ESPECIAL DE HALLOWEEN – Historias Cortas de Miedo #3

Enfermo Mental
Traducción: Unknown Soldier
Enfermo mental es una historia de miedo sobre una enfermera que ayuda a un paciente en el asilo para enfermos mentales donde trabaja.

~~

Una joven mujer acababa de terminar la escuela de enfermería, y necesitada de experiencia, se ofreció como voluntaria e una clínica de salud que había cerca de su casa. Como era su primer trabajo real, ella no tenía que encargarse de los enfermos mentales peligrosos. En vez de eso, le asignaron su trabajo con los menos violentos. La gente suicida, los deprimidos, aquellos que escuchaban voces y los que no hablaban nada de nada.
Ella trabajaba con muchos enfermos mentales, pero su favorito era un hombre viejo llamado Arthur. Él era mudo. Nunca dijo una palabra. Simplemente se sentaba en su silla y asentía con la cabeza. Con el paso de los días, ella se acercó mucho a Arthur. Era un buen escuchador.
Ella le hablaba durante horas y el escucharía y asentiría con la cabeza. Ella le contó sobre sus padres, sus amigos, todos sus problemas, todo lo que le ocurría en su vida. La mayoría de las personas acabarían aburridas, pero no Arthur. El sólo se sentaba y asentía con la cabeza mientras ella gemía y se quejaba de todo lo que le molestaba en su vida.
Arthur solo asentía.
Tras varios meses de trabajar con Arthur, la enfermera decidió que él ya no pertenecía al asilo de enfermos mentales. El no podría estar muy feliz sentado en una habitación asintiendo todo el día. Esa tarde, ella tuvo una reunión con el supervisor dela clínica. Ella decía que Arthur no era ningún peligro y le dijo que le permitiera salir de la clínica y vivir por sí mismo. El era un alma cándida. Era capaz de alimentarse solo y de cuidarse. Se merecía estar libre.
“No hay nada malo con él.” Dijo ella, “Arthur solo asiente.”
El supervisor no estaba de acuerdo con ella, pero la joven enfermera no estaba a tomar un no por respuesta. Cada día, después de trabajar con Arthur, ella hablaría con el supervisor y discutiría sobre los pros y los contras de liberar a Arthur en la comunidad.
Finalmente, el día en el que su persistencia daría frutos llegó. EL supervisor por fin admitió su derrota y accedió a dejar que Arthur se fuera. La joven enfermera se puso muy contenta y fue a contarle las buenas noticias. Ella le dijo que ahora era libre. Que podía dejar la clínica por sus propios medios.
Arthur solo asintió.
Ella escribió su nombre y dirección en un trozo de papel y se le puso a Arthur en la mano. Ella no paraba de repetirle que iba a echarle de menos. Sobretodo echaría de menos hablarle todos los días.
La joven enfermera le dijo que se asegurara de enviarle una carta lo antes posible. Quería escuchar cómo habían acabado las cosas tras su liberación.
Arthur solo asintió.
La enfermera se fue a casa esa tarde sintiéndose muy bien consigo mismo. Ella había conseguido por fin que Arthur saliera del asilo de enfermos mentales. Ella contó a sus padres y a su hermana las buenas noticias. Sus meses de duro trabajo por fin habían sido recompensados. Se fue a la cama por la noche y se durmió con una sonrisa de satisfacción en la cara.
En mitad de la noche, ella fue despertada de malas formas por el sonido de un grito. Al parecer provenía del piso de abajo. Asustada, intentó calmarse. Saltó de la cama y con valentía bajo la oscura escalera.
Allí en la entrada, ella encontró los cuerpos de su madre, su padre y su hermana. Estaban sobre un charco de sangre. Cuando se agachó para ver si seguían vivos, vio una sombra moverse por el pasillo.
Miró hacia atrás y se encontró con una gran figura de pie sin moverse de la puerta. El grito se le atragantó.
Era Arthur. El solo estaba allí, mirándola a los ojos. Sus ojos estaban enloquecidos. En una mano sostenía un hacha ensangrentada y en la otra un trozo de papel doblado. El mismo trozo de papel en el que ella había escrito su nombre y dirección.
La joven enfermera estaba temblando de miedo. Arthur levantó el hacha por encima de su cabeza. Sus ojos estaban fueran de sus órbitas.
“¿Vas a matarme?” dijo ella con la voz entrecortada.
Arthur solo asintió.

[[NT: Esta historia es una traducción una historia de miedo  que se puede leer en:

 n un trozo de papel y se le puso a Arthur en la mano. Ella no paraba de repetirle que iba aecharle de menoss mentales dond etra
 a dejar que Arthur se fuera.ir liberar a Arthur en la comunidad.
ada dr asentejo llamado Arthur. da.
nfermos mentales dond etra

ESPECIAL DE HALLOWEEN – Historias Cortas de Miedo #2

Gemelas
Traducción: Unknown Soldier
Gemelas es una horripilante leyenda urbana muy popular entre los niños españoles y otros países hispanoparlantes.

~~

Había un matrimonio que vivía en una zona rural de España. Su casa era un modesto cortijo, localizado a un lado de una bulliciosa carretera. Tuvieron dos hijas gemelas.
Mientras crecían, las gemelas se comportaban muy bien. Nunca se peleaban o discutían. Vivían felices juntas y odiaban estar separadas.
Un día, la madre tenía que ir a una tienda para comprar leche y pan. No quería dejar a las niñas solas así que las trajo con ella. Agarrándolas de las manos, la madre las llevó a cruzar la bulliciosa carretera.
Desafortunadamente, la madre se olvidó mirar hacia los dos lados antes de cruzar la carretera. Justo cuando llegaban al otro lado, ella escuchó un fuerte chirrido y después un horrible crujido mientras que las manos de sus hijas se separaban de las suyas.
Cuando la madre se giró para mirar, gritó horrorizada por lo que vio y se cayó sobre la acera. Las gemelas habían sido arrollados por un enorme camión. Los restos ensangrentados de las gemelas salpicaban la carretera.
La madre empezó a llorar y sollozar histéricamente. Por mucho que lo intentara no era capaz de quitar sus ojos de las dos grandes manchas rojas que habían pintado la carretera.
En el funeral el padre intentó consolar a su esposa, pero estaba inconsolable. Una y otra vez, ella gritaba: “¡Todo esto es mi culpa! ¡Todo esto es mi culpa!”
Cuatro años más tarde, la madre y el padre seguían viviendo en la misma casa al lado de la carretera en la que sus hijas habían muerto. La mujer se volvió a quedar embarazada. La pareja estaba sorprendida de que los doctores les dijeran que volvían a tener gemelos.
Los padres se llenaron de alegría cuando las dos pequeñas gemelas nacieron. Este feliz acontecimiento hizo que la madre se olvidara de la tragedia ocurrida en el pasado. Mientras crecían als gemelas, el padre y la madre fueron muy cuidadosos que no mencionar nunca a las niñas de antes. Actuaban como si las niñas fallecidas no hubieran existido nunca.
Un día, las dos pequeñas gemelas jugaban en el jardín. Su madre salió y les dijo que fueran con ella a comprar a la tienda. Cuando se pararon en el borde la carretera, la madre agaró las manos de las dos niñas y las sujetó con fuerza.
De repente, cuando la madre empezó a cruzar la carretera, las niñas empezaron a retorcerse intentando soltarse del agarre de su madre.
“¡No, mami! ¡No nos sujetes!” gritaron entre sollozos las gemelas al unísono. “¡No queremos morir de nuevo!”

[[NT: Esta historia es una traducción una historia de miedo  que se puede leer en: http://www.scaryforkids.com/twin-girls/  ]]

ESPECIAL DE HALLOWEEN – Historias Cortas de Miedo #1

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"MS 明朝"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:fixed; mso-font-signature:1 134676480 16 0 131072 0;} @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1107305727 0 0 415 0;} @font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1073743103 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD;} @page WordSection1 {size:595.0pt 842.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;}

Cámara de Seguridad
Traducción: Unknown Soldier
Cámara de Seguridad es una corta historia de miedo sobre dos chicos que se encontraron a un terrorífico fantasma en una tienda por la noche.

~~

Había dos chicos adolescentes que habían sido mejores amigos desde que entraron al mismo colegio juntos. Ambos consiguieron un trabajo a tiempo parcial trabajando por la noche en una tienda 24 horas. Empezaban a medianoche y terminaban a las siete de la mañana. Se le conocía como el turno cementerio.
Como los chicos trabajaban de noche, rápidamente se aburrieron. Nunca había muchos y se pasaban el tiempo detrás del mostrador hablando, viendo películas o jugando a juegos en sus iPads.
Una noche, estando sentados tras el mostrador, comiendo dulces y charlando sobre cosas sin importancia como de costumbre. EL monitor de las cámaras seguridad estaba detrás del mostrador, como no pasaba nada nunca, rara vez le echaban un vistazo. La pantalla del monitor estaba dividida en cuatro, mostrando las grabaciones de las cámaras de seguridad de: el mostrador, los pasillos de la comida, el estante de las revistas y el aparcamiento de fuera.
Cuando a uno de los chicos se le ocurrió mirar el monitor, se dio cuenta de que había una mujer enfrente del estante de las revistas, con su espalda hacia la cámara. Ella tenía un pelo negro largo y ondulante que le llegaba hasta la cintura.
“Esto es extraño.” Se dijo a sí mismo. “No he escuchado la campana de la puerta de cuando entró.”
No le dio mayor importancia y se volvió a su película. Pero algo era extraño. Media hora había pasado cuando volvió a mirar el monitor, la mujer seguía allí. No tenía ninguna intención de moverse. Se preguntó si estaba leyendo una revista, pero cuando miró más de cerca sus manos, vio que las tenía vacías. Simplemente estaba de pie enfrente del estante de las revistas.
“Ey.” Le susurró al otro chico. “¿Crees que está intentando robar algo?”
Como amigo también tenía el mismo pensamiento, asintió. El comportamiento de la mujer era algo raro así que los adolescentes salieron de detrás del mostrador para investigar.
Uno de los chicos fue por el pasillos de la izquierda y el otro por el de la derecha, pero cuando miraron para ver alrededor de las estanterías, se sorprendieron al ver que no había nadie.
“¿A dónde ha ido?” preguntó el primer chico. “Ella debería de haber pasado delante de alguno de nosotros.”
Justo entonces, escucharon el sonido de la cisterna del retrete.
“¿Qué?” dijo el segundo chico, “¿Cómo ha llegado al baño?”
Los chicos fueron a investigar, pero cuando miraron por el monitor, un escalofrío les recorrió sus espaldas. La mujer estaba de pie enfrente del estante de las revistas en la misma posición exacta.
“Eso ha sido rápido.” Dijo el primer chico sorprendido.
“Demasiado rápido.” Dijo su amigo.
Pensando que debería de ocurrir algo extraño con la cámara de seguridad, los chicos volvieron a investigar el estante de las revistas. Pero justo como antes, allí no había nadie. Un escalofrío les recorrió la espalda. Ambos se miraron con los ojos abiertos y asustados. Entonces, sin decir ni una sola palabra, los chicos volvieron al mostrador.
Esta vez, cuando se agacharon para mirar por el monitor, la cámara de seguridad enseñaba que no había nadie frente al estante de las revistas.
“Se ha ido.” Dijo el primer chico dejando escapar un suspiro de alivio mientras se giraba para mirar a su amigo.
“Espera. No te muevas.” Le susurró el segundo chico urgentemente.
Ambos se quedaron petrificados, mirando al monitor.
“¿Qué ocurre?” susurró el primer chico.
La voz del segundo chico estaba temblorosa, “N-no mires detrás tuya.” Le susurró.
El primer chico estaba desorientado. Reflejado en el monitor se podía ver su propia cara y la de su amigo. De repente, se dio cuenta. Justo entre sus caras había reflejada una tercera. Una cara pálida como de muerto. Una cara de mujer.
Los chicos estaban demasiado asustados como para gritar. Simplemente se quedaron mirando al monitor temblando. Unos pocos minutos pasaron y la cara fantasmal desapareció.
“Creo que se ha ido.” Dijo el segundo chico, dejando escapar un suspiro. Nerviosamente, miró sobre su hombre y vio que no había nadie.
El primer chico se secó el sudor de la frente. Su corazón le latía muy rápido.
“No lo creo.” Dijo.
Ambos chicos miraron al monitor de nuevo. La mujer estaba frente al estante de las revistas. Lentamente, se giró, miró hacia la cámara y sonrió. Su boca se abrió de oreja a oreja. Ella sostenía un cuchillo ensangrentado y se lo pasó por el cuello como gesto de intimidación.
Los chicos no se pararon ni un segundo. Inmediatamente salieron corriendo lo más rápido que pudieron. Chocando contra la puerta principal se cayeron hacia la calle pero no miraron atrás. Sólo dejaron de correr cuando llegaron a casa.
Al día siguiente, los dos chicos llamaron a la tienda 24 horas y decidieron dejar su trabajo a tiempo parcial.
Hoy ya no es más una tienda 24 horas. Ahora cierra a medianoche y reabre a las siete de la mañana.
[[NT: Esta historia es una traducción una historia de miedo  que se puede leer en: http://www.scaryforkids.com/security-camera/   ]]