Long Live Summons! – Capítulo 70

Capítulo 70: Entendiendo mientras actúa confuso
Traducción/Edición: Unknown Soldier
{Por mayoría aplastante, los lunes, hasta nuevo aviso, se han convertido en lunes de LLS. Gracias por participar 🙂 }

[[NT: Patrona de ciudad Luo Hua –> Patrona de ciudad, Luo Hua,

Parece un cambio casi insignificante pero cambia completamente la forma de referirse a ella, poco a poco también lo cambiaré en capítulos anteriores. ]]

La Patrona de ciudad, Luo Hua, le hizo un gesto a Yue Yang para que se acercara.

De primeras agarró a Yue Yang, después miró las espadas de luna creciente que le había quitado al General Demonio y a Hui Tai Lang que se había convertido en un Lobo Demoníaco de Dos Cabezas, y se rió ligeramente: “¿Cómo puede ser que todos estén heridos después de la pelea y tú aparezcas como si te hubieras ido de vacaciones?”

“Soy un defensor del Pacifismo.” Yue Yang volvió a enfatizar ese punto.

“El problema es que en el Abismo de los demonios, no saben que tú eres un defensor del pacifismo, sabes… No me digas que esas espadas las has recogido del suelo.” La patrona de ciudad, Luo Hua, se rió muy alto.

La risa de la patrona de ciudad, Luo Hua, era su característica única. Una chica normal se reiría de forma más recatada, especialmente si es una señorita. Ellas no enseñarían los dientes al reírse, y enfatizarían sus buenas formas, buenas intenciones, su ascendencia, su etiqueta y otros factores. Sin embargo, ella era una excepción. Ella se ríe cuando quiere sin importarle las formas y lo hace de forma exagerada. Su risa era tan preciosa como una flor, el sonido era como el tañido de las campanas, que resonaban en su corazón. Tenía una cierta sinceridad que no podía ser explicada, haciendo que la gente se sintiera extremadamente generosa y honrada.

Yue Yang al principio no tenía ningún pensamiento extraño con ella, pero, al ver lo emotiva que era su risa, él inexplicablemente empezó a sentirse muy travieso y empezó a hacer bromas diciendo: “No, ¿Cómo va a ser posible que las haya recogido del suelo? Estas cosas son armamentos mágicos, ¿Cómo iban a estar en el suelo? Esto ha sido un regalo de una bruja, ¡Supongo que la he encandilado!”

Ye Kong, Gordito Hai y los otros no se atrevieron a hablar, y mucho menos a reírse.

Lo suprimieron como si sus vidas estuvieran, ya que les costaba mucho mantenerlo dentro.

“¿Una bruja te lo dio?” cuando la patrona de ciudad, Luo Hua, lo escuchó, empezó a reírse más fuerte, “¿Acaso la Bruja Sangrienta te lo ha dado? ¿Porqué te dio sólo unas espadas de luna creciente y no nada más?”

“No, la Bruja Sangrienta es una pequeña bruja de bajo nivel, ¿Cómo iba a saber ella que tengo un talento increíble? Fue una espectacular reina demonio con Ojos Divinos que estaba apoyando las espadas de luna creciente contra mi cuello para matarme. En el último momento decidí presumir de mi talento, y hacerla entender que matarme sería la mayor pérdida de los tres mundos. Tú no sabes esto pero al recitarle un poema con ternura, sus espadas de luna creciente cayeron al suelo con un ‘dang’. La preciosa reina demonio tenía la cara llena de lágrimas, y lloró hasta que casi se murió. Fue muy difícil calmarla.  Finalmente, me dio sus espadas como recuerdo. Mientras las lágrimas todavía salían de sus ojos, ella me contó sinceramente y con gran pasión: ‘Vi irse a mi amado con lágrimas en los ojos, odiando el sentimiento de no poder casarnos…’ Sus miserables sollozos eran tan tristes que incluso los cielos hubieran sentido lástima con- Au, ¿Quién me ha pegado?” Cuando Yue Yang estaba tan subidito, una persona del público de repente salió corriendo y le dio un puñetazo volador.

“Serás sinvergüenza, intentando engañar a todos. No le escuchéis, ¡los poemas de este bufón son plagiados!” La persona que salió del público era la ladrona de ojos brillantes con la que Yue Yang había tonteado.

“No importa si son plagiados o no, pero están muy bien.” La patrona de ciudad, Luo Hua, se rió a carcajadas y alabó un poco las palabras de Yue Yang.

Seguidamente, ella miró a la ladrona de ojos brillantes de nuevo y con un poco de curiosidad preguntó: “¿Eh? Yi Nan, ¿Porqué vistes así? ¿Le conoces?”

Sin esperar la respuesta de la ladrona de ojos brillantes, Yue Yang la puso el brazo sobre el hombro de olor dulzón, riéndose ruidosamente: “Por supuesto, hermano Yi Nan es mi compañero, nos hemos prometido escribir en conjunto la ‘enciclopedia de las chicas’, para traer bendiciones a todas y cada una de las personas de este continente y salvar a todos los chicos que estén alrededor. Nuestra noble amistad no está sólo limitada a pasar la noche en el hotel Bosque Alegre, sino que también somos muy compatibles y siempre nos ayudamos mutuamente. Lo que definitivamente no sabías, es que mi hermano Yi Nan y yo tenemos un pensamiento muy parecido, que es conquistar a todas las chicas de este mundo…”

¿Hermano Yi Nan?

Gordito Hai sintió la necesidad de suicidarse en ese momento. ¿Cómo iba a poder ser esta Yi Nan un tío?

Ye Kong también se dio cuenta de que este tercer señorito del clan Yue no sólo era un inútil al contratar bestias, sino que también era un inútil para ver a través de las personas.

Él había escuchado a través de otros que Yue Yang había rechazado su compromiso con la señorita del clan Xue, pero Ye Kong no podía creérselo. La chica del clan Xue era muy buena, ¿Porqué iba alguien a rechazarla? Ahora Ye Kong empezó a comprender lo que pasaba. Este tercer señorito del clan Yue no tenía vista para las mujeres. Sus ojos debían de estar ciegos.

¿En qué mundo habría un hermano con una apariencia tan preciosa, un cuerpo tan perfecto y un olor tan dulce como el de Yi Nan?

“¡Quítame las manos de encima!” La ladrona de ojos brillantes, que había sido llamada Yi Nan por la patrona de ciudad, Luo Hua, le dio un codazo en las costillas, pero mientras le agarraba el cuello y se preparada para pegarle, cuando vio a Yue Bing que estaba siendo cargada en la espalda de Yue Yang, paró inmediatamente y preguntó: “¿Quién ese ella?”

“Coff, coff, her… hermano Yi Nan, esa es Yue Bing, la hermana del tercer señorito.” Ye Kong se vio obligado a sacar a Yue Yang de esta situación.

Si no, más tarde, su envidia probablemente se escaparía.

Era un malentendido que podía ser solucionado con un frase, y esperó que eso no causar un mal resultado.

De hecho, cuando Yi Nan escuchó eso, su actitud dio un giro de 180 grados. Rápidamente sostuvo a Yue Bing y se quejó a Yue Yang: “¿Porqué la llevas en tu espalda? ¿Qué le ocurre? ¿Se ha desmayado por usar demasiado su capacidad mental? Tengo una idea, espérame aquí. Princesa de condado Luo Hua, Yi Nan necesita ayudar a una persona antes, la alcanzaré dentro de poco.”

Al escuchar esto, a Yue Yang le entró la curiosidad, “¿No eras Patrona de ciudad? ¿Cuándo has subido de rango hasta princesa de condado?”

La Patrona de ciudad, Luo Hua, se rió en voz alta y le explicó moviendo sus manos: “Parece ser que no sabes nada. Princesa de condado es mi identidad, eso indica que tengo el estatus de ser la hija de alguien, lo que no tiene ningún tipo de uso. ¿Sabes cuántas princesas y príncipes hay en el continente del Gran Dragón? ¿Sabes cuántas princesas de condado hay? Si tuvieras que sumarlas, el número sería mayor de 200. Sin contar a las Tres Familias Reales, los otros príncipes, princesas y princesas de condado de pequeños países no tienen valor… Pero ser Patrona de ciudad es diferente. Muestra tu valía como Ranker, porque necesitas ser al menos nivel 6 antes de poder conferirte la posición de gobernador de un área. Es mejor si me llamas ‘Patrona de ciudad, Luo Hua’, me gusta ese nombre.”

“Pero princesa de condado suena muy lindo.” Yue Yang hizo una pausa antes de cambiar a otra pregunta: “¿Cualquier Ranker de nivel 6 puede ser un gobernador?”

“En teoría, sí. Pero algunas personas sólo tienen habilidades militares y no poseen habilidades administrativas, así que no pueden ser gobernadores. Frecuentemente tomarán la posición de general que prácticamente no tiene obligaciones. De hecho, siempre y cuando alcances el nivel 5, te pueden avanzar hasta teniente general, una posición que no tiene otras obligaciones más que ir a las guerras o invadir el Abismo para resistir a los demonios. Son libres de hacer lo que quieran. Oh cierto, mi ciudad sigue necesitando un capitán de la guardia, ¿Quieres probar?” Dijo la patrona de ciudad, Luo Hua, riéndose.

“Como dicen, ‘un soldado que no quiere llegar a ser general no es un buen soldado’. Me abstendré de ser capitán de la guardia para así poder ser general en un futuro.” Yue Yang rechazó la oferta.

“Siento que tus palabras son muy juguetonas, si fuera otro no me importarían en absoluto.” A la patrona de ciudad, Luo Hua, no le importaba realmente que Yue Yang hubiera rechazado su oferta, de hecho, parecía haber predicho que lo haría.

Le pasó suavemente una tarjeta plateada a Yue Yang y sonrió: “Esta es la recompensa que le doy a vuestro grupo. En cuanto a las recompensas del servicio militar y la gloria del Gremio de Guerreros, necesitaréis recogerlas por vosotros mismos.  Yo todavía tengo cosas que hacer, así que me iré antes.”

La patrona de ciudad, Luo Hua, sonrió, movió su mano y empezó a flotar con su zorro blanco de tres colas, dejando atrás una esencia de fragancia.

Yue Yang se dio cuenta de que el dobladillo de la falda de la patrona de ciudad, Luo Hua, estaba bastante dañado. Claramente su batalla no había ido tan bien. Al parecer su oponente ha sido una verdadera molestia, y menos mal que no ha resultado herida. Yue Yang sintió que ella era bastante formidable, ya que se había atrevido a resistir el Abismo con tan pocos subordinados. Si hubieran sido otros, aunque fueran diez veces más fuertes que ella, ellos seguramente no se hubieran atrevido a hacer lo que ella hizo.

“Vuelve en ti de una vez. Tus ojos se han caído al suelo, date prisa y recógelos.” Yi Nan de ojos brillantes que había vuelto en algún momento, le dio un puñetazo a Yue Yang en el pecho. Sin embargo, su pequeño puño suave como el algodón le hacía sentir cómodo y no dolido.

“Yo también tengo el mismo noble sueño que vosotros, el de un mundo lleno de chicas preciosas…” Mientras Gordito Hai se reía tan fuerte que su grasa se tambaleaba, a Yue Yang le entraron ganas de pegarle un puñetazo.

“¿Es que tu hobby es ser apaleado?” Ye Kong no podía soportar a este tipo. Cogió un palo y lo estrelló contra la cabeza de Gordito Hai. Cuando Gordito Hai cayó al suelo, Ye Kong se unió con los hermanos Li, que se habían acercado, y le empezaron a dar una paliza. Se habían encontrado después de tanto tiempo, ¿Porqué tenía que fastidiar el momento este estúpido gordo? ¿Cuáles hubieran sido sus actos si no estuviera buscando ser apaleado?

“¿Ellos son…?” Yi Nan de ojos brillantes estaba confundida porque no sabía el porqué de Yue Yang para haberse hecho amigo de esa gente.

“Ignóralos, son impacientes porque son jóvenes. Normalmente acumulan mucha energía y cualquier fuga es inaceptable. Hermano Yi Nan, no sabes lo preocupado que he estado por ti estos días.” Yue Yang alargó su mano acogedoramente hasta el hombro de Yi Nan.

“Mentiras. Estoy perfectamente, ¿Porqué ibas a estar preocupado?” La pálida cara de Yi Nan se sonrojó un poco, pero rápidamente volvió a su estado original y bajó los hombros para esquivar la mano del sinvergüenza de Yue Yang.

“Se que todavía eres un principiante, más aún, tienes una personalidad tímida e introvertida. Aunque tienes curiosidad por las mujeres, no te atreves a dar el paso. Normalmente, te contienes tanto que resulta inaguantable. Si continuas de esta forma, acabarás teniendo problemas. Es por eso, que como tu hermano, no puedo seguir siendo testigo de esto. Te ayudaré… Yi Nan, siempre y cuando lo hagas por primera vez, entenderás debe ser un hombre. Con tu cara encantadora, a lo mejor te conviertes en mi rival de las relaciones. No te preocupes, yo te ayudo.” Yue Yang parecía extremadamente sincero, y estaba preparado para llevarse a Yi Nan hasta una habitación y dejar que tuviera su primera vez.

Ye Kong y los otros estaban muy nerviosos, pretendiendo que no habían escuchado nada.

Gordito Hai, estaba tirado en el suelo llorando. ¿Qué quería hacer exactamente este idiota? Podría haber atraído a cualquier chica, pero tenía que elegir a Yi Nan…

Yi Nan de ojos brillantes estaba tan enfadada que toda su cara se puso roja. Mandó a volar a Yue Yang de un puñetazo y gritó indignada: “Muérete. Odio a la gente como tú la que más, ¡Pervertido!”

Yue Yang pretendió actuar confundido mientras apuntaba a la espalda inquieta de Yi Nan y preguntó: “¿Qué le ocurre a Yi Nan? ¿Porqué está enfadado?” Cuando Gordito Hai escuchó esto, fue incapaz de seguir callado y empezó a sollozar en voz alta: “No me preguntes, déjame morirme. Yo también te odio. Eres un idiota, ¿Cómo has podido desperdiciar una oportunidad así?”


 

Anuncios

5 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 70

  1. gracias por el cap
    Pstd: tengo una cama que es para 3 o 4 personas mas o menos la comopre en una subasta de un barrio recidencial cerrado cama,colchon y 4 juegos de sabanas a $6.500 ocupa la mitad de mi cuarto pero es tirarte sobre la cama y dormir como bebe 100% lo mejor que compre y muy barato

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s