Ranker innato humano, tendría al menos una Bestia Mítica o una Bestia Sagrada. Sus habilidades ya eran fuertes por sí solas, y el poder formidable de sus bestias se añadía a sus fuerzas.

Incluso el peor Ranker innato tendría una bestia de rango Diamante o Platino.

A parte de este mocoso, ¿Quién si no iba a traer a una Flor Espinosa de rango Oro?

Ellos no podían entender lo que le pasaba a este chaval. A lo mejor no era un Ranker innato, a lo mejor lo habían visto mal…

Los dos Generales Demonio se miraron y asintieron. Después de que maten a Yue Yang, buscarían en su cuerpo para ver si tuviera algún tipo de tesoro. Los dos generales demonio, el demonio gusano y el alado, dudaban que este joven humano hubiera usado sólo su poder, si no que dependía de algún tipo de tesoro para deshacerse de sus adversarios. Y podría ser también por ese objeto que la gente lo confundía con un Ranker innato.

En este mundo, ¿Cómo podría haber un Ranker innato tan débil?

“Parece ser que sólo puedo usar la Espada Suprema ahora.” Yue Yang podía sacar a la Vaca Sombra Barbárica, pero sus habilidades eran demasiado débiles. La Vaca Sombra Barbárica no sería un buen oponente contra el Señor de Llama ni contra el Dragón de Hueso que podía volar.

Yue Yang todavía necesitaba a la Vaca Sombra Barbárica para un ataque por sorpresa así que no la revelaría por ahora.

En el momento en el que Yue Yang estaba teniendo dolor de cabeza, Xioa Wen Li de repente salió flotando con un brillo rojo. Ella primero miró al Señor de la Llama con sus inocentes ojos y luego a Yue Yang. Sus adorables acciones parecían como si preguntaran: ‘¿Cómo no has sido capaz de vencer a un monstruo tan fácil?’ A pesar de que Xiao Wen Li no lo dijo, Yue Yang verlo a través de esos grandes y redondos ojos que parecían hablarle.

Viendo que Yue Yang le dio su visto bueno, mostrándole su elogio, una sonrisa floreció en la pequeña cara de Xiao Wen Li como si de una flor se tratara. Parecía especialmente pura y dulce.

Movió su refinada mano que parecía un flor e invocó su pequeño y exquisito grimorio de Diamante.

“¿Ah?”

Al ver el grimorio de Diamante que Xiao Wen Li había invocado, los dos generales demonio estaban tan sorprendidos que casi se mean en los pantalones. ¿Quién diablos era esa cosita tan pequeña?

Grimorio de Diamante, ¿Qué clase de poderosa entidad era esta que poseía tal grimorio?

En el Abismo, sin contar a los Generales Demonio, incluso los Comandantes Demonio o los Expertos Demonio que eran dos niveles superiores, no podían tener un grimorio de diamante. Si un Ranker no tenía el talento necesario para llegar a la esfera innata, entonces un grimorio de Platino sería considerado el límite de esos Rankers innatos. Los grimorios de Diamante eran una existencia que todos los Rankers deseaban pero que nadie conseguía en toda su vida.

Pero ahora, al parecer esta cosita tan pequeña tenía ese grimorio.

Lo más increíble era que parecía ser una bestia invocada de ese mocoso…

¿Cómo, cómo, cómo era posible..?

¿Cómo podía una bestia invocada poseer tal grimorio? Los dos Generales Demonio sentían que se habían vuelto locos al ver ese tipo de alucinación.

El Señor de la Llama parecía sentir lo peligrosa que Xiao Wen Li era. Rugió con todas sus fuerzas y agresivamente avanzó hacia delante. Sin embargo Xiao Wen Li estaba dentro del Escudo de Halo del Grimorio de Bronce y de el de Diamante. Con la protección de ambos escudos, ella podía ignorar completamente la existencia del Señor de la Llama.

En realidad, a Xiao Wen Li ni siquiera le importaba el Señor de la Llama de rango Plata nivel 7. Al ver eso Yue Yang se quedó anonadado. ¿Eran todas las bestias de rango Diamante nivel 1 tan poderosas? ¿Podían sobrepasar esa gran diferencia en niveles? A pesar de que Xiao Wen Li era una bestia de rango Diamante nivel 1, el Señor de la Llama era una bestia de rango Plata nivel 7. Más aún, Xiao Wen Li era un bebé que acababa de nacer. ¿Podría ella realmente vencer al Señor de la Llama?

Una luz dorada empezó a brillar en las pequeñas manos de la loli, entonces las páginas del grimorio de Diamante también relucieron brillantemente.

Justo después un arcoíris y una existencia como una flor apareció de repente.

Era diferente de cuando invocó a la Medusa de Elemento Piedra. Esta vez la invocación fue algo más larga, además, la bestia que apareció no fue esa Medusa cuya cabeza estaba cubierta de serpientes.

Esta vez la bestia que apareció de la invocación era una chica cubierta por agua. Su pelo era como una cascada de oro, sus brazos de jade eran como un tallo de flor de loto. Tenía un impecable cuerpo blanco como la nieve. A parte del par de conchas de vieiras rosas que cubrían su pecho, a ella no la cubría nada más. Bajo su preciosa cadera había una grácil cola de pez dorada.

Cuando Yue Yang vio esta bestia casi se le cae la baba.

¡Una sirena!

¡La bestia que la pequeña loli había invocado era una sirena con una cola dorada y un cuerpo blanco como la nieve!

¿Podría ser que ella quería usar esta sirena que parecía no tener poder de combate alguno, para derrotar a los dos monstruos poderosos como el Señor de la Llama y el Dragón de Hueso?

¿Cómo, cómo iba a ser algo así posible?

No sólo Yue Yang, incluso los dos Generales Demonio no podían creérselo. La mayoría de las sirenas eran un tipo de invocación especial para dar apoyo en las batallas, ellas no tenían apenas poder de combate. Si fuera una guerrera sirena que blandía una Alabarda de Neptuno, podría pasar como oponente, pero esta sirena obviamente no era del tipo luchador…

“¡Jajaja!” Los dos Generales Demonio empezaron a reírse en voz alta para así cubrir su metedura de pata, sorprendiendo a Xiao Wen Li.

“Ju… ju…”

Pero cuando el Señor de la Llama de rango Plata nivel 7 vio a la sirena aparecer, inmediatamente se dio la vuelta y empezó a correr.

Incluso el Dragón de Hueso en el cielo parecía tener un poco de pánico. No se atrevió a volar alto por el cielo, si no que cayó al suelo y usó sus alas para cubrir su cuerpo que estaba lleno de huesos maltrechos.

¿Ah? Algo no anda bien. ¿Qué acaba de pasar?

Xiao Wen Li apuntó con sus dedos blancos como la nieve y entonces grácilmente la sirena dorada asintió de inmediato. Una caracola blanca con líneas rojas apareció de la nada y la sirena se la acercó a la boca soplando por ella. En ese momento incontables nubes grises aparecieron en el Campo de Batalla de la Muerte. Las nubes entonces se volvieron más oscuras y un violento viento que apareció de alguna parte empezó a hacer estragos en todo el Campo de Batalla, como si se tratara de una Garra de Demonio.

Temblores…

El sonido del trueno de repente explotó dentro de las nubes y numeroso huracanes que parecían dragones gigantes aparecieron absorbiendo todo el agua de las nubes.

Todo el Campo de Batalla de la Muerte se transformó en tormentas y torbellinos. Vendavales, aguaceros, truenos, rayos… Yue Yang estaba estupefacto. ¿Esto no era pasarse?

Era realmente increíble. Una sirena sin una sola parte de armadura en su cuerpo podía invocar una tormenta así de simple. Con una simple caracola había convertido el Campo de Batalla de la Muerte en el ojo de una tormenta.

Un pensamiento pasó por la mente de Yue Yang. Cierto, Xiao Wen Li tenía cuatro poderosas Bestias Espíritu Guardianes. Una de ellas era la Medusa de Elemento Roca y otra era esta Sirena de la Tormenta. Él no le había prestado mucha atención antes pero nunca pensó que la Sirena de la Tormenta podía invocar una tormenta tan terrorífica. No era de extrañar que Xiao Wen Li no reconociera la existencia del Señor de la Llama de rango Plata nivel 7. Sin importar lo fuerte que pudiera ser, cuando se enfrentara con esta Sirena de la Tormenta, estaba destinado a perder instantáneamente.

Incontables gotas de lluvia empezaron a caer sobre el cuerpo del Señor de la Llama. Al principio el Señor de la Llama podía resistir con tenacidad, evaporando el agua que le caía encima. Pero pronto cambió a una gran cantidad de vapor que lentamente empezó a elevarse.

Pero después de sufrir unos cuantos ataques de rayo en su cuerpo, el Señor de la Llama no pudo aguantar más. Como última esperanza se convirtió en lava y huyó fluyendo.

Atrapado en medio de las vendavales que hacían llover el agua sobre su cuerpo por arriba y de las violentas olas que se formaron en el suelo, el Señor de la Llama forcejeó dolorido pero sus forcejeos fueron en vano.

El agua extingue el fuego.

El Señor de la Llama que en un principio era agresivo y extremadamente arrogante, en medio de las violentas olas de lluvia, se había convertido en una existencia extremadamente miserable… Todo su cuerpo empezó a solidificarse en roca lentamente. Sin embargo después de que su caliente cuerpo de lava fundida se solidificara, otro rayo le cayó encima partiendo su cabeza por la mitad. Rocas negras volaron por todas partes mostrando las grandes cantidades de lava de dentro de su cuerpo.

Con otro silbido de la caracola, otra gran ola de lluvia apareció de repente.

Justo en el momento de antes de su muerte, el Señor de la Llama hizo una acción extraña. Intentó alcanzar el interior de su cuerpo por la apertura de su cabeza con su ya solidificada mano gigantesca, y sacó una brillante bola de llamas rojas. Entonces la tiró lejos.

En el siguiente momento su gigantesco cuerpo se destrozó dentro de la tormenta cayendo contra el suelo con un gran estruendo. Su cuerpo se  desintegró rápidamente convirtiéndose en trozos de piedra negra y cenizas.

En un parpadeo había explotado y dispersado por la tormenta.

“¡Hay un tesoro!” Al ver como el Señor de la Llama sacó esa cosa roja justo antes de su muerte, los astutos ojos de Yue Yang pensaron que era su más valioso tesoro. No podía evitar sentirse extremadamente eufórico mientras se preparaba para entrar corriendo en la tormenta, coger tesoro y volver rápidamente al escudo. Sin embargo, alguien fue mucho más rápido que él. Fue la Bestia Dorada que se había convertido en un brazalete. Había vuelto a su verdadera forma se deslizó y voló hacia la cosa de color rojo. Parecía que estaba preparado para quitarle el tesoro a Yue Yang.

Yue Yang estaba furioso. Con una patada hizo que la bestia volara hasta el noveno cielo y más allá.

Como bestia invocada, él lo había perdonado por no ayudarle en ningún momento, ¿Pero además se atrevía a robar los tesoros a su amo? ¿Ese mal hábito lo había aprendido de Hui Tai Lang?

Los Generales Demonio que se mantenían al margen inmediatamente se desmayaron al recibir un impacto de rayo. Sus cuerpos volaron por todos lados. Por otra parte el Dragón de Hueso no era tan débil. Incluso después de aguantar a través de incontables golpes de rayo, a parte de un pequeño punto negro en su cabeza y algunos huesos rotos, estaba prácticamente intacto.

El Dragón de Hueso no era una bestia de atributo de fuego. Además tenía un cuerpo hecho de hueso. Una tormenta y un vendaval no le harían mucho daño a su cuerpo.

Sólo estaba recibíendo los rayos que hacían que al Dragón de Hueso le costara aguantar.

Por suerte lo que la Sirena de la Tormenta invocó fue una tormenta y no rayos…. Yue Yang recordó que si Xiao Wen Li hubiera invocado al Naga de Rayo en vez de a la Sirena de la Tormenta, este Dragón de Hueso probablemente no habría sido capaz de aguantar sus ataques.

Las ágiles manos de Yue Yang rápidamente agarraron la bola roja que el Señor de la Llama había lanzado justo antes de su muerte. Sin embargo antes de que pudiera inspeccionarlo con su Visión Divina, vio como la Bestia Dorada que tenía un fetiche por los tesoros y los Cristales Demoníacos, tirarse contra la frente de la cabeza del Dragón de Hueso. Ignorando el forcejeo del Dragón de Hueso, empezó a dar grandes bocados en sus impenetrables huesos. Al parecer se quería comer el Cristal Demoníaco del Dragón de Hueso.

“Mi Cristal de Dragón~” Yue Yang se puso muy ansioso. Este mocoso extravagante era mil veces peor que Hui Tai Lang, no, diez mil veces peor.

Se negaba a comer otras cosas e insistió en comerse el Cristal del Dragón.

Este Cristal de Dragón que era algo con lo que muchos sólo podían soñar iba a ser comido crudo por esta extravagante Bestia Dorada como si se tratase de una crujiente ensalada de pepino…


<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

9 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 79

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s