Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 23

Capítulo 23: ¿No te importa si lo venzo verdad?
Traducción/Edición: Unknown Soldier
Helen e Io, con ellas dos andaba por las praderas.
Mi objetivo eran las vacas de montaña por supuesto. Cazarlas a cambio de dinero. He cazado una hoy pero no es suficiente para unos ingresos decentes.
[Desafiar mil soldados él sólo eh.]
[Sí. A la mitad de los soldados no les hizo nada, pero casi todos los que fueron capaces de escapar decían que tenían un trauma… No pareces sorprendida eh.]

[Es porque estaba mirando cuando Kakeru-san venció a miles de monstruos y también cuando derrotó a Sandros él solo.]
[Sandros. Ese Emperador del Infierno eh]
[¡Sí! Es por eso que no me sorprendo por lo de los mil hombres. Kakeru-san es realmente increíble. Pensé en eso la verdad.]
Detrás de mí, estaban Helen e Io haciéndose amigas mientras charlaban. Es bueno que se lleven bien desde el principio.
Eso está bien…… Pero no puedo ver ninguna vaca de montaña. He andado un montón, pero sigo sin poder verlas aparecer.
Era como antes, en cuanto las veo salen corriendo.
No quería pensar en eso pero…
{Creo que te están evitando.}
Dijo Eleanor.
[Me pregunto si las habré cazado demasiado.]
Pensé que ese podría ser el caso. A lo mejor entre las vacas de montaña me consideran una persona peligrosa.
Anduve durante otro rato y finalmente vi una vaca de montaña, pero ya había alguien luchando con ella.
Son esos que vi hace un tiempo, una banda mercenaria de unas 10 personas en la que todos usan las mismas armaduras.
“Es una pena ahora que finalmente la he visto”—- Cuando pensé eso, algo sorprendente ocurrió de nuevo.
En el momento que mi mirada se cruzó con la de la vaca de montaña, ella a pesar de que estaba luchando contra la banda mercenaria se dio la vuelta y echó a correr.
Tan pronto como me vio, ignoró a los enemigos que tenía delante y escapó.
……Esto no va a funcionar.
Al volver al pueblo junto con Helen e Io, fuimos a la compañía mercante Andreu.
Le conté a Andreu lo que ocurrió antes.
[Vaya, vaya…]
Andreu se limpió el sudor de la frente con un pañuelo e hizo una sutil mueca.
[A lo mejor es cierto que si Yuuki-sama dice que las ha cazado demasiado, es que las ha cazado demasiado. Incluso solo en estos días, has trabajado al ritmo de cien personas.]
[Si eso es cierto, puede que cazar vacas de montaña sea imposible durante un tiempo.]
[Sí.]
[Entonces, ¿Hay otras formas de ganar dinero? Una que tenga un buen beneficio.]
[Por favor espera…]
Andreu pensó en ello seriamente.
Después de pensar un rato, levantó la cabeza y miró a Io que estaba detrás mía.
[Si estoy en lo correcto, tú eres Io Akos de rango C cierto. La que su especialidad es la magia de rayo.]
[Sí.]
Io asintió, pero por su voz parecía algo insegura.
“¿Porqué me está preguntando a mí?”, ese tipo de reacción.
[¿En el equipo de Yuuki-sama?]
[Sí.]
[Si hay un usuario de magia de rayo… Entonces puede haber algo que tenga buenas ganancias.]
[Dilo claramente.]
[Es que es muy peligroso.]
[Déjame escucharlo antes.]
[Sí, es picar Orycudite.]
¿Picar? Tiene el –dite al final así que será algún tipo de mineral.
No suena peligroso por la forma en la que él lo dijo, pero escuché cómo detrás mía Io se quedaba sin respiración.
[Andreu-san creo eso es demasiado…]
[Eso lo se. Pero Yuuki-sama me ha pedido ‘que tenga buen beneficio’.]
[Bueno eso es verdad…]
Io me miró con una expresión complicada.
Lo de picar era algo que le hizo poner ese tipo de cara, ahora me ha entrado la curiosidad.
Los tres saltamos hasta las praderas en donde habitan las vacas de montaña, y anduvimos hacia una montaña rocosa.
[El Orycudite es el nombre de un mineral mágico que puede ser picado en la montaña.]
[¿Mágico? ¿Eso quiere decir que el mineral está hecho a partir de magia?]
[En esa montaña, vive un monstruo llamado Orycuto, es un monstruo que emana un poder mágico especial. Un poder mágico especial que existe como sólido. Ese poder mágico hace que las rocas de alrededor de su nido sean bañadas y secadas, La que se llama Orycudite está hecho así, recubierto por cientos de miles de capas.]
[Yo lo he visto antes.]
Dijo Helen y continuó.
[El Orycuto suelta un poder mágico distinto cada día, así que las capas recubiertas tienen un patrón precioso parecido al arcoíris. Si las recuerdo correctamente eran muy preciosas y místicas.]
[Ya veo.]
Me lo imaginé. Por la explicación parece como los anillos de edad de un árbol sólo que de colores.
[¿Es muy caro?]
[Sí, por su belleza por supuesto, he escuchado que la dificultad de picarlo es muy alta.]
[A decir verdad, este Orycuto es inmortal.]
[¡¡¿Inmortal?!!]
Me sorprendí por esa palabra.
[No sólo es muy fuerte sino que se recuperará inmediatamente de cualquier ataque. Su única debilidad es el rayo. Se queda parado si le da la magia de rayo.]
[Entiendo, para de moverse y en ese momento hay que trabajar duro para picar el orycudite. Entonces, la razón por la que Andreu nos lo dijo fue porque Io estaba con nosotros eh]
[Sí. Parecía que él sabía que yo podía usar la magia de rayo. Con un equipo en el que ninguno puede usar la magia de rayo, se dice que es como ir a suicidarse.]
Tanto eh.
Se lo que se suele decir. Al unirte a un equipo para derrotar a un enemigo fuerte, buscar miembros y equipamiento es lo normal.
En el caso del monstruo llamado Orycuto, la magia de rayo es fundamental.
[Lo pillo. Entonces si lo enfrentamos yo le pararé los pies y mientras hago eso, Io debería empezar a preparar su canto para la magia de rayo.]
[Sí.]
Mientras la vanguardia para al enemigo, los magos atacan su punto débil con magia.
Es un método ortodoxo de pelear, por lo que Io contestó al momento sin dudarlo.
[En ese caso Helen debería sostener esto.]
Saqué la bola mágica negra de mi bolsillo y se la di a Helen.
[¿Esto que es?]
[Es un objeto de ataque. Si lo lanzas, se activará. Deberás pensar cuando usarlo.]
[Entendido.]
[Y también puedes picar.]
[Sí.]
Después de una breve reunión, empezamos a escalar la montaña rocosa.
Fue entonces cuando me di cuenta, había una extraña aura envolviéndonos.
Era como un extraño verde intenso… Es un aura extraña, no ocurre nada si la tocas o la inhalas.
[¿Esta es? El aura del Orycuto.]
[Probablemente.]
Io asintió, después de avanzar más, estaba claro que las paredes habían cambiado.
A grandes rasgos, si todo lo que había hasta ahora eran rocas sin nada, este lugar parecía estar pintado con capas de pintura de diferentes colores.
“¡Será aquí!”— Cuando pensaba eso apareció.
[¡¡Es el Orycuto!!]
Io gritó.
[Bien, ¡Vamos allá!]
Agarré a Eleanor y salté hacia el Orycuto.
Eché un vistazo a las dos chicas.
Sus ojos mostraban que confiaban plenamente en mí.
[Eleanor.]
{¿Qué?}
[¡¡Voy a vencerlo, préstame tu fuerza!!]
Si están confiando en mí, quiero corresponderlas.

 


Anuncios

9 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s