Kujibiki Tokushou – Musou Haremu ken – Capítulo 26

Capítulo 26: Yo lo haré

 

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

[Su alteza me ha contado sobre su necesidad de un compañero comerciante.]

 

[Sí.]

 

[En ese caso, por favor coja esto.]

 

Delfina chasqueó los dedos y dos hombres (probablemente sus subordinados) entraron a la habitación desde afuera, colocaron una caja rectangular encima de la mesa y volvieron a salir.

 

[¿Eso es..?]

 

[2500 monedas de plata. Es el pago por adelantado.]

 

[Pago adelantado.]

 

[Por favor úselo como capital durante un tiempo.]

 

[¿Debería llevar los productos después?]

 

[Sí, nosotros no encargamos de todo así que por favor traiga lo que tenga.]

 

[Ya veo.]

 

2500 monedas eh, estaría bien si el 50% de descuento funcionara bien. Si no sólo serían 8 tickets de lotería.

 

3000 monedas estarían mejor pero eso es sólo mi opinión personal.

 

[Lo usaré con mucho gusto. ¿Cómo entrego los productos?]

 

[Mañana enviaré a otra persona aquí. Por favor trátela como la representante.]

 

[Entendido.]

 

Por ahora debería conseguir todo el orycudite que pueda y ver cuánto me comprarían.

 

[Por cierto.]

 

Delfina cambió de tema.

 

[¿Esa es Eleanor?]

 

[¿Um? Sí, ¿también has escuchado eso de Helen?]

 

[Está muy bien hecha.]

 

*Biku* mis cejas temblaron.

 

[¿A qué te refieres?]

 

[Lo digo literalmente.]

 

[¿Dices que es falsa?]

 

[La está sosteniendo ahora mismo.]

 

[¿?]

 

[No he escuchado de alguien al que Eleanor no le haya controlado su corazón. No hay ninguno en la toda la historia. El Gran Emperador Rodotos y Olga la semidragona, tampoco fueron una excepción. Si contamos con eso tenemos las pruebas suficientes de que no es verdadera porque la está sosteniendo y mantiene la compostura.]

 

Ahora lo entiendo.

 

He escuchado cosas parecidas sobre eso muchas veces, sólo quiere decir que no ha habido precedentes.

 

Bueno, no hay nada que pueda hacer sobre eso.

 

[Helen-denka todavía es muy joven por lo que no podemos hacer nada al respecto.]

 

*Kachi~n* Ahora si que me ha cabreado.

 

Aunque no haya precedentes y realmente no se pueda hacer nada más que dudarlo, ella consiguió ponerme de mal humor.

 

Eso significa, Helen es joven y no entiende la sociedad ¿y por lo tanto está siendo engañada?

 

Ella dice que Helen confía en mí porque no conoce la sociedad.

 

Me ha cabreado.

 

Debería disciplinarla…… un poco.

 

Saqué a Eleanor.

 

[¿Quieres cogerla?]

 

[Anda, ¿Está seguro?]

 

Esos eran unos ojos desafiantes, unos ojos que decían ‘quedarás expuesto si la sostengo’.

 

[Sí.]

 

Delfina cogió a Eleanor y la observó intensamente.

 

[Realmente parece buena si la miro más de cerca, como los detalles en––]

 

En un segundo los ojos de Delfina se abrieron de par en par.

 

Su cuerpo convulsionó con un *Bikun* y un aura negra empezó a emanar de ella.

 

Fue la misma situación que con Marie.

 

[Es muy rápida hasta que te posee.]

 

Estaba tranquilo. Hice que ella lo hiciera pero sólo para disciplinarla, por eso estaba tranquilo.

 

Me esperaba todo hasta ese momento, pero algo inesperado ocurrió.

 

Delfina blandió a Eleanor y Tanya apareció.

 

Tanya, quien había sido invocada por Eleanor, vestía las ropas de sirvienta pero ahora se había convertido en un fantasma tenebroso.

 

Era como la primera que la vi en la mansión.

 

[Ya veo, incluso Tanya se pondría así eh, me tendré que disculpar luego.]

 

Porque ella es la víctima aquí.

 

[¡¡Uaaaaaa!!]

 

Delfina empezó a gritar. Fue un grito como el de una bestia.

 

Sus ojos inyectados en sangre también eran como los de una bestia.

 

[¿Qué tal? ¿Has comprobado ya que es real?]

 

Le pregunté pero no contestó.

 

Ella simplemente gruñe con un sonido gutural en voz baja.

 

[¿Está más poseída que cuando con Marie?]

 

Recuerdo esa vez, Marie pidió ayuda a pesar de sostener a Eleanor.

 

O mejor dicho, lo único que fue tomado fue su cuerpo, su mente estaba despejada.

 

Me pregunto cuál habrá sido la diferencia.

 

Delfina usó a Eleanor contra mí mientras pensaba en eso.

 

En el mismo instante, Tanya también disparó su magia de hielo.

 

No me esperaba que hubiera una combinación de vanguardia y retaguardia. Esquivé la estocada pero las flechas de hielo destrozaron la habitación.

 

[¡¡E-está bien Señor!!]

 

Escuché la voz de preocupación de Miu desde fuera de la habitación.

 

[No pasa nada, voy salir un momento, así que limpia la habitación.]

 

[¿¡Eh!? Sí.]

 

Le dije eso a Miu y salté hacia la cadera de Delfina, la toqué suavemente y usé la Pluma de Teletransporte.

 

Me transporté hasta las praderas de las vacas de montaña.

 

La praderas por la noche sólo eran extensas y no tenían nada.

 

[Si es aquí no habrá que preocuparse de los heridos.]

 

Parece ser que estaba poseída completamente, a pesar de habernos teletransportado, Delfina no se sorprendió lo más mínimo. En vez de eso, ella empezó a intentar cortarme como hace un momento.

 

Después de tres minutos, Delfina se cayó al suelo y perdió la consciencia.

 

Sus ropas estaban rasgadas, era como si la acabaran de asaltar.

 

Sólo estaba así, no es que yo le haya hecho nada.

 

Peleé con mis manos y mi magia y por eso se quedó así.

 

[Bueno, ella debe de haber aprendido su lección con esto.]

 

{Tú, que hombre más cruel eres. Mira que usarme por conveniencia.}

 

[¿Eso ha herido tus sentimientos?]

 

{Nope, ha sido divertido. Tienes que dejarme poseer a alguien más adelante}

 

[Me lo pensaré.]

 

No dije que lo haría.

 

[¿Tanya estás bien ahora?]

 

Le pregunté a la sirvienta fantasma que flotaba en el aire.

 

[Por alguna razón me siento cansada… ¿Puedo descansar un rato?]

 

[Sí, siento haberte involucrado.]

 

[U~un, hasta luego.]

 

Dijo con una voz adormecida mientras desaparecía.

 

Me arrodillé al lado de Delfina y le toqué la mejilla *PechiPechi*.

 

[O~ye, ¿estás bien? O~ye despie~rta.]

 

*PechiPechiPechi*.

 

[Si no te despiertas voy a hacerte cosas~]

 

[¿U…n?]

 

Se despertó.

 

Miró a su alrededor con ojos de sueño, me miró y se miró a sí misma.

 

Se despejó en ese instante.

 

Al tener su ropa rasgada intentó tapar toda la carne posible mientras recogía partes de su ropa que se había vuelto considerablemente erótica. *ZuZaZaZa* se alejó mientras se mantenía sentada en el suelo.

 

Su cara se puso roja de la vergüenza.

 

……Me excité al verla así.

 

[Q-qué has hecho.]

 

[¿No te acuerdas?]

 

[¿Acordar?…… estábamos hablando dentro de la mansión, y entonces Eleanor–– ¡ah!]

 

Parece que se ha acordado.

 

[Cierto, te dejé coger a Eleanor. ¿Tienes algún recuerdo después de eso? Bueno, no pasó mucho simplemente te derroté cuando estabas poseída y te volviste a la normalidad.]

 

[Es por eso que estoy así eh…]

 

[Exacto.]

 

[¿…Esa espada es realmente la Espada Demoníaca Eleanor?]

 

[¿Quieres sostenerla una vez más?]

 

La acerqué a Eleanor pero Delfina negó con la cabeza.

 

[No quiero eso nunca más. Esa sensación de oscuridad que todavía queda en mi cabeza…… no quiero pasar por eso una segunda vez.

 

[Oscuridad eh.]

 

Seguramente algo de Eleanor todavía le quedaba dentro.

 

[Algo así… así.]

 

Murmuró Delfina.

 

Estaba contento con el resultado,fue mejor de lo que esperaba.

 

Bueno, ya le he enseñado a Delfina que Eleanor es la verdadera, así que deberíamos volver a la mansión.

 

En eso pensé pero cuando miré a Delfina, esta estaba algo rara.

 

Se agarraba la ropa y se mordía el labio inferior como si estuviera soportando algo.

 

Su cara se puso mucho más roja–– y si la mirabas detenidamente estaba como *MojiMoji* y vergonzosa.

 

[¿Delfina?]

 

[¿–Eh?]

 

Su reacción fue muy apagada.

 

Que le ha pasado.

 

{Es eso a esa mujer eh}

 

[¿Eso?]

 

{Hay varios efectos secundarios al usar mi poder. Depende de la persona lo que vaya a salir.}

 

[El precio por usar la espada demoníaca eh]

 

{Aunque soy yo quien los usa.}

 

Escuché una risita en mi cabeza.

 

[Entonces, ¿Cuál es el efecto secundario de Delfina?]

 

{Celo.}

 

[¿Eh?]

 

{Celo.}

 

[¿Celo, de es ‘estar en celo’?]

 

{Qué más puede significar celo. No estoy segura del número exacto pero a la mayoría de las chicas les pasa eso.}

 

[[NT: Básicamente, que estaba cachonda jej.]]

 

[En celo…]

 

Miré a Delfina.

 

Después de que me dijera eso, sólo podía mirarla de esa manera.

 

Cara enrojecida y una respiración entrecortada.

 

Sus ojos miraban, pero parecía como si fuera algo doloroso.

 

De hecho, si no me dijeras que ella está en celo, me daría cuenta.

 

{Es mejor si la buscas un hombre pronto. Si la dejas como está toda la noche, todas las venas de su cuerpo explotarán y se morirá.}

 

[¡Qué!]

 

Miré a Delfina.

 

Esta mujer, ¿Va a morir?

 

No quiero que pase eso. La he disciplinado pero no tenía ningún plan de matarla.

 

En vez de eso, ya había pensado que era una ‘buena’ mujer desde el principio, y pensé que la quería conmigo.

 

[¿Cualquier hombre vale?]

 

{Si se hace hasta el final si.}

 

[Entendido.]

 

Me acerqué a Delfina, la empujé al suelo.

 

Le quité los trozos de ropa que le quedaban.

 

Me convertí en un adulto.

 

Lo más sorprendente fue que Delfina también era una niña–– nos convertimos en adultos al mismo tiempo.

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

10 comentarios en “Kujibiki Tokushou – Musou Haremu ken – Capítulo 26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s