Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 24

Capítulo 24: Ser bueno con la espada no es mi único talento

Traducción/Edición: Unknown Soldier
Mi primera impresión del Orycuto fue que era una piedra. Pero en ese momento empezó a venir a por nosotros como si fuera lava densa. A pesar de que parecía lava, el calor no se transmitía en ningún momento.
Un slime que tenía textura de roca. Eso fue lo que pensé.
Saltando hacia él blandí a Eleanor.
[¡Mu! Es duro.]

Lo ataqué bastante serio pero todo lo que pude hacer fue cortarle unos milímetros.

A pesar de que parecía barro y se movía como un molusco, era muy duro.

{¡Está viniendo!}

[¡¡Tch!!]

Con el aviso de Eleanor pateé su cuerpo y salté hacia un lado.

En el siguiente instante la espada se hundió, probablemente pensaba comerme, agrandó su cuerpo y *¡¡Kapa!!*  se abrió.

[Si soy comido por eso, con su dureza no estaré a salvo eh.]

{Puede ser sorprendentemente blando por dentro la verdad.}

[Qué clásico.]

Dije bromeando, pero no tenía la intención de probarlo para nada.

El Orycuto estiró su cuerpo y atacó.

La punta parecía como un filo afilado. Estaba planeando comerme después de todo.

Lo esquivé hacia el lado donde estaba desprotegido, me coloqué usando a Eleanor con las dos manos y la moví hacia abajo.

Con un sonido sordo mis manos se entumecieron.

A pesar de que mis manos estaban tan entumecidas como si hubiera pegado contra el suelo con un bate con todas mis fuerzas, su cuerpo sólo había sido cortado un tercio.

[¡¡¡¡¡MALDITA SEA!!!!!]

Grité. Con todas mis fuerzas utilicé a Eleanor.

[¡¡¡¡¡¡¡UOOOOOO!!!!!!!]

*GaGaGaGaGaGa*. El sonido de la espada chocando contra la roca continuó hasta que corté el cuerpo del Orycuto en dos.

[Increíble…]

Escuché la voz de Io por detrás. Eso era lo que quería escuchar.

Pero no tenía tiempo de saborearlo.

[¡Wha!—-]

Estaba anonadado.

La parte que corté del Orycuto con todas mis fuerzas se juntaron de nuevo y volvió a estar de una pieza.

Sus características son casi como las de un slime eh.

{Ya veo por eso es peligroso.}

La voz de Eleanor resonó en mi cabeza. Tenía algo de margen pero estaba impresionada.

[¡¡…Vamos!!]

Cogiendo aire agarré a Eleanor y corté hacia el Orycuto.

Lo corté un montón. *¡Ga!¡Ga!¡Ga!¡Gatsu!*Ataqué al Orycuto con Eleanor sin pensar.

Las chispas saltaron y los fragmentos de roca volaban.

De nuevo, recobré el aliento y seguí golpeándolo.

[Haa…… Haa……]

En el momento que me quedé sin aliento, el Orycuto estaba cortado en pedazos—- estaba desparramado.

[Después de hacer todo esto—-]

{¡¡Todavía no}

[¡¡—-!!]

Estaba sorprendido. El Orycuto de delante mía se estaba juntando los trozos poco a poco hasta volverse de una sola pieza de nuevo.

Si sólo eran ataques físicos, entonces no terminaría nunca. Además como lo golpeé demasiado mis manos estaban entumecidas de tal manera que sólo podría hacer eso una vez más.

[¡Kakeru-san! He terminado el canto.]

[¡—-! ¡¡Dispáralo!!]

En ese instante Io gritó, yo salté hacia atrás y me coloqué en una posición defensiva con Eleanor.

El rayo cayó del cielo y golpeó al Orycuto directamente.

No se mueve más.

Lo miré con sentimiento encontrados.

Io se acercó a mi lado y dijo.

[Eres increíble Kakeru-san, es la primera vez que veo a alguien cortando al Orycuto en pedazos. Quiero decir,¡¡Nunca había escuchado que eso pasara!!]

Io tenía ojos de admiración—- No, su voz estaba llena de admiración pero para ser sincero es complicado.

Si fuera posible lo haría yo solo…

[Lo siento, hablo demasiado. Démonos prisa, recojámoslo y larguémonos de aquí rápidamente.]

[¿Salir de aquí rápidamente?]

[Sí. El Orycuto está entumecido ahora pero será capaz de moverse dentro de poco.]

[¿Su recuperación es tan rápida? Si le das con magia mientras está así, ¿Qué ocurriría?]

[Puede ser parado indefinidamente si se le golpea consecutivamente, pero estando yo sola…]

[…La duración después de darle es menor que el tiempo que para, ¿eh?]

Io se sentía mal y ‘Lo siento’ dijo, después de disculparse comentó:

[Un equipo de picado de orycudite tiene al menos cinco magos. Para conseguirlo con seguridad un grupo de siete es recomendado.]

[No se puede hacer nada si no hay al menos esos eh.]

[Sí. Aunque sería posible hacerlo a solas. Golpéale una vez consigue todo lo que puedas y sal corriendo. Pero eso es muy peligroso, ya que el tiempo que se queda parado es aleatorio y hay posibilidades de ser atacado por el Orycuto cuando se mueva de nuevo.]

[Ahora lo entiendo… Bien, por ahora cojamos lo que podamos.]

Si es así no podemos hacer nada, así que sólo deberíamos ir coger todo lo que podamos y usar la Pluma de Teletransporte en el último minuto para huir.

Pensé eso y empecé a picar junto con las dos pero…

[¡Kakeru-san! ¡¡S-se está moviendo!!]

Io gritó en voz alta. Al parecer el Orycuto ya se había empezado a mover.

Agarré a Eleanor y fui al frente para cubrir a Io.

[El tiempo ha sido muy corto, ¿Es normalmente así?]

[También hay momentos así… aunque este ha sido mucho más corto.]

[¿¡Y tu magia!?]

[¡Todavía me queda algo de tiempo hasta la próxima vez!]

Io me contestó con una voz que parecía estar a punto de llorar. Mierda, si es así no podremos picar nada.

Debería usar la Pluma de teletransporte para huir y volver en otro momento.

Mientras pensaba en eso la figura de Helen apareció en mi visión.

Helen había estado callada todo el tiempo, ha estado callada desde que nos encontramos al Orycuto.

Sus ojos miran hacia donde estoy yo fijamente. Su expresión no ha cambiado.

Qué es esto—- Eso me vino a la mente en un instante pero desapareció rápidamente.

Un flash me cruzó la mente, tengo una idea.

Y grité.

[¡Helen! ¡Tira la bola mágica contra él!]

[¡Sí!]

Tal y como le había pedido, Helen sacó la bola mágica negra que le di y se la tiró al Orycuto.

La bola voló haciendo una curve y golpeó su cuerpo rocoso.

El efecto de la bola mágica era atacar al objetivo con su debilidad.

En este caso para el Orycuto, es el rayo.

En un instante la bola explotó y un rayo acompañado de un trueno apareció.

¡¡Yo—- salté hacia eso!!

Sostuve al Orycuto y juntos recibimos la magia de rayo.

[¿Kakeru-san?]

Escuché la voz de sorpresa de Io. Fue una reacción natural.

Pero esto puede ser bueno. Hasta aquí seguía siendo parte del plan.

[¿Estás bien Kakeru-san?]

Io me llamó preocupada. Y siguiéndola estaba Helen.

[No pasa nada, no ha sido mucho daño.]

Les enseñé mi cuerpo moviéndose. No me estaba echando un farol, realmente no me había hecho daño.

Si tuviera que decir cuanto me dolió, sería como si me hubiera dado con el codo en un mueble y me entumeciera un poco.

[En vez de eso, vosotras deberíais empezar a picar, yo pararé los movimientos del Orycuto.]

[¿¡Eh!? Pero…]

[¿Era de esta forma…?]

Para Io que todavía estaba preocupada, le mostré que todo iría bien.

Justo como hice antes, es la misma sensación que con la magia de fuego y hielo, usé la magia de rayo.

Al Orycuto que no se podía mover le cayó un rayo.

[¡Relámpago! Lo entiendo, es porque Kakeru-san recibió la magia de lleno.]

[¡Sí!]

[De cualquier modo, así es como es—- además.]

Lo imaginé una vez más y volví a disparar la magia de rayo.

La disparé dos veces que consecutivamente que cayeron sobre el cuerpo del Orycuto.

[Parece que en mi casi puedo usarla repetidas veces.]

Lo dije como si fuera normal.

El talento para la magia de rayo y la continuidad para usarla (probablemente).

Ambos tienen seguramente los efectos de ‘Todas las habilidades 777 veces”.

[Es por esto que deberíais dejármelo a mí, y vosotras deberíais picar.]

[¡Sí!]

[Entiendo.]

[Ahh, no debe de preocuparos cuando llevéis, a fin de cuentas volveremos a casa usando la Pluma de Teletransporte.]

Dije eso a las dos y me acerqué al Orycuto.

Me centré para que en cuanto empezara a moverse le pudiera dispara la magia inmediatamente.

Es algo diferente con respecto a la escena que tenía en mente pero bueno.

[Kakeru-san… me pregunto qué clase de persona es. Ser capaz de usar la espada y también la magia… Es la primera vez que me encuentro con alguien así.]

[Si lees la historia deberías poder averiguarlo.]

[¿Historia? ¿Qué historia?]

[Él es muy parecido a las historias de los héroes escritas durante su juventud.]

[¡Ya veo!]

Tras escuchar la conversación de Io y Helen, decidí que no pasaba nada por el momento.


 <<Anterior | ÍndiceSiguiente >>

Anuncios

10 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s