Nunca Me Quedo Sin Maná – Capítulo 19

Capítulo 19: Comienzo

 

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

Después del incidente de la explosión del portal, contacté varias veces con Jong Ho.

 

Para ser honesto, lo hacía porque podía conseguir una enorme cantidad de información de hyung.

 

El ratio de amistad – información era de 3:7.

 

Jong Ho dijo que se convirtió en Despertado mientras trabajaba como manager de un Despertado. Era como debutar como ídolo mientras trabajas para uno.

 

Por supuesto tenía la información del gremio, pero como casi no tenía oportunidades de encontrarme con un miembro de alto rango, la información del manager era mucho mejor.

 

Después de mi primer combate contra los súcubos, seguí recorriendo las mazmorras de nivel 13 para subir de nivel.

 

Los súcubos me permitían subir de nivel rápidamente.

 

El método era así.

 

Mata a todos menos uno o dos súcubos de un grupo de 200.

 

Después pisa el cadáver de un súcubo. ¡Písalo sin contenerte!

 

Incluso en esta situación, no podía olvidarme de usar continuamente Espada Penetrante.

 

Al usarla con ambas manos, a pesar de que no tenía enfriamiento, se producían pequeños huecos entre los usos repetitivos.

 

Así que usaba el hechizo con cada mano tras 3~5 segundos después de cada uso.

 

Los caídos que eran pisados tenían luces de color rojo sangre que atravesaban a los otros súcubos ya que no podían llegar hasta mí que tenía a Heugdo.

 

Por lo tanto, 200 súcubos revividos serían creados.

 

Después de eso, el jefe final íncubo aparecería y los reviviría de nuevo.

 

‘Como si hirvieras sopa de hueso, hierve otra vez. Hierve otra vez. Hierve otra vez.’

 

La experiencia que conseguí de los súcubos fue de 16 millones de puntos, a través de los súcubos revividos pude ganar 30 millones dos veces, ¡si incluimos al jefe final el total de la experiencia era de alrededor a 80 millones de puntos!

 

A diferencia del resto que intentaba esquivar los cadáveres al correr, yo los pisaba sin contemplación.

 

Incluso la piedra era de rango C.

 

Cuando mi suerte era buena, aparecían incluso de rango B, y como el jefe final estaba considerado de rango C por el aumento de nivel de la mazmorra, estaba recibiendo recompensas que no se podían comparar con las otras mazmorras de nivel inferior.

 

Mientras mi nivel subía y el dinero se me acumulaba, pensé en mi madre.

 

Junto a la cama había una caja de papel arcoíris.

 

Dentro de ella había 500 millones. Después de visitar la asociación también recibí 260 millones. [[NT: Siempre habla de won. Equivale a unos 410.000€ y unos 213.200€ respectivamente.]]

 

Para enseñárselo a mi madre, lo había guardado y traído todo aquí.

 

Ha… este era el momento que esperaba… Era el éxito que había soñado, pero sólo hoy me había dado cuenta de lo difícil que era decírselo.

 

¡Hoy! Decidí traer a mi madre conmigo.

 

Quería sorprenderla.

 

Mientras volvíamos con el coche. Hice las preparaciones necesarias para convencerla y hacer mi deber como hijo por primera vez en 18 años.

 

 

* * *

 

 

“Conductor, por favor lléveme enfrente del mercado.”

 

“Sí, al mercado.”

 

El taxímetro hizo un clic, miré fuera por la ventanilla y vi muchos edificios destrozados que estaban siendo reconstruidos.

 

Incluso ahora, muchos sufren, mueren y luchan.

 

Gracias a los que causan el daño yo estoy ganando dinero.

 

El dolor de alguien se convierte en mis sueños y esperanzas…

 

Si te parabas a pensarlo, los dos lados de la moneda eran una ironía.

 

Tenía que haber algo de daño por las rebeliones pero en las áreas civiles como el corazón de la ciudad, a diferencia de las áreas de gobierno, todo había sido provocado por los monstruos.

 

“Serán 13.000 won.”

 

“Sí, gracias por su duro trabajo. Conduzca con cuidado.”

 

[[NT: Unos 10,66€]]

 

Después de darle el dinero y despedirme, salí del taxi.

 

Ahí está.

 

Un pequeño local situado cerca de la entrada del mercado.

 

Es el lugar en el que mi madre ha trabajado durante los últimos 7 años.

 

A través de la entrada de cristal vi a mi madre.

 

Respiré hondo y me acerqué.

 

Al abrir la puerta del restaurante, escuché un grito enfadado.

 

“¡Zorra, tienes que estar bromeando! ¿Me has traído esto para comer?”

 

Los platos entonces se tiraron al suelo.

 

“Oh no, me disculpo.”

 

Un hombre borracho estaba sosteniendo una silla e intimidando a mi madre.

 

La sopa de fideos se cayó al suelo y el bol se rompió como la dignidad de mi madre.

 

Vi como mi madre no paraba de disculparse.

 

Dicen que la gente entra en ‘visión de túnel’ cuando está enfadada, y yo sólo lo veía a él, ese bastardo en mi rango de visión.

 

Instantáneamente abrí la puerta dando un portazo y le agarré del cuello de la camisa.

 

Era una situación que hizo que apretara los puños y los dientes sin darme cuenta.

 

Lo miré como si quisiera matarlo sin abrir la boca.

 

“¡Uh! ¿Eh? Quién es este cabrón.”

 

“Min, Min-Cheol-ah…”

 

Con las pocas palabras que dijo mi madre, sentí sorpresa y vergüenza.

 

Pero pude notar algo de alivio entre medias. Eso era suficiente.

 

Ella era una persona que no se quejaba nunca durante mis años de primaria cuando una persona llamada padre la pegaba hasta dejarla moribunda.

 

Deseaba que ella confiara en mí ahora.

 

¡Que a una madre así, le pasara lo mismo delante de mí!

 

No pude parar mi ira. Le volví a agarrar del cuello de la camisa.

 

Se sacudió gruñendo.

 

“Qué es esto… ¿Es este tu hijo? Ha, tu y tu madre sois ridículos. Hijo de puta, ¿Por qué no me sueltas?

 

“Cállate de una puta vez…”

 

“¿Qué? ¡Pedazo de mierda!”

 

Forcejeó para liberarse de mi agarre y lanzó una silla que falló la frente de mi madre por un pelo.

 

La frente de mi madre tenía un corte y la sangre rojo intenso corría por su mejilla.

 

Perdí los papeles, y lo tiré.

 

Con un golpe cayó contra una mesa.

 

La mesa se rompió instantáneamente y él rodó por el suelo junto a los platos de comida.

 

“Ugh… Maldito trozo de mierda, tienes ganar de mo-…”

 

No escuché el resto de sus insultos.

 

Porque mi mano ya le estaba agarrando la cabeza.

 

Lo levanté bruscamente.

 

“¡Ugh! ¡Suéltame! ¿¡Por qué no me sueltas!?”

 

“…”

 

En vez de contestarle, creé un rayo en mi mano derecha.

 

Hoy mataré a este hombre e iré al infierno.

 

Incluso en el infierno le machacaré tanto que nadie le encontrará o reconocerá.

 

Prometí protegerla, y era algo que podía hacer ahora.

 

Pero esa promesa se había roto, sentí ira y lamento como los de una persona que lo había perdido todo.

 

¡Cuando acerqué mi mano con la magia concentrada hacia él…! Escuché la voz de mi madre mientras me agarraba el brazo.

 

Cuando escuché sus palabras recobré la cordura.

 

“Min-Cheol-ah… es suficiente. Puedes parar ahora…”

 

Ví a mi madre sacudiendo la cabeza.

 

Dejándole ir dispersé el poder concentrado en mi mano derecha.

 

Incluso estando borracho, él debe de haber sentido mis ganas de matar ya que tenía los pantalones empapados.

 

Poco después la policía llegó.

 

Al recibir el informe de la policía un grupo de ‘Limpiadores de incidentes de Despertados’ fue despachado.

 

Uno de los oficiales llevó a mi madre al hospital y después de eso les conté sobre el incidente.

 

El incidente fue explicado con él rozando con una silla a mi madre.

 

A pesar de ser su culpa, como un Despertado se había visto envuelto, el caso se separó en dos: un entre él y mi madre y otro entre él y yo.

 

Fui interrogado durante una hora en la ‘estación de investigación de la asociación’.

 

Por suerte o por desgracia fui capaz de irme sin preocupaciones ya que el hombre al que intenté matar sólo estaba ligeramente herido.

 

Al salir, volví al restaurante de sopa de fideos.

 

Vine con la intención de pagar por los objetos rotos y el cese temporal de negocio.

 

Era un lugar en el que mi madre había trabajado durante 7 años y el dueño inclinó su cabeza disculpándose de no haberlo parado antes.

 

Pregunté por el coste de los daños a los policías antes y le di la cantidad más un extra al dueño.

 

Después de decirle que contratara a alguien para reemplazar a mi madre salí del local.

 

Después de resolver el incidente fui al hospital.

 

Al abrir la puerta de la habitación de los pacientes vi a mi madre.

 

Al verme levantó su magullado cuerpo y me habló.

 

Hijo. ¿Has comido ya? Si sólo hubiera hablado con él y apartado sin problemas…”

 

“¿Estás bien?”

 

“¡Por supuesto! ¡Tu madre está bien! He pasado por combates en suelo, agua y aire, incluso me vi envuelta en bombardeos. ¿Acaso crees que tu madre perdería contra alguien así?”

 

“Señora Bak, ¿Cuándo te hiciste tan fuerte?”

 

Tuve que controlar mis cuerdas vocales para parar mis ganas de llorar.

 

“Mamá, no tienes que trabajar en el restaurante nunca más. ¿Lo viste verdad? Tu hijo es súper fuerte.”

 

“…”

 

Yo me encargaré de todo ahora, así que no sufras más, madre.”

 

“Hijo, ¿No recuerdas lo que dijo tu madre? Lo de que podía vivir sin dinero pero no sin mi hijo. La deuda puede ser cancelada cuando muera ¿sabes?”

 

“¡No digas eso! ¿Por qué necesitarías morir? Yo mismo me encargaré de la deuda. ¡No tendrás que preocuparte nunca más…!”

 

Paró mis palabras y me miró directamente a los ojos.

 

“¿Acaso los trabajos de los cazadores no son peligrosos? He visto mucho sobre eso en las noticias. ¡Qué clase de padre enviaría a su hijo hasta la boca del lobo para ganar dinero!”

 

Hace 40 años, nacida en la época en la que los monstruos aparecieron, ella era analfabeta y no tuvo educación, aun así quería a su hijo tanto que soportó todo el sufrimiento para asegurarse de que su hijo no sufriera el mismo destino.

 

Entendí los sentimientos de mi madre al negarmelo tan claramente.

 

Sin embargo tenía que usar esta oportunidad que no le llegaba a cualquiera.

 

Le conté sobre mi habilidad.

 

“No hay forma de que pueda morir o hacerme daño madre.”

 

“¿Es eso verdad?”

 

“Te digo que te estoy diciendo la verdad.”

 

“Si te hirieran o murieras, ¡yo me muero también así que prométemelo!”

 

“Lo entiendo, te lo prometo.”

 

Convencerla me tomó mucho tiempo, pero al final mi madre medio su permiso y tras ponerle mi huella dactilar como firma de mi promesa.

 

Finalmente podía darle una vida fácil y cómoda.

 

‘Es nuestro comienzo.’

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

6 comentarios en “Nunca Me Quedo Sin Maná – Capítulo 19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s