Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 31

Capítulo 31: Princesa Nana capturada

 

Traducción: Unknown Soldier

[[NT: Con esto ya empezamos el segundo libro de la historia

Quiero una nueva chica en mi harén.

 

Cuando les dije eso a todas:

 

 

[Es normal, ¿Por qué no has hecho nada hasta ahora?]

 

[Lo que Kakeru-sama desee.]

 

[Mi Señor en un diablo, así que…]

 

[Por favor déjame entrar en el harén–– ¿¡Eh!? ¿¡Ya estoy dentro!?]

 

 

Me lo dijeron mucho y no había oposición alguna. En vez de eso me dijeron que lo hiciera más. Delfina incluso dijo que si no eran cien no sería suficiente.

 

Y así fue como empecé a buscar chicas para meter en mi harén.

 

 

 

 

Fui a comer a Purosu-Tei con Io después de cazar y picar en la mina.

 

 

[¡Bienvenido–– Kakeru-sama!]

 

 

Fiona, la cara bonita del local, me dio la bienvenida con una gran sonrisa.

 

 

[¡Ha pasado bastante tiempo Kakeru-san!]

 

[Sí que ha pasado tiempo. ¿Está Marie-chan bien ya?]

 

 

Io y yo fuimos guiados hasta una mesa.

 

 

[Marie estaba diciendo que quería ir a la casa de Kakekru-san para darle las gracias, pero, ¿No es algo inconveniente?]

 

[¿Inconveniente? ¿Por qué?]

 

Iban a ir a darme las gracias, ¿Por qué iba a ser eso un inconveniente?

 

 

[¿De verdad? Entonces iremos dentro de poco.]

 

[De acuerdo.]

 

[Por cierto, Kakeru-sama ha tenido mucho éxito últimamente ¿cierto? Hay muchos rumores.]

 

[¿Rumores?]

 

[Sí. Como que ha derrotado a una ejército solo, que ha derrotado a un monstruo más grande que una casa de un solo golpe, cosas como que ha derrotado al famoso Orycuto ignorando su debilidad y con sólo una espada. Muchos rumores que son un poco exagerados están volando por ahí. Aquellos que escuchan los rumores piensan: ‘¿Qué clase de monstruo es?’, los rumores son tan exagerados como esos.]

 

 

A decir verdad, no son exageraciones, todos son verdad. El ejército de Kiril era de unos 1000 soldados, el monstruo más grande que una casa era el Emperador del Infierno y sobre el Orycuto––.

 

Miré a Io y ella miró hacia otro lado un momento.

 

 

[Lo siento, he alardeado a mis amigos.]

 

[Alardeado eh.]

 

 

No sé cómo habrá alardeado sobre eso, pero bueno, no me siento mal por ello.

 

 

[Pero… realmente está sosteniendo la Espada Demoníaca eh.]

 

 

Fiona miró a Eleanor.

 

Marie había sido poseída por Eleanor por lo que seguía teniendo sentimientos extraños al respecto.

 

 

[Yo me haré cargo de esto. No dejaré que pase nada como lo que pasó con Marie-chan, no te preocupes.]

 

[¡Sí!]

 

 

Puede que haga algo como lo que hice con Delfina, es algo muy conveniente si elijo donde usarlo.

 

 

{¡No me trates como algo conveniente!}

 

 

Escuché algunas objeciones pero pretendí que no las oí.

 

Después de charlar un poco con Fiona, pedí mi comida.

 

Fiona volvió a su trabajo y esta vez hablé con Io.

 

[Así que los rumores son así eh.]

 

[Basándome en lo que he escuchado, parece que ha llegado al país vecino. Un caballero con una espada oscura que protege a la princesa dicen. De primeras no tenía ni idea de lo que estaban hablando.]

 

[Eso es porque salvé a Helen.]

 

 

Por alguna razón en sitios en los que no tengo control se ha estaba rumoreando mucho.

 

Tal y como pensaba, no me siento mal por ello.

 

 

[Oye, ¿Lo has escuchado? La guerra de subyugación contra los bárbaros parece que ha parado.]

 

[¿Me estás diciendo que Helen-sama lo hizo para nada?]

 

[¿¡Mu!?]

 

 

Mi oídos escucharon una voz.

 

Eran un par de hombres que estaban sentados al otro lado de la posada cotilleando.

 

Como el nombre de Helen apareció me concentré en sus voces.

 

 

[Gracias al subordinado directo de Helen-sama hubo una gran victoria fue una batalla fácil.]

 

[Esto son simplemente rumores pero parece que cuando la princesa de los bárbaros fue a la primera línea volvieron a tener empuje. Los campos de batalla en los que apareció fueron una sucesión de victorias con una fuerza imparable. Ahora mismo la llaman la diosa de la victoria o Hakua no Seijo.]

 

[Eh~. Princesa de los bárbaros y guerrera eh, seguro que es una mujer tan grande como un gorila.]

 

[Aunque dicen que…]

 

 

Uno de los hombres dijo con un sonrisilla perversa:

 

 

[Dicen que es increíblemente hermosa.]

 

[Eso es sólo lo que dicen los rumores.]

 

[No, un soldado de este lado… escuchó de alguien que huyó que era increíblemente hermosa.]

 

[No es posible.]

 

[Puede ser y sólo puede mientras su momento dure~~.]

 

 

Luego siguieron hablando sobre la pérdida del reino y de lo que pasará después, pero dejé de escucharles.

 

Pero… he escuchado algo bueno.

 

Una princesa fuerte y preciosa, si eso es verdad necesito confirmarlo con mis propios ojos.

 

 

 

En la mansión por la noche, le pregunté a Helen que vino como de costumbre.

 

 

[¿Es sobre Nana Kanou cierto?]

 

[Ese es un nombre fácil de pronunciar ¿no?]

 

 

Al menos para mí que soy japonés.

 

 

[Estaba preocupada sobre eso.]

 

[He escuchado los rumores, ella es muy fuerte y ha tenido victorias continuadas ¿no?]

 

[Eso es un hecho. En su primera batalla~~probablemente la primera de todas, derrotó a un ejército de 2000 soldados con sólo un grupo pequeño de 30. Los soldados que sobrevivieron aquella vez todavía tiemblan de miedo y siguen sin poder hablar correctamente.]

 

[Entonces era verdad.]

 

[Con esa primera batalla ganaron el empuje necesario y otros soldados se le empezaron a unir. Sus números han aumentado y su empuje también. Para no dejarles incrementar su empuje más allá, en vez de las tropas de esa área, se ha hablado de llevar un ejército pacificador.]

 

[Se ha convertido en algo muy grande eh.]

 

 

Es así de importante.

 

Me lo pregunté un poco.

 

 

[¿Qué debería de hacer para unirme a ese ejército pacificador?]

 

[¿Kakeru-sama se unirá?]

 

[Sí, estoy interesado en esa princesa.]

 

 

Ya veo, dijo asintiendo Helen.

 

Le había contado hace poco que quería aumentar mi harén así que lo entendió rápidamente.

 

 

[Unirse en sí es muy fácil, si entras como un soldado. Pero con eso el objetivo de Kakeru-sama no podrá ser realizado.]

 

[¿Por qué?]

 

[Se ha decidido como política del reino que será ejecutada públicamente si consiguen capturarla. Si la dejan viva, hay una posibilidad de que vuelva a pasar lo mismo, y si su muerte no está clara, los rumores se esparcirán como locos y será un problema después.

 

[Ah~ Ya veo, ya, veo.]

 

 

Hay muchas cosas así.

 

Toyotomi sobrevivió después de lo de Osaka no Seki, o por lo menos eso dicen.

 

Si es verdad que eso pasará, sería un problema para el reino.

 

Pero una ejecución pública… si hacen eso entonces seré yo el que tenga el problema.

 

[[NT: Osaka no Seki: https://es.wikipedia.org/wiki/Sitio_de_Osaka ]]

 

 

[Es por eso que habría la necesidad de que Kakeru-sama atacara con un ejército apartado, y la capturara en persona, liderando a las tropas como general.]

 

[Ya veo.]

 

 

Miré a Helena y le pregunté.

 

 

[¿Te parece bien esto Helen? ¿Aunque la capture?]

 

 

Por supuesto esto es una pregunta para la ‘princesa’ Helen.

 

También hay que tener en cuanto a la política del reino.

 

Pero Helen contestó sin dudarlo.

 

 

[Como Kakeru-sama desee.]

 

 

Contestó como siempre.

 

 

 

 

Euboi.

 

Ya había venido aquí antes, al pueblo en la línea frontal de la guerra contra los bárbaros. Recogí a Delfina y salté con ella usando Teletransporte.

 

Comparado con la última vez que vine a este pueblo, el ambiente se había vuelto algo más serio.

 

 

[Los soldados son unos 500, y si estoy en lo correcto, hay unos 3000 al otro lado. He escuchado que se estaban reuniendo, pero se han reunido más de los que esperaba.]

 

[Los clanes más poderosos y cercanos vinieron a ella a la vez. Probablemente pensando en usarla como su ídolo. Si le prestan su poder ahora mismo y se ganan su favor, tendrían una cierta autoridad a la hora de distribuirse las recompensas después de derrotar a los reinos.]

 

[Ya veo.]

 

[Es por eso que si los dejamos más tiempo a su aire se harán incluso más numerosos. Y esta vez no serán sólo los clanes poderosos sino también los civiles. Ella es muy carismática según los rumores.]

 

[Ya veo.]

 

[¿Entonces qué deberíamos hacer?]

 

[Fumu…]

 

 

Lo pensé.

 

Los oponentes son unos 3000.

 

Derrotarlos de frente será difícil.

 

Las fuerzas a mi lado son las cuatro del harén y la sirvienta fantasma Tanya.

 

Aun dejándolas mis poderes a ellas, sería muy difícil.

 

 

[Sería mejor si dejáramos que las dos fuerzas colisionaran de frente y consiguiésemos el trofeo por el lado.]

 

[Me parece bien desuwa. Por cierto, hay cierto tipo de información.]

 

[¿Información?]

 

[Sí, parece ser que Nana Kanou irá a la retaguardia por primera vez. Hay una pelea entre los clanes más poderosos e irá a mediar, eso dijeron.]

 

[Ese es el destino de las tropas que se han unido de repente, no hay orden.]

 

 

Es el tipo de conversación de la que siento que es difícil de hacer.

 

 

[Y los soldados que la acompañan son unos 500. También tengo la ruta que van a utilizar.]

 

[Es impresionante que sepas esa información.]

 

[Eso es porque la información en vital para un comerciante.]

 

 

Dijo Delfina sin sentirse orgullosa.

 

Ya veo me ha convencido.

 

 

[Esa información… probablemente será muy cara ¿no?]

 

[Puedo aceptar el pago después de la victoria si quieres.]

 

[Vendida entonces.]

 

 

 

 

Usando la información que conseguí de Delfina, me escondí en esa ruta.

 

Estaba sólo en mitad de la carretera con una pose desmoralizadora.

 

Por cierto, dejé atrás a las chicas del harén.

 

También puedo hacer que peleen si les dejo mi habilidad, pero sería peligroso si los cinco minutos de tiempo límite de las de un solo uso se acabaran.

 

 

Después de esperar un rato, el objetivo vino por su cuenta.

 

Tal y como dijo la información, era una tropa de unos 500 hombres.

 

 

[Quién eres, par~~]

 

 

Corté al soldado del frente sin piedad.

 

Mi objetivo es Nana Karou y sólo ella. No tengo tiempo para preguntas estúpidas.

 

Moviendo a Eleanor empecé a cortar soldados.

 

Como pasó de repente, los soldados estaban siendo sobrepasados, pero.

 

 

[Que no cunda el pánico, encargaos de él con calma.]

 

 

Escuché una voz. Una voz con un timbre precioso.

 

Cuando miré en la dirección de la voz, vi a una mujer vistiendo una armadura blanca entre los soldados.

 

Tal y como decían los rumores, era una preciosidad.

 

Casi me quedé embelesado pero noté el cambio.

 

La presión~~ se hizo mayor.

 

Había pensado en correr hasta donde estaba Nana pero me quedé quieto.

 

Como si me hubiera topado con un muro muy grueso.

 

Mucho más fuerte que los soldados que dirigía Kiril.

 

 

[Su habilidad de mando eh.]

 

{Están bien entrenados.}

 

[Debería hacerlo seriamente eh.]

 

 

Di un paso para atrás y apreté la empuñadura de Eleanor.

 

Con Eleanor en una postura horizontal, empecé a sacar el aura negra de la hoja.

 

 

[Espada endemoniada.]

 

[Espada demoníaca… es la rumoreada Eleanor.]

 

[Caballero con espada negra…]

 

 

Los soldados estaban angustiados.

 

Cargué contra ellos y corté a los soldados que estaban unos junto a otros.

 

Después de cortar a unas cien personas, llegué hasta Nana.

 

 

[¡El perro vigía de Eleanor eh!]

 

[La gente me llama así eh. He venido a capturarte.]

 

[¡¡No dejaré que lo hagas, yo te derrotaré!!]

 

 

Nana desenfundó su espada.

 

Era de alguna forma una espada larga normal, ¿pero la cola? Eso estaba al final de la empuñadura y se mecía al viento, que junto con su estilo estaba muy chulo.

 

 

[¡¡Ahí voy!!]

 

 

Movió su espada larga hacia mí.

 

La recibí con Eleanor, el sonido metálico y chispas empezaron a aparecer.

 

Ella es fuerte. Puedo decir que es la más fuerte contra los que he luchado hasta ahora.

 

Preciosa, fuerte, y con estilo.

 

‘Ya veo’ pensé mientras recordaba los rumores que me habían contado.

 

 

Intercambié golpes con Nana y antes de que me diera cuenta los soldados nos miraban de lejos, habían entrado al modo observador, y se había convertido en un uno contra uno.

 

Los soldados tenían caras tranquilas. Es como si pensaran: ‘No hay forma de que la princesa Nana pueda perder.’ Ese tipo de cara. Los golpes intercambiados permitían que pensaran así.

 

Es divertido intercambiar espadazos con Nana, pero decidí conseguir mi objetivo del principio y capturarla.

 

 

[¡¡Haaaaaa!!]

 

[¡Qué divertido!]

 

 

Usé toda mi fuerza, con cuidado de no herir a Nana, y bloqueé su espada larga. La espada se le escapó de las manos y tras dar varias vueltas cayó al suelo.

 

Puse a Eleanor junto a su cuello.

 

[¡Khu! ¡Mátame!]

 

[No te preocupes, no voy a martarte.]

 

 

Recogí la espada de Nana, la agarré a ella también y me teletransporté a la mansión.

 

Nana se sorprendió con el teletransporte.

 

Bien, con esto ya la he capturado.

 

Ahora empieza lo bueno.

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

Kujibiki Tokushou Musou Haremu ken – Capítulo 30

Capítulo 30: Podría simplemente hacer un harén

Traducción: Unknown Soldier

 

[[NT: pues sí más o menos estoy de vuelta, por ahora intentaré sacar el resto de capítulos que tengo empezados pero me temo que no voy a poder ser constante por un tiempo. Además se me acercan las semanas de los exámenes finales y estaré todavía más liado, aun así intentaré sacar algo más.

En fin, disfrutad de la novela.

~Unknown Soldier~

]]


 

Delfina estaba exhausta encima de la cama.

 

Le di cariño durante dos horas sin parar, por lo que ella estaba tan cansada que no podía moverse.

 

Por otro lado, yo estaba fresco, quiero decir, que no tuve suficiente.

 

Pensándolo seriamente, lo hice muchas veces, pero quería hacerlo más.

 

Como cuando no tienes hambre pero picoteas algo y es entonces cuando te entra el hambre, algo así.

 

Esto no me había pasado antes. A decir verdad soy bastante normalito en ese sentido.

 

A lo mejor esto es–– ¿Mi vitalidad también se ha multiplicado 777 veces?

 

 

[…Estoy seguro de que sí.]

 

 

Dije suspirando mientras miraba a eso, que no volvía a su estado normal. A pesar de haberlo hecho más de 10 veces, al ver la situación, era la prueba de que ahora era así.

 

A pesar de haber hehco eso, quería hacerlo mucho más.

 

Quería hacerlo con el cuerpo, y también quería hacerlo con otro significado.

 

Recogí el ticket que no estaba ahí cuando empezamos, ese ticket.

 

Estoy seguro que es el ticket de lotería que aparecía cuando le estaba dando amor a Delfina.

 

Con las ganas de querer hacerlo por mi cuerpo y también por los tickets, quería hacerlo mucho más, pero me sentiría mal si continuara con Delfina más de esto.

 

U~n qué debería hacer.

 

 

[Lo siento…]

 

[¿Um?]

 

[No pude… ser de ayuda.]

 

 

Delfina se disculpó exhausta.

 

 

[No te preocupes por eso.]

 

 

Si es realmente 777 veces, una sola mujer no puede conmigo.

 

Es por eso que Delfina no ha hecho nada malo.

 

No ha hecho nada mal, pero en realidad estoy preocupado.

 

A fin de cuentas mi única pareja es Delfina. Si Delfina se da por vencida, ya no me quedan más compañeras.

 

¿Qué debería hacerlo yo solo?

 

No, eso es muy triste, y seguramente el ticket de lotería no aparecerá.

 

Estoy seguro de que no podría hacerlo con eso. No es por nada es especial pero al menos lo se.

 

 

[Llamaré… a la sirvienta.]

 

[¿Sirvienta? ¿Te refieres a Miu?]

 

[Sí, en mi lugar ella estará con Yuuki-sama––]

 

[Ah~, Miu no es así.]

 

[¿Eh?]

 

[¿Eh?]

 

 

Delfina se sorprendió por alguna razón.

 

Estaba sorprendida pero rápidamente recobró el sentido y dijo:

 

 

[Entonces, esa maga.]

 

[¿Io? Io es diferente.]

 

[¿Eh? Entonces Helen-denka…]

 

[Helen también es diferente.]

 

[Yuuki-sama… ¿Puedo hacerte una pregunta sin importancia? A parte de mí, ¿Tienes a alguien más?]

 

[…A nadie.]

 

 

No sirve de nada que lo oculte así que se lo dije claramente.

 

No hay nadie más así que no se puede hacer nada.

 

 

[¿De verdad?]

 

[Sí.]

 

[Pensé que Denka y esa maga, que las dos eran así.]

 

 

Si bueno, lo puedes interpretar así. Quiero decir que quiero hacer eso con Helen.

 

Pero no ha habido ninguna oportunidad, viene a menuda pero se va a  casa sabes.

 

Es por eso que todavía no hay nada así.

 

Helen.

 

Cuando lo recordé me excité.

 

Excitado, duro y muy doloroso.

 

 

[Uhm, Yuuki-sama.]

 

[¿Un?]

 

[Me he recuperado un poco… yo seré tu pareja.]

 

 

Dijo Delfina con un poco de vergüenza.

 

Eso no quitó que fuera un poco dolorosa pero estaba contento con su atractivo.

 

La tiré y le susurré ‘Gracias’ en su oreja.

 

 

 

Al día siguiente seguía excitado.

 

Por la mañana, hice equipo con Io como era normal, hicimos nuestra rutina, cazamos vacas de montaña y picamos Orycudite, pero no pude evitar echarle miradas.

 

Io vestía un atuendo de maga con muchas capas, pero por alguna razón la pocoa piel que se veía era muy sexy.

 

Al ver eso, mi excitación empeoró.

 

Corté al Orycuto.

 

Lo aplasté con Eleanor, lo destrocé otra vez en cuanto se recuperó y lo volví a partir de nuevo.

 

Es lo mismo que cuando intentas sacártelo de encima haciendo deporte. Lo hice con todas mis fuerzas.

 

Pero no sirvió de nada. La excitación en vez de menguar se hizo todavía peor.

 

Se volvió fatal, por lo que le dije una excusa a Io y nos separamos.

 

Después de separarnos, estaba en las praderas.

 

Dentro del pueblo hay mucha gente, pensé que aquí estaría mejor.

 

Hay muchas chicas jóvenes y preciosas. Si me quedo dentro del pueblo puede que acabe explotando y cometiendo algún crimen.

 

En las praderas esperé hasta que se hizo de noche, a la hora prometida, usé la Pluma de Teletransporte y recogí a Delfina.

 

En la mansión de Delfina, no estaba sólo ella, Helen estaba allí.

 

Helen no vestía ropa de incógnito, si no la misma que cuando la conocí por primera vez, un vestido de princesa.

 

Un vestido muy abierto, dando énfasis en su pecho y mostrando elegancia, ese tipo de vestido. Y Helen vestía eso.

 

En cuanto vi eso, exploté.

 

 

 

 

 

En el dormitorio de la mansión, Helen y Delfina estaban sobre la cama exhaustas.

 

Es el resultado de darles amor hasta que casi se desmayaran, ambas no podían casi ni moverse de lo cansadas que estaban.

 

Y yo sigo como una rosa y con ganas de más.

 

A pesar de que la cantidad se incrementó en dos, tuve el mismo resultado que anoche.

 

 

[Q-que dos no sean suficientes…]

 

[Es… normal. Es porque es Kakeru-sama…]

 

[Si sigo así mi cuerpo no aguantará…]

 

 

El balbuceo de Delfina me llegó a los oídos.

 

Al decirlo así no me siento tan mal como hombre.

 

Por cierto, conseguí un ticket de lotería. Conseguí un ticket después de darles amor más de diez veces a las dos, por lo que no depende del número de personas.

 

Sólo las puedo conseguir de forma aleatoria como cuando mato monstruos.

 

Quería confirmarlo haciéndolo un par de veces más, pero las dos decçíanq ue su cuerpo no aguantaría.

 

Sería problemático si las forzara y se desmayaran.

 

Helen y Delfina, mis mujeres.

 

No tengo esa necesidad de destrozar con gusto a mis mujeres. En vez de usarlas hasta que no aguanten más, debería ser mucho mejor mantenerlas a mi lado y amarlas para siempre.

 

……Y al pensar eso, una oleada de excitación me invadió.

 

Sin usar como excusa el ticket de lotería, empecé a querer estar excitado normalmente.

 

Mirá a las dos de encima de la cama.

 

Tal y com o pensé, no puedo forzarlas.

 

Tengo dinero, en este caso una prostituta podría–– en ese momento llamaron a la puerta.

 

 

[Señor, Io-san ha venido–– ¡Hyan!]

 

[Kakeru-san, cómo está tu salud Kakeru-san––¡Kyaa!]

 

 

Miu e Io entraron a la habitación.

 

Polillas volando hacia la llama.

 

Miu es mi sirvienta esclava y mi propiedad, Io me admira y de acuerdo con Eleanor es mi ‘devota’.

 

Lancé a ambas sobre la cama.

 

 

 

 

Ahora eran cuatro las que no se podían mover sobre la cama.

 

Miu e Io que habían tenido su primera vez no podían moverse, Helen y Delfina podían moverse todavía menos.

 

Pero yo sigo todavía muy fresco.

 

Tengo un problema.

 

Estoy en apuros, pero no es el nivel de sólo estar en apuros.

 

Estoy perdiendo el juicio, miré por la habitación para ver si podía hacer algo al respecto (A pesar de no poder hacer nada.)

 

Eleanor apoyada sobre la pared entró en mi campo de visión.

 

 

{¡N-no puedes hacerme eso!}

 

 

La voz angustiada de Eleanor resonó en mi cabeza.

 

 

[Quien haría eso estúpida.]

 

 

Estaba tan excitado que constantemente estaba en tensión, pero aun así, eso es imposible. Es imposible hacer nada con la apariencia de espada de Eleanor.

 

Quiero decir que es imposible de cualquier manera.

 

……Puede que fuera peligroso con su apariencia de niña en el local de la lotería.

 

 

[Mi Señor es el diablo…  *ShikuShiku*]

 

[Kakeru-san es tan increíble como me imaginaba…]

 

 

Miu e Io balbuceaban algo. Miu tenía una cara de estar un poco de malhumor, pero Io era la que más estaba en trance de las cuatro.

 

Al verlas me excité de nuevo. También me excité al ver a Helen y Delfina exhaustas.

 

Como era de esperarse–– esto es malo.

 

 

 

 

Bajo en el sol de la mañana, tenía una expresión sobrecogedora.

 

Detrás de mí, cuatro personas estaban desmayadas encima de la cama con una expresión placentera.

 

El resultado de hacerlo unas cien veces, fue el de conseguir tres tickets de lotería y finalmente un poco de–– volvió a la normalidad lo suficiente como para vivir tranquilo.

 

En los eventos de estos dos días resolví:

 

Como conseguir tickets de lotería.

 

No dejar que las chicas murieran de cansancio.

 

 

[Haré un harén.]

 

 

Eso dije.


<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Kujibiki Tokushou Musou Harem Ken – Capítulo 29

Capítulo 29: Harén Incomparable (Harem Musou)

Traducción: Unknown Soldier

Por el bosque cercano a Reiusu, escuché de Helen que existía una banda de ladrones llamada los Lobos Hambrientos de Agito.

[Esta es su guarida, eh.]

La vi desde fuera del bosque, el humo aparecía de entre los árboles y era como si hubiera alguien viviendo allí.

Hay tres chicas detrás mía.

Helen, Tanya e Io.

Helen, quien iba disfrazada contestó.

[Probablemente, ya que como la guariada de los Lobos Hambrientos de Agito está por aquí cerca, los residentes del pueblo de Reiusu no se acercan.]

[Ya veo. ¿Cuántos son?]

[Dicen que son unas 200 personas, puede que no sea demasiado para Kakeru-sama, pero el líder usa cualquier astucia que pueda, así que ten cuidado.

[Entiendo.]

[Ne~Ne~, ¿Vamos a subyugar a una banda de ladrones?]

Preguntó Tanya, la sirvienta fantasma que flotaba en el aire.

[Sí.]

[Eso, ¿Vamos a hacerlos?]

[No es necesario sólo son 200 y Kakeru-san puede acabar con eso en un instante.]

Dijo la maga Io.

Es cierto que si corriera hasta allí, ese sería el resultado.

También tengo a Eleanor y la Pluma de Teletransporte. Si son una banda de ladrones de unos 200 puedo hacerlo sin problemas.

Puedo hacerlo pero…

[Hoy, voy a intentar ayudar lo menos posible. Quiero que vosotras tres lo hagáis.]

[¿Nosotras tres…?]

[¡Ah! ¿Puede que sea eso?]

[¿Kakeru-san nos dejará sus poderes?]

Las dos que ya lo habían experimentado antes lo entendieron inmediatamente. Helen es lista, pero como no tenía experiencia con eso, aparecieron interrogaciones en su cabeza.

[¿Qué significa eso?]

[¿Hay algo que pueda hacer Helen? Me refiero para pelear.]

[Para estar segura siempre llevo al menos esto para defenderme.]

Sacó una daga y dijo eso. Parecía un cuchillo Dos como los que usan los yakuzas, pero lo que Helen tenía muchas decoraciones así que seguramente sólo lo usaba como distracción.

[[NT: Cuchillo Dos: https://unknowntranslationscom.files.wordpress.com/2017/05/cef9c-img_9635.jpg ]]

Lo desenfundó y se puso en posición con la cuchilla en posición inversa.

[¿Puedes luchar con eso?]

[No, es un arte marcial para poder matar a algunos y buscar el mejor momento para suicidarse. Habría muchos problemas si un miembro de la familia real es tomado vivo.]

Ya veo, es la misma historia de siempre pero…

[Suicidarse está prohibido a partir de ahora.]

Eso dije.

Helen estaba sorprendida pero asintió en silencio.

[Si eso es lo que dice Kakeru-sama.]

[Um, hagamos una prueba.]

Empezando de nuevo por el principio, le presté una habilidad a Helen. El problema era cuál debería dejarle.

Como prueba, elegí una sin pensar mucho.

|Las técnicas de dagas han sido prestadas a Helen Teresia Mercouri. Tiempo Restante: 29 segundos.|

Oh, parece que funciona.

[Helen, úsalo para atacarme.]

[Entendido.]

Helen sin pensárselo dos veces usó su cuchillo inverso.

[¿¡Eh!?]

La misma persona estaba sorprendida. Un afilado movimiento fue lanzado.

Lo paré suavemente con Eleanor.

[Era mucho más preciso de lo normal ¿Cierto?]

[S-sí…]

Helen no se confunde normalmente.

Ella está normalmente muy segura de sí misma, Helen que hizo una vez más lo que le dije que hiciera, tenía una cara de sorpresa.

Con el simplre hehco de poder haber visto su cara así, ya merece la pena haber probado suerte con la Lotería Limitada.

Ya lo hice con Tanya e Io, pero lo expliqué de nuevo.

[Te he dejado uno de mis poderes.]

[Los poderes de Kakeru-sama. Estoy convencido.]

Helen lo ha entendido muy rápido. Demasiado rápido, es algo aburrido la verdad.

[Entonces hoy haremos ese test para probar lo lejos que podéis llegar con los poderes que os dejo.

[Entiendo.]

Helen contestó. Después de convencerla, la velocidad de aceptación es muy rápida como de costumbre.

[En ese caso, empecemos.]

Dije eso y les presté mis poderes.

| Las técnicas de dagas ha sido prestadas a Helen Teresia Mercouri. Tiempo restante: 4 minutos 59 segundos.|

| Los poderes mágicos de Hielo han sido prestados a Tanya Chichiakis. Tiempo restante: 4 minutos 59 segundos.|

| Los poderes mágicos de Rayo han sido prestado a Io Akos. Tiempo restante: 4 minutos 59 segundos.|

Usé los de un sólo uso y les dejé mis poderes a las tres.

Entramos en el bosque y fuimos en la dirección del humo.

Un hombre apareció inmediatamente. Es un hombre que a simple vista se le puede reconocer como ladrón.

[¿Quién demonios sois?]

[––]

Helen fue hacia él sin decir nada.

Sus movimientos no eran muy diferentes a los normales, no se hicieron más rápidos ni nada.

[Un enemigo eh, hay que joderse.]

Fue por eso que el enemigo tuvo tiempo de quejarse.

Se quejó, sacó la espada de su cadera y atacó a Helen.

Contraataque. Un preciso corte de la daga de Helen cortó al hombre por la mitad junto con su espada.

[¡Ohh!]

[Increíble Princesa-sama.]

Tanya e Io estaban anonadadas, pero Helen sin cambiar su expresión dijo:

[Es normal, ya que son los poderes de Kakeru-sama.]

[Sí, ¡Estoy de acuerdo!]

[¡Sí!]

Las tres empezaron a elogiarme de nuevo.

Y echaron a correr.

Los enemigo aparecieron unos tras otros y gritaron–– o pusieron caras de depravación al ver que los enemigos eran chicas preciosas.

Helen movió su daga, Tanya e Io usaron su magia y atacaron continuamente.

En un abrir y cerrar de ojos, todos alrededores se llenaron de gritos.

Los ladrones fueron vencidos uno tras otro con sólo ellas tres.

Las habilidades 777 veces.

Si tuviera que decir algo sobre las tres ahora mismo, es que eran las mujeres con las mejores técnicas de todo el mundo.

La mejor usuaria de dagas, la mejor maga de hielo y la mejor maga de rayo a nivel mundial.

No se cuál eran sus habilidades en un principio, pero 777 veces lo normal es sólo algo así.

Es fácil averiguarlo ya que Tanya e Io no paraban de disparar la magia, y el ‘talento’ de Helen ahora es muy bueno.

[¡Kyaa!]

Se acaba de caer ahora mismo. Se cayó estrepitosamente al tropezarse con una piedrecita.

Los ladrones aprovecharon este instante para saltar sobre ella pero––, fueron cortados por la mitad por Helen que les atacó en la misma postura en la que se cayó.

Sus movimiento eran lentos y tenía mucho fallos, pero las técnicas de daga que le presté eran indudablemente fuertes.

Ellas también se habían dado cuenta de eso.

[Princesa-sama, no debería moverse tanto, sólo contraataque cuando se acerquen.]

[Eso haré.]

Los ladrones están cayendo unos tras otros.

Es un gran resultado para la prueba.

Y además hay otro resultado más.

De entre los ladrones derrotados, aparecían tickets de lotería algunas veces.

Supuse que algo así podía pasar. Puede que sea porque con ellas o porque les presté mis poderes,  pero supuse que podrían aparecer.

El resultado es que realmente aparecen así que puedo estar contento.

{¿No les vas a echar una mano?}

Preguntó Eleanor.

[Ver a las chicas luchar es divertido. Y lo es mucho más cuando usan mis poderes.]

{Es lo mismo que cuando yo lideraba el ejército no muerto eh.}

[Mira que compararlo con eso… pero s-i, puede que sea algo parecido.]

Empecé a charlar con Eleanor y me volví completamente un espectador.

Sin que pasaran 5 minutos ellas ya habían vencido a todos los ladrones. La única ocasión en la que estuvieron en apuros fue cuando Helen se cayó, pero ninguna de ellas tenía un solo rasguño.

Y es Helen de nuevo, ya que había estado moviéndose de un lado para otro, ahora recuperaba el aliento. Le tendría que haberla dejado algo como aguante o resistencia.

Bueno no pasa nada, estoy muy contento con los resultados.

Tal y como pensé, debería probar suerte más veces. De la Lotería Limitada, debería recolectar muchos más.

Las tres estaban teniendo una conversación mientras volvían a mi lado. Estaba pensando las palabras para elogiarlas.

¡Pero de repente un hombre saltó desde un lado!

El hombre le hizo una llave Nelson a Helen desde atrás y le agarró la mano con la que sostenía la daga.

[¡No te muevas o preocúpate de lo que pueda pasar!]

[¡Princesa-sama!]

El ladrón usó a Helen como escudo.

Estaban muy cerca así que tanto Tanya como Io no podían disparar magia, y Helen estaba sostenida con una llave Nelson, no podía moverse ya que su daga había sido también retenida y se convirtió en un concurso de fuerza bruta.

[[NT: Llave Nelson: https://unknowntranslationscom.files.wordpress.com/2017/05/13a62-fullnelsonderomanreigns.jpg ]]

[¿Princesa-sama? Oh, no se que princesa eres pero si os preocupa su vida no hagáis nada estúpido. Soy un hombre que hace lo que es necesario ¡eh!]

El hombre agarró el cuello de Helen como incentivo de que lo podía hacer en cualquier momento.

[……]

Desenvainé a Eleanor sin decir nada.

[Es que no te das cuenta d––]

Salté y en un instante con las dos manos sobre Eleanor le corté teniendo cuidado de no herir a Helen.

[¿Eh?]

Sus manos flotaron en el aire. Parecía que el hombre todavía no se había enterado de lo que pasaba.

Acerqué a Helen cerca mía y degollé al hombre.

Con él, todos los ladrones habían sido derrotados completamente.

[Lo siento, te he expuesto al peligro.]

Helen estaba completamente tranquila.

[Kakeru-sama estaba aquí así que sabía que todo iba a salir bien.]

[Ya veo.]

Helen estaba tan tranquila como de costumbre.

Con esto, la banda de ladrones fue aniquilada.

Además, después de que Delfina escuchara la historia, dijo: ‘Y-yo sé usar un poco el látigo.”

La próxima vez la traeré con nosotros.

[[NT: Haaay que ver lo inocentón que sigue siendo nuestro prota ( ͡° ͜ʖ ͡°) ]]

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Kujibiki Tokushou Musou Harem Ken – Capítulo 27

Capítulo 27: Mercante rico

 

Traducción: Unknown Soldier

 

Delfina arreglándose es muy erótico.

 

Colocándose el pelo, recogiendo la ropa, que ahora no eran mas que trapos y escondiendo su cuerpo.

 

Se estremeció al ver la ropa con manchas de sangre.

 

Fue lo que pasó después de todo.

 

Quiero decir… me siento mal dejándola así.

 

[Espera un momento.]

 

Me fui hasta mi habitación en la mansión con la Pluma de Teletransporte y cogí las sábanas.

 

[¡Miu! Me llevo las sábanas.]

 

La llamé con un grito para asegurarme y volví otra vez donde estaba Delfina.

 

Solo transcurrieron 10 segundos.

 

*KioroKioro* cuando volví, Delfina estaba mirando a su alrededor.

 

[Ahora mismo––]

 

[Antes de eso, toma.]

 

Puse las sábanas sobre Delfina.

 

Al estar cubierta, su look de ‘violada’ desapareció.

 

Ella se agarraba a las sábanas que la cubrían, pero su espalda seguía recta.

 

Delfina habló con la misma expresión que cuando nos conocimos por primera vez.

 

[Le daré mi agradecimiento.]

 

[Ah, no, fui yo quien lo rompió––]

 

[No, no es eso… me has salvado, ¿verdad?]

 

[¿Eh?]

 

[Mi cabeza… o a lo mejor mi corazón. Ese sentimiento oscuro de angustia ha desaparecido.]

 

Era sobre Eleanor eh.

 

[Si recuerdo el principio y el final de la situación, puedo suponer qué ha pasado y porqué acabamos de esa manera.]

 

[Sí. Creo que es como te imaginas.]

 

[Le daré mi agradecimiento por haber salvado mi vida en el futuro próximo.]

 

[Vida dices.]

 

[La Espada Demoníaca Eleanor, parece que es la verdadera.]

 

Dijo ella mientras miraba a Eleanor que estaba en mi cadera.

 

[Parece ser así.]

 

{¿A qué te refieres con “parece ser”, eh?}

 

Eleanor protestó dentro de mi cabeza. Era muy ruidosa así que la ignoré por ahora.

 

[Portador de la Espada Demoníaca… sin precedentes, es el primero, y posiblemente el último.]

 

No se yo si será el último la verdad.

 

[Si eso es verdadero, entonces las cosas que me ha contado Helen-denka también eran verdad.]

 

[Tengo curiosidad por saber qué te ha contado.]

 

[Arremetiendo contra mil soldados asolas, parar al Orycuto sin usar magia.]

 

[Ahh, eso.]

 

Aunque lo último es un poco sospechoso. Es como correr a toda velocidad sin coger aire, no durará demasiado.

 

Pero bueno al menos era verdad.

 

[Eso también es una gran hazaña, pero se queda en nada si lo comparas con poder blandir la Espada Demoníaca Eleanor.]

 

[Es esto tan alucinante…]

 

{Si piensas eso respétame más.}

 

Es imposible porque conozco tu apariencia de niña. Era muy adorable.

 

[Si ese es el caso debería reevaluar mis pensamientos.]

 

[¿Um?]

 

[Helen-denka me comentó que diera algo de ventaja a Kakeru-sama. Le apoyaré en todo, así que dígame lo que necesite.]

 

[Eso será estupendo.]

 

[Y como he dicho antes, en cuanto al contacto… enviaré a una persona que será la representante, así que por favor pídale su ayuda.]

 

[Entendido.]

 

Y así ella habló sobre todas las cosas de negocios que comentó.

 

Parece que tuviera escrita una chuleta y simplemente la estuviera leyendo en voz alta.

 

No existe la sensualidad o la vergüenza de cuando se estaba arreglando, pero tampoco tenía la confianza que tenía cuando estaba en la mansión.

 

Eran simplemente negocios.

 

Eso era muy decepcionante, por lo que intenté tirar una piedra para colapsar eso.

 

[Qué debería hacer para que pueda conocerte.]

 

[¿Conocerme a mi?]

 

[Sí. Quiero hablar de otras cosas aparte del trabajo.]

 

[…Yuuki-sama es la séptima persona. Que dice que me “quiere”, o ha dicho cosas parecidas a eso.]

 

Ella di eso mientras suspiraba.

 

No le dije que la “quería”, pero sí era cierto.

 

Pensé que quiero estar con Delfina desde la primera vez que la ví.

 

Ahora mismo, estoy pensando que la quiero a ella más y más porque se ha convertido en mi “primera”.

 

[Para rechazar ese tipo de cosas, me pongo un precio.]

 

[¿Un precio?]

 

[Sea quien sea, si paga el precio, seré de esa persona.]

 

[Si lo quieres cómpralo eh.]

 

[Sí.]

 

[¿…Y el precio es?]

 

[Toda mi fortuna.]

 

[¿Eh?]

 

[Si soy comprada con toda mi fortuna, seré de esa persona, es lo que quiero decir…]

 

[Eso significa…]

 

¿Es algo así como una fusión o una adquisición? No, es un poco diferente.

 

Pero lo entiendo por alguna razón, para comprar a Delfina, necesito al menos más recursos que ella.

 

Y sus recursos son como los de un país.

 

Eso… llevará mucho tiempo.

 

¿Qué debería hacer? Si gano poco a poco, no lo conseguiré a tiempo.

 

¿Acaso no hay una manera?

 

Pensé en eso.

 

[También admito consultas.]

 

[¿Um?]

 

A qué viene eso de repente, mientras la miraba pensando en eso, Delfina miró hacia otro lado por alguna razón.

 

Es después de sacarle el veneno de Eleanor, pero estaba como antes cuando se calentó, roja como un tomate.

 

[Consultas dices, ¿Con cosas como ganar dinero?]

 

[S-si sun consultas y cooperación para comprarme, puedo ayudarte si quieres.]

 

Dijo eso y se puso todavía más roja.

 

Esa reacción, más o menos lo he entendido. Es como cuando cuentas una historia sobre tu ‘fracaso’ y te sientes avergonzado por ello.

 

Es siempre así cuando recuerdas una ‘historia oscura’ del pasado.

 

Delfina estaba así.

 

Ella quería ser mía pero su orgullo no se lo permitía.

 

Es por eso que me la tiré.

 

[N-no puedes… no has comprado.]

 

[Pero si es una prueba gratis no pasará nada cierto.]

 

[Q-que le vamos a hacer.]

 

Fue más fácil de lo que pensé.

 

Pero eso también era adorable, así que amé a Delfina hasta la mañana siguiente.

 

Y así los residentes de la mansión aumentaron.

 

Delfina Homer Lamanry.

 

La mercante rica que tiene una fortuna comparable a la de un reino, se convirtió en mi mujer.


<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Kujibiki Tokushou – Musou Haremu ken – Capítulo 26

Capítulo 26: Yo lo haré

 

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

[Su alteza me ha contado sobre su necesidad de un compañero comerciante.]

 

[Sí.]

 

[En ese caso, por favor coja esto.]

 

Delfina chasqueó los dedos y dos hombres (probablemente sus subordinados) entraron a la habitación desde afuera, colocaron una caja rectangular encima de la mesa y volvieron a salir.

 

[¿Eso es..?]

 

[2500 monedas de plata. Es el pago por adelantado.]

 

[Pago adelantado.]

 

[Por favor úselo como capital durante un tiempo.]

 

[¿Debería llevar los productos después?]

 

[Sí, nosotros no encargamos de todo así que por favor traiga lo que tenga.]

 

[Ya veo.]

 

2500 monedas eh, estaría bien si el 50% de descuento funcionara bien. Si no sólo serían 8 tickets de lotería.

 

3000 monedas estarían mejor pero eso es sólo mi opinión personal.

 

[Lo usaré con mucho gusto. ¿Cómo entrego los productos?]

 

[Mañana enviaré a otra persona aquí. Por favor trátela como la representante.]

 

[Entendido.]

 

Por ahora debería conseguir todo el orycudite que pueda y ver cuánto me comprarían.

 

[Por cierto.]

 

Delfina cambió de tema.

 

[¿Esa es Eleanor?]

 

[¿Um? Sí, ¿también has escuchado eso de Helen?]

 

[Está muy bien hecha.]

 

*Biku* mis cejas temblaron.

 

[¿A qué te refieres?]

 

[Lo digo literalmente.]

 

[¿Dices que es falsa?]

 

[La está sosteniendo ahora mismo.]

 

[¿?]

 

[No he escuchado de alguien al que Eleanor no le haya controlado su corazón. No hay ninguno en la toda la historia. El Gran Emperador Rodotos y Olga la semidragona, tampoco fueron una excepción. Si contamos con eso tenemos las pruebas suficientes de que no es verdadera porque la está sosteniendo y mantiene la compostura.]

 

Ahora lo entiendo.

 

He escuchado cosas parecidas sobre eso muchas veces, sólo quiere decir que no ha habido precedentes.

 

Bueno, no hay nada que pueda hacer sobre eso.

 

[Helen-denka todavía es muy joven por lo que no podemos hacer nada al respecto.]

 

*Kachi~n* Ahora si que me ha cabreado.

 

Aunque no haya precedentes y realmente no se pueda hacer nada más que dudarlo, ella consiguió ponerme de mal humor.

 

Eso significa, Helen es joven y no entiende la sociedad ¿y por lo tanto está siendo engañada?

 

Ella dice que Helen confía en mí porque no conoce la sociedad.

 

Me ha cabreado.

 

Debería disciplinarla…… un poco.

 

Saqué a Eleanor.

 

[¿Quieres cogerla?]

 

[Anda, ¿Está seguro?]

 

Esos eran unos ojos desafiantes, unos ojos que decían ‘quedarás expuesto si la sostengo’.

 

[Sí.]

 

Delfina cogió a Eleanor y la observó intensamente.

 

[Realmente parece buena si la miro más de cerca, como los detalles en––]

 

En un segundo los ojos de Delfina se abrieron de par en par.

 

Su cuerpo convulsionó con un *Bikun* y un aura negra empezó a emanar de ella.

 

Fue la misma situación que con Marie.

 

[Es muy rápida hasta que te posee.]

 

Estaba tranquilo. Hice que ella lo hiciera pero sólo para disciplinarla, por eso estaba tranquilo.

 

Me esperaba todo hasta ese momento, pero algo inesperado ocurrió.

 

Delfina blandió a Eleanor y Tanya apareció.

 

Tanya, quien había sido invocada por Eleanor, vestía las ropas de sirvienta pero ahora se había convertido en un fantasma tenebroso.

 

Era como la primera que la vi en la mansión.

 

[Ya veo, incluso Tanya se pondría así eh, me tendré que disculpar luego.]

 

Porque ella es la víctima aquí.

 

[¡¡Uaaaaaa!!]

 

Delfina empezó a gritar. Fue un grito como el de una bestia.

 

Sus ojos inyectados en sangre también eran como los de una bestia.

 

[¿Qué tal? ¿Has comprobado ya que es real?]

 

Le pregunté pero no contestó.

 

Ella simplemente gruñe con un sonido gutural en voz baja.

 

[¿Está más poseída que cuando con Marie?]

 

Recuerdo esa vez, Marie pidió ayuda a pesar de sostener a Eleanor.

 

O mejor dicho, lo único que fue tomado fue su cuerpo, su mente estaba despejada.

 

Me pregunto cuál habrá sido la diferencia.

 

Delfina usó a Eleanor contra mí mientras pensaba en eso.

 

En el mismo instante, Tanya también disparó su magia de hielo.

 

No me esperaba que hubiera una combinación de vanguardia y retaguardia. Esquivé la estocada pero las flechas de hielo destrozaron la habitación.

 

[¡¡E-está bien Señor!!]

 

Escuché la voz de preocupación de Miu desde fuera de la habitación.

 

[No pasa nada, voy salir un momento, así que limpia la habitación.]

 

[¿¡Eh!? Sí.]

 

Le dije eso a Miu y salté hacia la cadera de Delfina, la toqué suavemente y usé la Pluma de Teletransporte.

 

Me transporté hasta las praderas de las vacas de montaña.

 

La praderas por la noche sólo eran extensas y no tenían nada.

 

[Si es aquí no habrá que preocuparse de los heridos.]

 

Parece ser que estaba poseída completamente, a pesar de habernos teletransportado, Delfina no se sorprendió lo más mínimo. En vez de eso, ella empezó a intentar cortarme como hace un momento.

 

Después de tres minutos, Delfina se cayó al suelo y perdió la consciencia.

 

Sus ropas estaban rasgadas, era como si la acabaran de asaltar.

 

Sólo estaba así, no es que yo le haya hecho nada.

 

Peleé con mis manos y mi magia y por eso se quedó así.

 

[Bueno, ella debe de haber aprendido su lección con esto.]

 

{Tú, que hombre más cruel eres. Mira que usarme por conveniencia.}

 

[¿Eso ha herido tus sentimientos?]

 

{Nope, ha sido divertido. Tienes que dejarme poseer a alguien más adelante}

 

[Me lo pensaré.]

 

No dije que lo haría.

 

[¿Tanya estás bien ahora?]

 

Le pregunté a la sirvienta fantasma que flotaba en el aire.

 

[Por alguna razón me siento cansada… ¿Puedo descansar un rato?]

 

[Sí, siento haberte involucrado.]

 

[U~un, hasta luego.]

 

Dijo con una voz adormecida mientras desaparecía.

 

Me arrodillé al lado de Delfina y le toqué la mejilla *PechiPechi*.

 

[O~ye, ¿estás bien? O~ye despie~rta.]

 

*PechiPechiPechi*.

 

[Si no te despiertas voy a hacerte cosas~]

 

[¿U…n?]

 

Se despertó.

 

Miró a su alrededor con ojos de sueño, me miró y se miró a sí misma.

 

Se despejó en ese instante.

 

Al tener su ropa rasgada intentó tapar toda la carne posible mientras recogía partes de su ropa que se había vuelto considerablemente erótica. *ZuZaZaZa* se alejó mientras se mantenía sentada en el suelo.

 

Su cara se puso roja de la vergüenza.

 

……Me excité al verla así.

 

[Q-qué has hecho.]

 

[¿No te acuerdas?]

 

[¿Acordar?…… estábamos hablando dentro de la mansión, y entonces Eleanor–– ¡ah!]

 

Parece que se ha acordado.

 

[Cierto, te dejé coger a Eleanor. ¿Tienes algún recuerdo después de eso? Bueno, no pasó mucho simplemente te derroté cuando estabas poseída y te volviste a la normalidad.]

 

[Es por eso que estoy así eh…]

 

[Exacto.]

 

[¿…Esa espada es realmente la Espada Demoníaca Eleanor?]

 

[¿Quieres sostenerla una vez más?]

 

La acerqué a Eleanor pero Delfina negó con la cabeza.

 

[No quiero eso nunca más. Esa sensación de oscuridad que todavía queda en mi cabeza…… no quiero pasar por eso una segunda vez.

 

[Oscuridad eh.]

 

Seguramente algo de Eleanor todavía le quedaba dentro.

 

[Algo así… así.]

 

Murmuró Delfina.

 

Estaba contento con el resultado,fue mejor de lo que esperaba.

 

Bueno, ya le he enseñado a Delfina que Eleanor es la verdadera, así que deberíamos volver a la mansión.

 

En eso pensé pero cuando miré a Delfina, esta estaba algo rara.

 

Se agarraba la ropa y se mordía el labio inferior como si estuviera soportando algo.

 

Su cara se puso mucho más roja–– y si la mirabas detenidamente estaba como *MojiMoji* y vergonzosa.

 

[¿Delfina?]

 

[¿–Eh?]

 

Su reacción fue muy apagada.

 

Que le ha pasado.

 

{Es eso a esa mujer eh}

 

[¿Eso?]

 

{Hay varios efectos secundarios al usar mi poder. Depende de la persona lo que vaya a salir.}

 

[El precio por usar la espada demoníaca eh]

 

{Aunque soy yo quien los usa.}

 

Escuché una risita en mi cabeza.

 

[Entonces, ¿Cuál es el efecto secundario de Delfina?]

 

{Celo.}

 

[¿Eh?]

 

{Celo.}

 

[¿Celo, de es ‘estar en celo’?]

 

{Qué más puede significar celo. No estoy segura del número exacto pero a la mayoría de las chicas les pasa eso.}

 

[[NT: Básicamente, que estaba cachonda jej.]]

 

[En celo…]

 

Miré a Delfina.

 

Después de que me dijera eso, sólo podía mirarla de esa manera.

 

Cara enrojecida y una respiración entrecortada.

 

Sus ojos miraban, pero parecía como si fuera algo doloroso.

 

De hecho, si no me dijeras que ella está en celo, me daría cuenta.

 

{Es mejor si la buscas un hombre pronto. Si la dejas como está toda la noche, todas las venas de su cuerpo explotarán y se morirá.}

 

[¡Qué!]

 

Miré a Delfina.

 

Esta mujer, ¿Va a morir?

 

No quiero que pase eso. La he disciplinado pero no tenía ningún plan de matarla.

 

En vez de eso, ya había pensado que era una ‘buena’ mujer desde el principio, y pensé que la quería conmigo.

 

[¿Cualquier hombre vale?]

 

{Si se hace hasta el final si.}

 

[Entendido.]

 

Me acerqué a Delfina, la empujé al suelo.

 

Le quité los trozos de ropa que le quedaban.

 

Me convertí en un adulto.

 

Lo más sorprendente fue que Delfina también era una niña–– nos convertimos en adultos al mismo tiempo.

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>