Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo Extra

Capítulo Extra: El trabajo de una sirvienta

 

Traducción: Unknown Soldier

 

[[NT: Hola a tod@s! Para aquell@s que no hayais visto mi otro comentario, os digo por aquí, ya estoy de vuelta y volveré a traducir mucho más seguido. En principio volveré a la rutina de 1 capítulo por novela a la semana, si por lo que sea me da tiempo a más, esa semana tendréis más.

Se siente bien estar de vuelta.

 

~Unknown Soldier~

 

pd. Si encontráis algo raro por favor decídmelo.

]]

 

Pude escuchar el sonido proveniente de la entrada, parece ser que alguien ha llegado a casa desu.

 

Fui hacia la entrada y Helen-san estaba allí.

 

Siempre me quedé embelesada con la apariencia de Helen. Es muy preciosa y grácil, ella era ‘la princesa’ desu.

 

 

[Bienvenida de nuevo Helen-san. ¿Está solo hoy?”

 

[Sí. ¿Está Kakeru-sama?]

 

[El Señor no está en casa ahora mismo. Creo que llegará por la tarde.]

 

[¿De verdad? ¿Entonces podría usar el baño hasta que Kakeru-sama vuelva?]

 

[Entendido, lo prepararé enseguida.]

 

 

Preparé el baño muy rápidamente.

 

Guié a Helen-san al cambiador y le quité su ropa.

 

 

[Hawa~…]

 

[¿Ocurre algo?]

 

[¡N-no! No es nada.]

 

 

*Chokon*, Helen-san esta girando la cabeza mientras sonría placenteramente.

 

Helen-san es una verdadera princesa desu, no le ha importado nada que le quite la ropa.

 

A ella no le importa que las sirvientas como yo le veamos el cuerpo, tal y como se espera de una princesa desu.

 

Ayudé a Helen-san a darse un baño y cuidé de ella.

 

La acompañé hasta su cuerto en la mansión, le peiné el pelo bien liso y lo sequé delicadamente.

 

 

[Hawa~…]

 

[Kusu~ ¿Qué ocurre esta vez?]

 

[¡Eh! ¡Ah! ¡Perdón! El pelo de Helen-san es tan precioso que…]

 

[¿De verdad?]

 

[¡Sí! ¡Es de color dorado y largo, es muy bonito!]

 

[Gracias.]

 

[Sabe, Helen-san, estoes algo que he escuchado de otras sirvientas, pero hay un peinado que es muy popular entre las personas de alta alcurnia.]

 

[Popular, desu ka.]

 

[¡Sí! Decían que es un peinado muy popular con los hombres desu! Pensé en probarlo yo misma pero es un peinado que no se puede hacer si tu pelo no es lo suficientemente largo.]

 

[Popular con los hombres… me pregunto si a Kakeru-sama le gustará.]

 

[¡Seguro que le gustará!]

 

[La próxima vez puedes hacérmelo cuando Kakeru-sama este cerca.]

 

[¡Sí!]

 

 

Después de secarle el pelo, Helen-san sacó unos documentos que llevaba con ella y empezó a trabajar.

 

Su cara desde mi posición parecía muy seria.

 

Su cara ya era preciosa desde un principio, pero cada vez se hizo más y más guapa.

 

 

[Ya se.]

 

 

Hice té para Helen-san.

 

Esta era una cosa que escuché de las otras sirvientas, era un té que mitiga el estrés cuando la mente y los ojos están cansados.

 

Además, tiene una especia mágica.

 

Es una especia que incrementa las feromonas de las mujeres desu.

 

No se exactamente lo que son las feromonas, pero pensé que si Helen-san tenía más al Señor estaría feliz, así que le eché un poquito.

 

Cuando volví a la habitación, Helen-san seguía trabajando seriamente, por lo que dejé el té a su lado y salí de la habitación silenciosamente.

 

Cuando volví a la entrada, esta vez Delfina estaba allí.

 

La mercader, Delfina-san. Vestía ropa sexy como de costumbre.

 

Ella era alta y delgada, una persona que era muy sexy.

 

 

[Bienvenida de nuevo Delfina-san. ¿Viene sola hoy?]

 

[Sí, pasaba por aquí cerca. ¿Está Kakeru-sama?]

 

[El Señor no está en casa en este momento. Dijo que volvería por la tarde.]

 

[En ese caso, debería darme prisa y volver eh]

 

 

Eso dijo Delfina.

 

Esta persona tiene una promesa maravillosa con el Señor.

 

Era una promesa que cuando ella quisiera, el Señor iría a recogerla la traería a la mansión.

 

Si me preguntaran si eso me daba envidia, sería un poco complicado.

 

Porque yo soy una sirvienta. Trabajar en la mansión de mi Señor es mi felicidad número uno desu.

 

Sentir la felicidad de ser escogida, la felicidad de trabajar para el Señor es algo que no puede ser sacrificada.

 

Es complicado desu.

 

Mientras pensaba eso, Delfina me miraba fijamente todo el rato.

 

 

[¿Ocurre algo?]

 

[Por cierto, tengo algo que me quería preguntarte desde hace tiempo.]

 

[¿Preguntarme?]

 

 

Me pregunto qué será par que Delfina-san le pregunte algo a alguien como yo.

 

 

[¿Puedes, Quieres trabajar en mi casa?]

 

[¿Eh?]

 

[Resumiendo, te estoy reclutando. ¿Qué te parece?]

 

[R-r-r-r-rreclutando desu ka?]

 

[¿Porqué tienes tanto pánico?]

 

[Po-porque reclutar a alguien como yo es…]

 

[Tengo un dicho, que no haría ningún negocio que tuviera pérdidas.]

 

[Pero, yo tengo trabajo en esta mansión…]

 

[Enviaré diez sirvientas entonces. Con eso al menos serán capaces de hacer todo el trabajo.]

 

[¿Diez?]

 

 

Me pregunto por qué diez. Acaso esto significa algo.

 

 

[Lo siento.]

 

 

Me disculpé. Estoy muy agradecida pero no puedo aceptar.

 

 

[Soy la esclava de mi Señor después de todo.]

 

[De veras, qué pena. Bueno, no pensaba que le podría robar a alguien a él… yo también soy así…]

 

 

Delfina murmuró algo al final. No pude escucharlo que dijo pero como estaba sonriendo supongo que sería algo bueno desu.

 

 

[Perdón por interrumpir. Volveré de nuevo por la tarde.]

 

[¡Sí! Por favor tenga cuidado.]

 

 

Hice una reverencia y despedí a Delfina-san.

 

Me quedé sola, conté con los dedos el trabajo que me quedaba.

 

Ya había limpiado, ya había lavado la ropa.

 

Ya había terminado de pedir los ingredientes para la comida a Lucas-san, que más hacer…

 

Ya se, debería cortar leña. Le preparé el baño a Helen-san y queda muy poca.

 

Fui al jardín y corté la leña.

 

Para asegurarme de que se pudiera usar en cualquier momento, corté toda la leña.

Cuando terminé ya era por la tarde.

 

El final del día se estaba acercando.

 

 

[Ya casi es la hora de que el Señor vuelva a casa.]

 

 

Volví a mi cuarto a toda prisa.

 

El trabajo más importante es el que queda ahora mismo.

 

Cogí el cepillo que el Señor me dio y me acicalé con él mi pelaje.

 

Cuidadosamente lo peiné con delicadeza y coloqué su textura.

 

Lo peiné con cuidado dejando espacios con aire.

 

Usé el polvo mágico que comprñe con la paga que el Señor me da e hice que mi pelaje fuera *FuwaFuwa* [[NT: Esponjoso.]]

 

Lavé todo mi cuerpo y también lo hice *FuwaFuwa*.

 

Con esto ya puede venir el Señor cuando quiera.

 

 

[Ya he llegado~.]

 

[¡––!]

 

 

En ese instante mi corazón se aceleró, era una voz muy familiar.

 

Me levanté a toda prisa y respiré hondo.

 

Tranquilízate, tranquilízate.

 

Después de respirar hondo fui a la entrada.

 

El Señor estaba ahí.

 

 

[Bienvenido a casa Señor.]

 

[Ya estoy aquí Miu.]

 

 

El Señor dijo eso y entendió ambas manos.

 

 

*Dokin*

 

 

Mi corazón se aceleró de nuevo. Mucho más rápido que antes.

 

Como siempre, me acerqué a mi Señor que hacía el gesto de ‘Ven aquí, ven aquí’.

 

 

[Estoy de vuelta Miu.]

 

 

El Señor dijo eso otra vez, me abrazó y me hizo *MofuMofu*.

 

*MofuMofu*, *MofuMofu*.

 

Es un *MofuMofu* de vuelta a casa desu.

 

Me gusta que el Señor me haga *MofuMofu* hasta que está satisfecho.

 

Al ser capaz de hacer el trabajo más importante, estaba llena de verdadera felicidad.

 

1a526-14

 


 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

9 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo Extra

  1. Pingback: Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 31 | Unknown translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s