Long Live Summons! – Capítulo 50

Capítulo 50: Cetro del Silencio
Traducción: Unknown Soldier
[[NT: Mmm, ya hemos llegado al capítulo 50. Parece que esto marcha bien 😀
~Unknown Soldier~
]] 
En la pared de la cámara contigua, había 3 Cetros del Silencio colgados, cada uno con una línea de caracteres separádolos.
Estas tres líneas de caracteres eran pistas para resolver el acertijo. Yue Yang tenía que encontrar la respuesta correcta, pero si contestaba incorrectamente, el mecanismo para

la trampa se activaría.

Viendo que el tiempo restante del Escudo de Defensa Absoluta se estaba agotando, internamente se puso frenético. Sin embargo, esto era la torre Tong Tian. Todos eran evaluados de esta manera, no había otra opción. Por supuesto, podían dejar de lado los Cetros del Silencio, y volver a luchar contra la Quimera de Tres Cabezas… pero eso sólo les traería más problemas.
“¿No es esto un simple juego de acertijos? He jugado a estas cosas todo el tiempo. No me digas que mi título de ‘Príncipe Resolvedor de Acertijos’ es sólo para fardar?” Yue Yang se consoló a sí mismo.
Miró a la oración de la izquierda y leyó: Soy un matamoscas, un matamoscas. Cada vez que veo una mosca zumbando, la aplasto hasta la muerte.”
¿Matamoscas?
¿Podría este matamoscas aplastar hasta la muerte a la Quimera de Tres Cabezas?
Yue Yang empezó a sudar descontroladamente. Él sentía que era mucho más probable que la Quimera lo aplastara hasta muerte a él.
La frase del medio decía: Soy un líder impresionante. Cualquier sitio por le que paso se convierte en una habitación silenciosa. Yo soy el único que habla, nadie se atreve a charlar en mi presencia. Sin mi permiso, nadie debe hablar.” Viendo esto, Yue Yang maldijo para sus adentros. ¿Acaso un líder aparecería en un sitio como este? Como era de esperarse, el líder era arrogante.
La frase de la derecha estaba en el lado opuesto a las otras dos. No tenía ningún rasgo de arrogancia, sino que, su tono transmitía amargura y sentimentalismo. Era como la lamentación de una mujer que ha sido viuda por muchos años: “Mi corazón quiere decírtelo, mis ojos quieren decírtelo, todo mi cuerpo quiere decírtelo, pero tú no lo entiendes.”
“Tía Qiong Yao, no me podría haber imaginado que tuvieras fans entre los programadores celestiales que diseñaron los juegos de la torre Tong Tian.” Yue Yang sintió gran admiración.
[[NT: Qiong Yao, es una reconocida novelista de romance en el mundo chino-parlante, también fue la creadora de series y películas de televisión.]]
Él sólo podía elegir una de las tres opciones. ¿Cuál debería de elegir?
Yue Yang frunció el ceño. El sentía que todas tenían la posibilidad de ser la correcta, pero tampoco parecían ser la respuesta correcta. ¿Exactamente cual debería de elegir?
¿El matamoscas, el líder o la viuda?
El tiempo pasó y los segundos se convirtieron en minutos. No era una opción fácil. Incluso si conseguía encontrar el Cetro del Silencio al final, si el Escudo de Defensa Absoluta llegaba a su límite, el se quedaría sin una protección para la defensa, y la situación sólo podría ir a peor. Yue Yang estaba preparado para elegir una aleatoriamente, como el extremadamente agresivo matamoscas. A lo mejor podría convertirse en el Cetro buscado.
Yue Yang estaba a punto de saltar adelante y agarrar el matamoscas.
Justo en ese momento, vio a Hui Tai Lang siendo golpeado por una oveja-antílope, mandándolo a volar violentamente contra la pared.
Yue Yang sin querer miró un poco. De repente descubrió que ahí había cuatro palancas controladoras de los mecanismos de las trampas en la pared que acaban de ser revelada ante él.
Era extraño.
Voló a gran velocidad hasta la palanca de control en el oeste. La palabra ‘Madera’ estaba grabada en ella, y la que había al sur er ‘Fuego’. Yue Yang rápidamente miró la que estaba en el este, que tenía ‘Tierra’ grabada. La del norte decía ‘Agua’. De entre los cinco elementos, el único que faltaba era ‘Metal’. Esto hizo que su cabeza empezara a pensar descontroladamente, ¿Dónde podría estar la palanca de ‘Metal’?
No había otras palancas en el techo o en el suelo.
En ese momento, Yue Yang se dio cuenta. Había sido realmente estúpido.
Ágilmente corrió hacia la entrada de la cámara lateral, y se paró enfente de dos esculturas de Monstruos Cabeza de Oveja. Tenían lanzas en cada una de las manos.
Las palabras grabadas en la lanza izquierda decía: “Soy muda…”
Grabada en la derecha ponía: “Yo soy Metal.”
Yue Yang alargó la mano para agarrar la lanza de la derecha y gritó: “¡Eres tú!”
En ese mismo momento, el Escudo de Defensa Absoluta empezó a parpadear. Ignorando todo lo demás, Yue Yang echó un vistazo a la completamente normal, lanza y corrió fuera. Su tiempo ahora estaba limitado. Podía elegir dos caminos: uno era darse prisa y huir mientras su escudo seguía activo, la otra era enfrentarse a la Quimera de frente.
Yue Yang apretó los dientes y corrió hacia la salida. No, el no podía irse.
Si se iba, sería lo mismo que perder la batalla, y no ganaría nada con eso.
Si se quedaba y se enfrentaba a la Quimera, sus Escudo se acabaría. Sin embargo, había sido capaz de conseguir el Cetro del Silencio… En cualquier caso, ya había ganado un tesoro. ¿Cómo podía no intentarlo?
El Yue Yang de ahora era muy experimentado en el tipo de estrés al que Ultraman se enfrentaba. Por un lado, perecía como si Ultraman se pasara cada día felizmente jugando con chicas, discutiendo amores y luchando contra pequeños monstruos. Sin embargo, el podía como mucho utilizar todo su poder durante tres minutos antes de perder completamente la fuerza en su cuerpo. Esto le hacía sentirse abatido, y normalmente se escondía, sin pretender enfrentarse a otros. Él hizo esto durante mucho tiempo. Si Ultraman pudiera preservar su fuerza durante tres horas, ¿Entonces cómo iba a estar asustado de los pequeños monstruos? Haría mucho tiempo que se habría ido a la cama, no, ido a la batalla, y reventado todos los monstruos pequeños antes de matarlos.
[[NT: Al parecer en la versión inglesa utilizaron como ejemplo a Ultraman porque era el único que se sabía que tenía un tiempo límite corto de uso de superpoderes.]]
Del mismo modo, si su escudo dorado de Defensa Absoluta pudiera durar durante 10 horas en vez de 10 minutos, entonces Yue Yang podía haber cogido el Cetro del Silencio y la Runa de la Ceguera sin prisas. Además podría tomarse una taza de té, comer un almuerzo, e incluso haberse echado una siesta antes de pelear contra la Quimera de Tres Cabezas.
El problema era, que el Escudo de Defensa Absoluta sólo podía durar un minuto más.
Yue Yang se puso como loco hasta el punto de agarrarse la cabeza frustrado.
¿Porqué era que él sería incapaz de luchar si desaparecía el escudo? En el momento que corrió hasta la salida y entró en la cámara de la derecha, su escudo ya había desaparecido. Yue Yang sonrió, incluso sin su concha, el iba a tomar parte en la batalla. Sin embargo, no pensó en eso hasta que no levantó la mano, su cuerpo parecía como si estuviera sellado por alguna fuerza incorpórea… su poder no había disminuido, pero no podía usarlo, así que no podía atacar. Yue Yang quería utilizar sus puños para atacar, pero descubrió que no podía siquiera mover el puño. Era como si una mano invisible estuviera reteniendo su brazo.
La ley escrita en el Dominio de la Estrella, dentro del Templo del Aries decía: Cualquier Ranker que haya perdido su escudo de Defensa Absoluta sólo puede contar con su poder para protegerse a sí mismo, y será incapaz de atacar.
Sólo las bestias espirituales podían empezar los ataques y participar en batallas…
“Si muero, muero.” Yue Yang no podía molestarse en encontrar la Runa de la Ceguera ya que su Cetro del Silencio con forma de lanza también tenía un tiempo límite.
Yue Yang voló hacia arriba e incrustó la lanza en el suelo.
Instantáneamente, la lanza brilló con una luz blanca, y en un parpadeo, toda la arena se iluminó con una luz brillante, haciendo parecer que era de día.
Finalmente, se dispersó en todas direcciones formando ondas de choque circulares.
La cabeza de dragón de la Quimera de Tres Cabezas abrió su boca, pero era incapaz de escupir nada del ácido verde. Una tonelada de ácido se desbordó de su boca desparramándose por el suelo, pero era incapaz de dispararlo hacia Yue Yang. La cabeza de dragón se sacudió para delante y para atrás. Parecía como si algo le hubiera inmovilizado la boca, e intentaba por todos los medios liberarse. Pero a pesar de sus esfuerzos, era incapaz de escapar de su apuro.
Yue Yang estaba encantado por dentro. Esta lanza era verdaderamente el Cetro del Silencio real.
Espirales de luz blanca continuaban saliendo una tras otra en formas de ondas desde el Cetro… Yue Yang podía sentir, que como mucho iba a durar 10 minutos. En otras palabras, si no era capaz de derrotar a la Quimera en 10 minutos iba a estar en peligro. Hui Tai lang hacía rato que había salido, pero no era capaz de ir a por la Quimera. En vez de eso se estaba escondiendo en algún lugar a la distancia, gruñendo gravemente a la quimera todo el tiempo.
La Vaca Barbárica corrió hacia delante sin tener miedo.
La gran cabeza del león ardiente de la Quimera lanzó una bola de llamas abrasadoras a la Vaca Barbárica. Sin embargo, la Vaca Barbárica no sabía esquivar, por eso cargó directamente para atravesarla. Saltó al aire muy alto, cerró sus manos en puños, y golpeó ferozmente el hueso nasal de la cabeza de león.
La cabeza de león ardiente rugió de furia y dolor.
El apoyo de la Sombra Gigante que daba cien veces más de daño ya se había dispersado por el tiempo límite. Sino, la cabeza de león ardiente hubiera sufrido una herida mucho más seria tras recibir el ataque de la Vaca Barbárica.
La pequeña Wen Li entendió sus pensamientos, con una explosión de luz brillante junto con una buena fragancia, se transformó voló hacia fuera como un arcoíris.
Dos de sus manos, que llevaban las cuchillas duales de hielo, cortaron hacia el cuello largo del dragón, infligiéndole una herida superficial. Sin embargo, el aire helado alrededor de las cuchillas había explotado, llenando el ambiente de la arena con nieve. Completamente sellado por el hielo, los movimientos de lucha de la cabeza de dragón se hicieron más lentos, y sus intentos de morder también disminuyeron. Antes de que pudiera morder a la Vaca Barbárica, toda su cabeza había sido sellada en hielo convirtiéndolo en una escultura.
Estas cuchillas duales de hielo tenían un poder terrorífico. Incluso el Rey Demonio del Infierno, Ha Xin, no pudo evitar que su brazo se congelara haciendo que se moviera tan lento como un caracol, así que mucho menos una Quimera de Tres Cabezas de rango Oro nivel 6.
Yue Yang estaba muy emocionado al ver el ataque de la pequeña Wen Li.
Como era de esperarse, hacía justicia a su nombre de loli de rango Diamante, era realmente increíble. A pesar de que todavía estaba en su etapa de larva y sólo era nivel 1, fue capaz de sellar la cabeza de dragón de la Quimera de rango Oro nivel 6, en un solo ataque. Ella era incluso más útil que el Cetro del Silencio. Con este tiempo ganado, era hora de ir a buscar la Runa de la Ceguera en el lado derecho.
Yue Yang miró a la cabeza de oveja de la derecha, aunque todavía no había hecho el ademán de intentar atacar.
Sin embargo, Yue Yang sentía que la cabeza de oveja sin intención de atacar era la existencia más poderosa y terrorífica… Sin la ayuda de la Runa de la Ceguera, ¿Cómo iba a acabar esta batalla?

Anuncios

4 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 50

  1. Hola
    Estoy muy feliz 😁 que subieras capitulo te agradesco mucho que subas esta historia y que te tomes el tiempo en traducirla 😀 además que ¡ACTUALIZAS RAPIDO! 🙌🙇🙌🙇🙌🙇🙌 estoy feliz por ello 😂😭😂😭😂 gracias por subirla
    Adiós

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s