Long Live Summons! – Capítulo 82

Capítulo 82: 100.000 veces más guapo

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

La espadachina real tampoco se esperaba esto. Mirando a la chica que estaba abrazando a Yue Yang preguntó: “Hermana Yu ¿Lo conoces?”

La chica tenía una apariencia delicada que irradiaba luminosidad con sus brillantes ojos y sus blancos dientes. Acercó su pequeña mano y acarició la cabeza de Yue Yang con afecto. Una incomparable expresión de júbilo se mostraba en su cara cuando contestó: “¡Qian Qian, este es Xiao San de nuestra familia! Normalmente se queda encerrado en su casa y nunca sale a la calle. No esperaba encontrármelo aquí hoy… Xiao San esta es la princesa Qian Qian.”

Su manera de hablar tenía delicadeza y finura. Cuando la gentil y bienintencionada chica les introdujo así, Yue Yang pudo darse cuenta de lo que pasaba.

No era una novia secreta después de todo.

Esta mujer gentil era su prima mayor Yue Yu.

Por suerte fue ella la que llamó a Yue Yang, porque si no el chico de otra dimensión habría sido incapaz de reconocerla. Y esto podría haber sido un gran fallo en su identidad.

Al escuchar que era su prima, Yue Yang suspiró aliviado. Lo que más temía era que fuera una amante secreta del chico penoso a la que le hubiera prometido amor eterno bajo la luz de la luna. Si él no la reconocía entonces todo se habría acabado. En cuanto a esta espadachina real Yue Yang sintió que también se había escapado por los pelos.

Al menos la iniciativa de la charla seguía bajo su control. No sería fácil si ella quisiera descubrir su secreto al hablar con él.

Tendría que tener más cuidado a partir de ahora, ya que por esta vez ese trataba de su prima.

No podía permitirse cometer un error cuando hablara con su clan.

“¿Princesa Qian Qian?” Cuando Yue Yang escuchó la introducción de Yue Yu entendió que su yo anterior no conocía a esta espadachina real. Su corazón se podía calmar un poco ahora. Por suerte no era la hija de la familia Xue si no no sería capaz de explicar nada. Al parecer esta espadachina real resultó ser de la realeza. Lo que se preguntaba ahora era si era una princesa de Da Xia, Tan Luo o Zi Jin, de estos tres grandes reinos.

“¿No conoces a la princesa Qian Qian?” Esta vez era el momento de que Yue Yu se quedara anonadada. ¿De entre las jóvenes generaciones de este mundo, acaso había alguien que no reconociera a la princesa Qian Qian? Sí que era el nini del clan Yue que no había salido nunca de casa…

“¿Así que tu eres la bas… el tercer hijo de la familia Yue?”

La espadachina real que miraba a Yue Yang dudosa anteriormente, le miró como si acabara de conseguir resolver un puzzle muy complicado al escuchar la introducción de Yue Yu.

No era de extrañar que a este mocoso le llamaran basura los miembros de su clan y otras personas. Sería muy raro que alguien que se concentraba en sus técnicas físicas en vez de en sus habilidades de invocación como ella no fuera llamado basura por otros. Su conocimiento sobre la bestias invocadas era lo peor de lo peor. Ni siquiera sabía que la Fruta de la Sabiduría sólo se podía dar a las bestias y que los humanos se volverían estúpidos si la tomaran. No era de extrañar que los ancianos de su clan estuvieran descontentos con él y que le consideraran un desperdicio… ¿Pero este mocoso era realmente un despojo? De acuerdo con si habilidad inherente de los Seis Registros el poder oculto de este mocoso era superior al de ella. Si se le pudiera emparejar con una bestia sobresaliente, enseria muy capaz de convertirse a uno de los mejores Rankers.

Si lo piensas de nuevo tiene sentido.

Su padre, Yue Qiu era un [Cacique] de nivel 7 antes de tener cuarenta. Estaba muy cerca de entrar en la esfera innata así que ¿Cómo iba a ser su hijo un despojo?

Este tercer hijo del clan Yue tendría que tener a alguien apoyándole desde las sombras, un maestro talentoso como el que tenía ella. Si no no sería posible que tuviera una cantidad tan sorprendente de poder. Ella se dio cuenta que este comportamiento de quedarse al margen era algo que le había pedido su maestro expresamente. La espadachina real miró las espadas de luna creciente y la Hui Jin en su cintura y esto aseguró su teoría.

A pesar de que ella pensaba que este mocoso tendría que tener muchos más secretos escondidos, decidió no seguir indagando.

Ella sabía que los rankers fuertes tenían costumbres raras, como su maestro, que le había prohibido enseñar sus invocaciones a otros, a su real padre incluido… si no fuera por eso, ¿Porqué si no se quedaría este tercer hijo encerrado en su casa sin querer salir durante todos estos años? Si no fuera porque quería mantenerse en el anonimato, ¿Cómo iba alguien a aguantar que otros le llamaran basura en vez de enseñar su fuerza al mundo?

“Yo soy Jun Yua, la decimoctava hija de ese monarca despreocupado. No me gusta que me llamen princesa, por lo que mis amigos me llaman por mi mote Qian Qian. En cuanto a ti, tu situación es un poco especial, consideraré dejarte que me llames Qian Qian en cuanto empieces a decir la verdad.”

Cuando la espadachina real terminó de hablar se giró hacia Yue Yu de nuevo y se quejó, “Hermana mayor Yu, este hermano tuyo nunca dice ni una palabra verdadera. Estoy teniendo dolor de cabeza con sólo hablar con él.”

Yue Yu rápidamente la apaciguó con un tono gentil. “Qian Qian, todos intentan proteger sus intereses. Xiao San es un ermitaño que se aísla en su casa para nunca ver el mundo. Él estaría probablemente tan asustado de tí que no se atrevería a decir la verdad. Xiao San, discúlpate con la princesa Qian Qian, ella odia a la gente que miente. Eso es porque le dan dolores de cabeza cuando escucha a otros decir mentiras. La honestidad es importante en una amistad y no es necesario esconder nada entre amigos. Además la princesa Qian Qian probablemente no rebuscará en tus secretos si los tuvieras, pero si no has dicho ni una sola palabra que sea verdad, eso no puede ser un buen hábito.”

“Sí, garantizo que diré la verdad, haré cosas buenas y seré un monje. Garantizo que seré tan real como una perla.” Yue Yang puso una expresión solemne cuando dijo esto, pero por dentro estaba saltando de alegría en su corazón.

¿Decirle la verdad a esa chica?

Eso es como buscarse la muerte.

La buena noticia es que ahora él sabía que la chica no podía escuchar mentiras. Por lo que le dirá muchas mentiras para que su cabeza explote de dolor.

En el futuro, ella tendrá dolor de cabeza cuando le vea… si eso era así, él estaría a salvo.

Mientras Yue Yang pensaba en sus fechorías, sintió que había ganado algo de margen en su batalla contra la espadachina real, ya que descubrió su debilidad tras muchas dificultades.

“Probémoslo ahora mismo. ¿De dónde has sacado esas espadas de luna creciente?” Al escuchar que todo lo que decía este mocoso era mentira, la espadachina real se sentía muy nerviosa en su corazón, aun así decidió que quería darle una oportunidad para que dijera la verdad.

“Me las encontré.” Yue Yang no se puso rojo ni parpadeó después de mentir.

“¿Dónde las encontraste?” Continuó la espadachina real.

“Delante de mi puerta.” Dijo Yue Yang.

“¿La habilidad física que has cultivado, es la técnica para lanza del clan Yue o de otra secta?” La espadachina real casi se da un cabezazo contra el suelo. ¿Cómo diablos te ibas a encontrar las armas de un General Demonio delante de tu puerta? como veía que no podía hacer nada con este mocoso desvergonzado, decidió que sólo podía cambiar de pregunta.

“He cultivado la técnica del Degollamiento de Hierro.” Yue Yang respondió inmediatamente, la espadachina real y Yue Yu casi se caen al suelo a la vez.

La técnica del Degollamiento de Hierro era una habilidad muy tediosa que incluso los peores mercenarios no querrían aprender. Si hubiera un ranking de las peores habilidades físicas en este mundo, la técnica del Degollamiento de Hierro sería la primera sin lugar a dudas.

La espadachina real hizo una pequeña pausa y preguntó de nuevo: “¿De dónde has sacado esa pequeña hidra?”

Yue Yang puso una mirada como diciendo ‘soy-el-viejo-y-honesto-Zhang’ y respondió con un tono serio: “La he robado.”

La espadachina real no le quería dar tiempo para pensar a Yue Yang y decidió seguir disparando preguntas: “¿A quién se la has robado?”

Pero quien iba a saber que Yue Yang no necesitaba pensar para mentir. Abrió su boca inmediatamente y dijo: “A Sikong Zaixing.”

[[NT: Es uno de los personajes de una novela llamada La Leyenda de Lu XiaoFeng.]]

Yue Yu de primeras pensó que era una mentira, pero cuando vio que el nombre tenía también un apellido, empezó a pensar que podía ser verdad. Por lo que no pudo evitar sentirse sorprendida: “Xiao San, ¿Cómo puedes robar la propiedad de otras personas? Y más aún siendo una bestia tan buena como una hidra. ¡Ve a devolvérselo a la persona que se la has robado inmediatamente!”

La espadachina real se quedó sin palabras. Sin preguntarse uno siquiera si Sikong Zaixing existía de verdad, ¿Cómo puede alguien robar una hidra?

Estaba muy sorprendida con la habilidad del tercer hijo del clan Yue al poder mentir sin pestañear.

Este mocoso había nacido para ser el Rey de las Mentiras, no sentía ni un poco de remordimiento por mentir tanto.

“¿Crees que eres guapo o feo?” La espadachina real quería ahora probar con hechos para pillarle con sus mentiras. En cuanto contestara sería capaz de conseguirlo.

“De hecho pienso que soy normal. Pero creo que soy un poco más guapo que Feng Qi Sha, Yan Po Jun y Xue Tan Lang.” Yue Yang lo dicho con mucha humildad.

“¿Cuánto es un poco?” preguntó la espadachina real.

“Un poco son 99.999 veces mejor.” Cuando dijo eso hasta a Yue Yu le dio dolor de cabeza al escuchar estas palabras.

“¿Y porqué no 100.000 veces?” Preguntó la espadachina real por curiosidad.

“Si están desfigurados entonces sí sería 100.000 veces más.” Con esta respuesta de Yue Yang la espadachina real sintió tal dolor de cabeza que quería darse golpes contra el suelo.

“Entonces quieres decir que comparados contigo Yan Po Jun y el resto son como gente desfigurada?” Mirando la cara de este mocoso que hacía como si fuera el más honorable la espadachina real suspiró por dentro. Vaya pedazo de sinvergüenza…

“Cómo puedes decir eso, Yan Po Jun y el resto son mucho más guapos que la gente desfigurada.” Yue Yang negó con la cabeza demostrando su desacuerdo.

“…” La espadachina real se quedó completamente sin palabras cuando escuchó eso.

Al ver la cara sonriente de Yue Yang que resplandecía más que un sol, ella sintió la necesidad de mandarlo a volar de un puñetazo.

Ella había conocido a gente sinvergüenza antes, pero nunca había visto a alguien tan sinvergüenza como él.

¿Cómo puede haber en este mundo alguien que no ha dicho ni una sola palabra de verdad? Si el hecho de no llamar la atención era cosa de su maestro, entonces esto es su personalidad original ya que no podía ser posible que esto se lo hubiera enseñado su maestro.

Yue Yu sabía que si esto seguía igual, aunque le hiciera un millón de preguntas no iban a obtener ni una palabra de verdad. Su travieso hermano pequeño estaba molestando a la princesa Qian Qian a posta.

Ella rápidamente intentó salvar el momento diciendo: “Xiao San, ¿Tienes un equipo para ir a la torre Tong Tian? Si no, puedes unirte al nuestro.”

Sus palabras hicieron que Yue Yang saltara de asombro. Si se une a su grupo y por algún casual le pregunta acerca de las cosas del clan, ¿Qué haría?

Además, con la espadachina real que podía saber cuando miente, tendría que tener cuidado con las palabras que dice. Vivir así sería muy miserable. Sería mucho mejor quedarse con Ye Kong, Gordito Hai y los otros y entrenar juntos. Además estaba Yi Nan con la que se podía tomar ciertas libertades. Su vida feliz acababa de empezar. Al pensar en eso Yue Yang rápidamente negó con la cabeza: “Cuarta Madre quería que viniera aquí a buscar a Yue Bing, y ahora planeo llevarla a casa… Esta princesa Qian Qian es una ladrona violenta, me ha quitado mi Fruta de la Sabiduría y mi Rama Lustrosa de la Vida. Eran unos regalos que tenía pensado darle a Yue Bing.”

“Después de escuchar tantas sandeces por fin escucho algo de verdad en tus palabras. Aunque algunas de ellas son todavía mentiras es algo que te ha costado bastante.” La espadachina real inmediatamente suspiró tan contenta como si un claro de sol apareciera de repente entre unas nubes negras. Golpeó la espalda de Yue Yang y dijo: “No sabía que tú, un mocoso sinvergüenza, sería tan buen hermano.”

“Un buen hermano tendría una caja bordada que contuviera la Rama Lustrosa de la Vida y la Fruta de la Sabiduría en sus manos.” Yue Yang le recordó que le había quitado sus tesoros y que si no se los devolvía iba a empezar a matar por ellos.

“Puedo darte la Rama Lustrosa de la Vida, ya que finalmente has dicho algo sincero.” La espadachina real le dio la caja bordada que todavía tenía su calor corporal y su aroma de virgen a Yue Yang.

“¿Y qué pasa con la Fruta de la Sabiduría?” Yue Yang sacó su mano y continuó pidiendo su tesoro.

 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

2 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 82

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s