ESPECIAL DE HALLOWEEN – Historias Cortas de Miedo #1

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"MS 明朝"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:fixed; mso-font-signature:1 134676480 16 0 131072 0;} @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1107305727 0 0 415 0;} @font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1073743103 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} @page WordSection1 {size:595.0pt 842.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;}

Cámara de Seguridad
Traducción: Unknown Soldier
Cámara de Seguridad es una corta historia de miedo sobre dos chicos que se encontraron a un terrorífico fantasma en una tienda por la noche.

~~

Había dos chicos adolescentes que habían sido mejores amigos desde que entraron al mismo colegio juntos. Ambos consiguieron un trabajo a tiempo parcial trabajando por la noche en una tienda 24 horas. Empezaban a medianoche y terminaban a las siete de la mañana. Se le conocía como el turno cementerio.
Como los chicos trabajaban de noche, rápidamente se aburrieron. Nunca había muchos y se pasaban el tiempo detrás del mostrador hablando, viendo películas o jugando a juegos en sus iPads.
Una noche, estando sentados tras el mostrador, comiendo dulces y charlando sobre cosas sin importancia como de costumbre. EL monitor de las cámaras seguridad estaba detrás del mostrador, como no pasaba nada nunca, rara vez le echaban un vistazo. La pantalla del monitor estaba dividida en cuatro, mostrando las grabaciones de las cámaras de seguridad de: el mostrador, los pasillos de la comida, el estante de las revistas y el aparcamiento de fuera.
Cuando a uno de los chicos se le ocurrió mirar el monitor, se dio cuenta de que había una mujer enfrente del estante de las revistas, con su espalda hacia la cámara. Ella tenía un pelo negro largo y ondulante que le llegaba hasta la cintura.
“Esto es extraño.” Se dijo a sí mismo. “No he escuchado la campana de la puerta de cuando entró.”
No le dio mayor importancia y se volvió a su película. Pero algo era extraño. Media hora había pasado cuando volvió a mirar el monitor, la mujer seguía allí. No tenía ninguna intención de moverse. Se preguntó si estaba leyendo una revista, pero cuando miró más de cerca sus manos, vio que las tenía vacías. Simplemente estaba de pie enfrente del estante de las revistas.
“Ey.” Le susurró al otro chico. “¿Crees que está intentando robar algo?”
Como amigo también tenía el mismo pensamiento, asintió. El comportamiento de la mujer era algo raro así que los adolescentes salieron de detrás del mostrador para investigar.
Uno de los chicos fue por el pasillos de la izquierda y el otro por el de la derecha, pero cuando miraron para ver alrededor de las estanterías, se sorprendieron al ver que no había nadie.
“¿A dónde ha ido?” preguntó el primer chico. “Ella debería de haber pasado delante de alguno de nosotros.”
Justo entonces, escucharon el sonido de la cisterna del retrete.
“¿Qué?” dijo el segundo chico, “¿Cómo ha llegado al baño?”
Los chicos fueron a investigar, pero cuando miraron por el monitor, un escalofrío les recorrió sus espaldas. La mujer estaba de pie enfrente del estante de las revistas en la misma posición exacta.
“Eso ha sido rápido.” Dijo el primer chico sorprendido.
“Demasiado rápido.” Dijo su amigo.
Pensando que debería de ocurrir algo extraño con la cámara de seguridad, los chicos volvieron a investigar el estante de las revistas. Pero justo como antes, allí no había nadie. Un escalofrío les recorrió la espalda. Ambos se miraron con los ojos abiertos y asustados. Entonces, sin decir ni una sola palabra, los chicos volvieron al mostrador.
Esta vez, cuando se agacharon para mirar por el monitor, la cámara de seguridad enseñaba que no había nadie frente al estante de las revistas.
“Se ha ido.” Dijo el primer chico dejando escapar un suspiro de alivio mientras se giraba para mirar a su amigo.
“Espera. No te muevas.” Le susurró el segundo chico urgentemente.
Ambos se quedaron petrificados, mirando al monitor.
“¿Qué ocurre?” susurró el primer chico.
La voz del segundo chico estaba temblorosa, “N-no mires detrás tuya.” Le susurró.
El primer chico estaba desorientado. Reflejado en el monitor se podía ver su propia cara y la de su amigo. De repente, se dio cuenta. Justo entre sus caras había reflejada una tercera. Una cara pálida como de muerto. Una cara de mujer.
Los chicos estaban demasiado asustados como para gritar. Simplemente se quedaron mirando al monitor temblando. Unos pocos minutos pasaron y la cara fantasmal desapareció.
“Creo que se ha ido.” Dijo el segundo chico, dejando escapar un suspiro. Nerviosamente, miró sobre su hombre y vio que no había nadie.
El primer chico se secó el sudor de la frente. Su corazón le latía muy rápido.
“No lo creo.” Dijo.
Ambos chicos miraron al monitor de nuevo. La mujer estaba frente al estante de las revistas. Lentamente, se giró, miró hacia la cámara y sonrió. Su boca se abrió de oreja a oreja. Ella sostenía un cuchillo ensangrentado y se lo pasó por el cuello como gesto de intimidación.
Los chicos no se pararon ni un segundo. Inmediatamente salieron corriendo lo más rápido que pudieron. Chocando contra la puerta principal se cayeron hacia la calle pero no miraron atrás. Sólo dejaron de correr cuando llegaron a casa.
Al día siguiente, los dos chicos llamaron a la tienda 24 horas y decidieron dejar su trabajo a tiempo parcial.
Hoy ya no es más una tienda 24 horas. Ahora cierra a medianoche y reabre a las siete de la mañana.
[[NT: Esta historia es una traducción una historia de miedo  que se puede leer en: http://www.scaryforkids.com/security-camera/   ]]
Anuncios

Un comentario en “ESPECIAL DE HALLOWEEN – Historias Cortas de Miedo #1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s