Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 25

Capítulo 25: El límite de la compañía mercante del pueblo.

 

Traducción: Unknown Soldier

 

[[NT: Gracias por avisarme Arn, de que parte del texto estaba mal puesto, no me había dado ni cuenta… Bueno, ya está arreglado.

También deciros que si encontrárais algo raro en alguna de mis traducciones por favor decídmelo porque no me gustaría que se quedaran con errores.

Gracias a todos de antemano.

~Unknown Soldier~

]]

Cuando traje el Orycudite que picamos a la compañía mercante Andreu, él estaba muy sorprendido.

[¡¿Tanto?!]

La cantidad que picamos cuando yo también me uní era tanta que podríamos llenar un camión entero.

[¿Es demasiado?]

[No hay problemas con tener tanto, ya que no se desperdicia ninguna parte, si se rediseña se venderá como churros…. Pero.]

Andreu me miró a mí, a Helen y a Io que estaba detrás.

[Es la misma situación que con las vacas de montaña, la cantidad que traes no es una cantidad que puedan traer unas cuantas personas.

[¿Con tres personas cuánto suele ser habitual?]

[Déjame pensar.]

Andreu cogió un orycudite decentemente grande.

[Normalmente, de 2 a 3 como este es el límite. Si el Orycuto es detenido durante mucho tiempo, la cantidad que puede ser picado sería mucho más, pero el volumen de magia que tres personas pueden usar y el tiempo que puede estar parado es limitado.]

Ya veo.

Cuando me pongo a pensarlo, mi volumen de poderes mágicos cuando los medimos en la compañía mercante Samaras era unas cien veces más que un hombre adulto normal.

[Además necesito contratar a gente para que lo traiga de vuelta. Los magos normalmente tienen un físico débil y después de usar sus poderes mágicos es muy difícil para ellos salir corriendo de allí.]

En mi caso tengo la Pluma de Teletransporte.

Pude llevar tanto porque podía agarrar todo lo que quisiera y volver usando el Teletransporte.

[Vaya, vaya, siempre estoy sorprendido con Yuuki-sama.]

[Puedo tomarme eso como que lo vas a comprar ¿cierto?]

[Sí, a diferencia de con las vacas de montaña, una identificación es necesaria, por lo que el total de la compra se conocerá un día mas tarde…]

[Eso está bien. Bueno, iré una cuantas veces así que págalo todo junto.]

[¿¡Eh!?]

[¿Eh?]

A qué viene ese ‘¿¡Eh!?’ de hace un momento.

[Yuuki-sama, ¿Qué significa eso?]

[Simplemente dije que iba a ir a traer más.]

[Más…… ¿A pesar de haber traído tanto?]

[Le estoy cogiendo el tranquillo así que podría conseguir más. ¿Helen, Io?]

[¡Sí! ¡He aprendido el truco de picar!]

[Creo que puedo picar un poco más limpio y más rápido.]

Respondieron Helen e Io respectivamente.

Las dos parecían estar dispuestas.

[Tal y como dije, me iré un rato e picaré—-]

[Po-por favor espera un momento.]

Andreu nos paró apresuradamente, usando sus dos manos.

Me pregunto que será parece realmente preocupado.

[¿Es algo malo? ¿No me acabas de decir que no hay problema aunque haya mucho de eso?]

[Sí, dije eso. Es cierto que cada trozo que compre se venderá como churros.]

[Entonces no hay problemas.]

[No, si nos traes algo tan caro vamos a tener muchos problemas para pagarlo. A pesar de que se venderá, pasará algo de tiempo antes de que podamos convertirlo en dinero. También hay que tener en cuenta el tiempo necesario para refinarlo. El producto principal de nuestra compañía son las vacas de montaña, por lo que no nos gustaría llegar a la situación en la que no tengamos el dinero suficiente.]

En otras palabras, no tienen el suficiente efectivo.

Aunque se vaya a vender bien, él no puede comprar más que el dinero que tiene ahora mismo.

Sería por eso eh.

[Umumu…]

[Está preocupado eh.]

[Estoy seguro por la conversación que acabamos de tener que nuestra capacidad no es suficiente para ayudar a Yuuki-sama. Estoy seguro de que esto también pasará en el futuro.]

[……]

Con las vacas de montaña y con el Orycuto, quería ganar dinero tan rápido que lo hice demasiado.

Con el primero conseguí que las vacas de montaña me evitasen y con el otro, me pasé con la cantidad por lo que el tamaño de la compañía mercante Andreu no daba a vasto.

[De acuerdo, pararé entonces.]

‘Cuando la identificación esté hecha envía el dinero a la mansión.’ Dije mientras me iba.

[Como era de esperar de Kakeru-sama.]

Mientras andábamos juntos por el pueblo, Io empezó a halagarme.

Puede que sea ‘como era de esperar’, pero estoy un poco preocupado con eso.

Si hubiera sido hace unos días, podría haberme tomado mi tiempo para conseguir dinero. Pero como de una compra cara de unas 300 monedas de plata (o a lo mejor 150) podía conseguir un ticket de lotería, quería ser capaz de ganar más para poder usarlos.

Y no ser capaz de hacer eso es duro la verdad.

[Kakeru-sama.]

[M, dime.]

[Sí está de acuerdo, puedo presentarte a un mercante que es el proveedor real.]

[¿Un mercante que es un proveedor real?]

Me paré en seco y miré a Helen.

[Sí, es un mercader muy rico, uno de los más ricos del reino, y también se dice que sus propiedades igualan a las de un reino. Si es él, una conversación como la de antes no se volverá a repetir.]

[Lo suficientemente rico como para igualar a un reino eh.]

[Si te parece bien podría presentarlo.]

Lo pensé un momento y asentí.

De todas formas, tener contactos que te hagan ganar dinero no está tan mal.

[Entonces cuento contigo.]

[¡Sí!]

Helen sonrió y asintió.

Fue una sonrisa radiante, me pregunto si la está poniendo porque me ha sido de ayuda.

Qué mona por su parte.

Al día siguiente por la tarde, después de despedirme de Io (tras nuestra caza de vacas de montaña sin prisas), volví a la mansión y me encontré que había varios carros con algo cargado en los alrededores de la mansión, y un gran carruaje que parecía ser de alguien con una gran estatura parado enfrente.

[Bienvenido Señor.]

[Estoy en casa Miu, ¿Qué era eso de la entrada?]

[Uhmm, es una visita para el Señor.]

Miu puso una cara de preocupación.

[¿Es un desconocido?]

[Sí, es un visitante nuevo. A pesar de que les dije que el Señor no estaba en casa, ellos dijeron: ‘Déjame esperar dentro’.]

[Je~]

[Uhm, Señor.]

[¿Mm?]

Desde la dirección de la sala de recepciones, volví la mirada hacia Miu.

Peor que antes–––– Miu quien ya estaba desesperada sacó algo y me lo acercó.

Era un cepillo. Un espléndido cepillo, podía ver de un solo vistazo que era muy adecuado para cuidar la cola de Miu.

Pero, la gran parte de él estaba hecho de oro.

Quiero decir, es un cepillo de oro.

[¿Es verdadero?]

[Es muy pesado…]

Dijo con una voz llorosa.

[Entonces es verdadero eh… ¿Por qué te han dado algo así?]

[No lo se. Dijeron: ‘Esto no es nada, así que por favor…’ y luego me lo dieron.]

{Buena jugada los de dentro.}

[¿Eh? ¿A qué te refieres?]

Pregunté a Eleanor.

{Si esto fuera una moneda de plata o una moneda de oro, significaría simplemente que era un soborno para que hablaran bien de ellos. Es bastante común en las mansiones de la nobleza que los guardias ni anuncien su llegada si no les dan al menos eso.}

[Je~]

{Pero esto es otra historia. Con oro y también parece que lo han traído para que concuerde con la persona que lo iba recibir. Han venido a hacer algo importante.}

[Me pregunto quién será.]

Me preparé y fui hacia la sala de recepciones.

Cuando entré tras abrir la puerta, vi una mujer allí.

Con unas ropas espléndidas–––– Una mujer que vestía unas ropas muy parecidas a las que vestirían Helen o Iris.

Tan pronto como me vio aparecer, ella se levantó y me hizo una reverencia.

[Debe de ser la primera vez que soy capaz de conocerle.]

Levantó su cabeza y me dijo.

[¿Quién eres?]

[He venido por sugerencia de su alteza Helen. Mi nombre es Delfina Homer Lamanry. Es un gran placer conocerle.]

[¿De Helen?]

‘Ahh’ así que debe ser el mercante del que hablaba Helen eh.

No, ella debe ser una subordinada.

Su apariencia es la de una mujer joven, es una mujer adulta, pero con un vistazo no parece ser un ‘mercante que es igual a un reino’.

{Tal y como esperaba.}

Susurró Eleanor en mi cabeza. ¿A qué te refieres?

{En el instante que escuchó Helen sin honoríficos, su expresión no cambió pero su presencia fluctuó un poco. Debe de haberse dado cuenta de tu relación con Helen.}

Se ha dado cuenta de mi relación con Helen… pero no lo muestra en su expresión.

Entiendo, no se si es la de verdad o una subordinada pero parece que ella no es alguien normal.

*Buru* Temblé, seguramente de emoción.

Delfina… esta mujer… no está nada mal.


<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

12 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 25

  1. Algunas partes estan peor que poniendolo en google translate xD
    _________________________________________________________________________________
    [Eso est una cuantas vecesl de la compra se conocer una identificaciLos magos normalmente tienen un fcuantas personas.

    á bien. Bueno, iré una cuantas veces así que págalo todo junto.]
    _________________________________________________________________________________
    Susurr

    con Helen.}

    de haberse dado cuenta de tu relaciadulta, pero con un vistazo coma 300 monedas (o a lo mejor 150)ó Eleanor en mi cabeza. ¿A qué te refieres?
    _________________________________________________________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s