Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 3

Capítulo 3: Compra de mansión
Traducción: Unknown Soldier
Después de entrar en la habitación de la pensión, calculé el dinero durante un rato.
Coloqué la bolsa de tela sobre la mesa  saqué todo el dinero de ella.
Todas las monedas parecían iguales, el perfil autoritario de un rey estaba grabado en las monedas de plata.
Conté que había 99 de ellas.
1 moneda vale quedarse en la pensión, así que significa que la vaca de montaña vale 100

monedas por cabeza.

[Si es así es fácil de calcular, ¿Pero cuál es el valor de estas?]
Cogí la moneda de plata, la miré atentamente y luego miré mi habitación.
Es la pensión normal y ordinaria en la que se dormiría normalmente.
Si esto fuera Japón, una noche probablemente costaría entre 5.000 y 10.000 ¥.
Eso significa que una moneda de plata vale esto, y que la vaca de monatña da unos beneficios entre 500.000 y 1.000.000 ¥ por cabeza.
[[NT: 5.000 – 10.000¥ = 41,71 – 83,42€; 500.000 – 1.000.000¥ = 4.171,14 – 8.342,29€ respectivamente.]]
[Asumiendo que la cuenta esté bien hecha… Es un gran beneficio. Oh bueno, incluso si no encuentro algo bueno, me podría quedar en esta pensión 100 días por cada una que cace, tal y como pensaba mayormente es una gran beneficio.]
Recordé el momento en el que cacé la vaca de montaña.
Con un esfuerzo tan pequeño, si consigo tanto beneficio, entonces debería de hacerlo más.
Debería ir a cazar mañana también.
Con eso, decidí acostarme pronto.
Al día siguiente, saliendo del pueblo por el mismo sitio, fui al sitio donde habitan las vacas de montaña.
La primera que me encontré ya estaba siendo cazada. Un grupo de mercenarios o algo así, que llevaban el mismo tipo de armadura y sostenían el mismo tipo de armas, estaban dando una paliza a la vaca de montaña.
Observé durante un rato… Bueno, si fallan a la hora de cazarla como los del grupo de ayer, estaba pensando en ayudarles.
[[NT: Se sobreentiende que a los de ayer los dejó morir.]]
Pero, no ocurrió como ayer.
Tardando más o menos una hora, con al menos dos heridos, ese grupo cazó con éxito la vaca de montaña.
Mientras llevaban la vaca, les vi como la transportaban al pueblo.
Si es 1.000.000¥ por cabeza, eso significa que son 100.000¥ por persona.
Es de hecho un buen beneficio, pero se hirieron. (Era una herida no muy seria, así que se curaría con una semana de descanso) pero considerando el peligro—-.
[Parece ser un buen precio, o eso me parece.]
Estaba deambulando por las praderas. Rezaba con encontrarme una vaca de montaña mientras andaba.
Después de 30 minutos o así, finalmente la encontré.
Los ojos de la vaca de montaña se inyectaron en sangre tan pronto como me vió, bufando bruscamente.
Y así, empezó a cargar.
[¡¡¡Ju!!!]
No la esquivé, le di unos cuantos puñetazos a la vaca que se abalanzó contra mí.
Un puñetazo de contraataque, pegándole justo entre las cejas, la vaca salió volando.
Rodó por el suelo, *Biku* *Biku* , convulsionaba.
Tras convulsionar unas cuantas veces, no volvió a moverse.
[El primer plato listo, eh.]
Cargué con la vaca de montaña, volví al pueblo y la cambié por dinero.
Entonces volví a los prados y anduve sin rumbo.
Encontrarse con un vaca, derrotarla, volver, cambiar por dinero.
Volver, andar, encontrar una vaca de montaña.
Derrotarla y cambiarla por dinero, derrotarla y cambiarla por dinero.
Eso simplemente eso, repitiéndolo muchas veces… solo podía cazar cinco de ellas al día.
Honestamente, me tomaba más tiempo encontrarlas, y llevarlas al pueblo que derrotarlas.
Cuando se lo dije a la persona de la tienda que me estaba dando el dinero, dijo:
[La gente normal sólo caza una, así que es la primera vez que escucho ese tipo de queja.]
Me lo dijo medio sorprendido medio perplejo.
Eso me convenció.
Estar herido o no poder derrotarla, y la posibilidad de que saliera corriendo, el tiempo necesario para encontrarlas y el tiempo de llevarlas había que considerarlo.
Bueno, eso no es un problema para mí.
De todas formas, las ganancias de hoy fueron 550 monedas de plata.
Como el dependiente de la tienda me prometió un 10% más, se quedó así.
Incluyendo el beneficio de ayer, son 649 monedas.
Viendo esto de la manera más favorable, tendría que valer unos 6.490.00¥.
[[NT: 6.490.000¥ = 54.141,40€]]
[Este sitio, eh.]
Por la tarde, con una nota en mano vine a esta tienda.
Quería comprar una casa, cuando vendí las vacas, el dependiente me habló sobre esta tienda.
Abrí la puerta y entré.
Dentro de la inesperadamente limpia tienda, un hombre de mediana edad con una exuberante barriga estaba allí.
Tan pronto como me vio se levantó, puso una sonrisa de vendedor y me dio la bienvenida.
[Bienvenido a la compañía mercante Samaras. [Puedo ayudarle en algo?]
[Quiero comprar una casa.]
Fui directo al asunto.
[Por favor, déjenoslo a nosotros. ¿Es un lugar para vivir? ¿O es un lugar para hacer negocios?]
[Un sitio para vivir—-.]
En ese instante, la situación de Japón con las casas se me pasó por la mente.
Incluyendo mis sueños en la demanda dije:
[Amplia, y si tiene jardín mejor.]
[Así que es eso. Y, su presupuesto es.]
[Este.]
Coloqué la bolsa de lona llena de monedas de plata sobre la mesa.
[650 monedas de plata.]
Me falta una moneda, pero bueno.
[Con que eso.]
La cara del hombre se nubló.
Me pregunto si era insuficiente. No, seguramente lo era.
Estaba pensando que si valía 6.500.000¥ en el cálculo de anoche, pero cabe la posibilidad de que valga solo la mitad.
Si eso pasa, debería de valer sólo 3.000.000¥.
[[NT: 6.500.000¥ = 54.224,83€; 3.000.000¥ = 25.026,84€]]
Con esas cantidades, querer comprar una casa amplia y con jardín—- Si, si yo fuera el dependiente diría: ‘Qué demonios dice esta persona’.
Pensando en eso, el dependiente sólo nubló su expresión, parecía ser un espléndido mercante.
[¿Es imposible?]
[Aunque depende del área, una casa normal cuesta unas 2000 monedas de plata en el mercado.]
[2.000 monedas…… 20 millones de yenes… ¿Realmente cuesta tanto?]
[Además, como cliente quiera un espacio amplio y con jardín…. Eso costaría el doble en este pueblo.]
[4000……]
[[NT: 20.000.000¥ = 166.845,62€; 40.000.000¥ = 333.691,24€]]
Unas 40 vacas de montaña eh… No hay problema, pero tomaría mucho tiempo, el coste era instantáneamente el doble, así que mis ganas de comprar se estaban esfumando.
Incluso si cazo 5 vacas al día me tomaría más de una semana. No, si hubiera algún día que fueran difíciles de encontrar, podría tomarme mas de un mes.
Es muy cansado y agotador.
No me queda otra, tendré que bajar el listón, pero cuando pensaba en eso.
[Discúlpeme, ¿Cliente tiene confianza en sus brazos?]
[¿Brazo? ¿Se refiere a fuerza? Bueno… Tengo algo de confianza. ¿Porqué pregunta?]
[Esta bolsa—- dicúlpeme.]
El hombre abrió la bolsa que puse sobre la mesa y la giró.
Había un logo que había visto antes.
[Este es el escudo de la compañía mercante Andreu que se encarga de las vacas de montaña. Come está usando eso, supuse que Cliente era un cazador de vacas de montaña.]
[Ya veo.]
Miré el logo. Esa tienda—-se llamaba compañía mercante Andreu—- también tenían puesto el logo en el cartel de fuera.
Entendí la suposición del hombre, a lo mejor, a apartir de ahora si veo ese logo podré saber el tipo de personas que son, pensé.
[Si es así… no la recomiendo, pero hay una que me viene a la mente.]
[¿Cuál es?]
[Al suroeste del pueblo hay una mansión….. si le pregunta a los residentes pronto lo entenderá. Esa es una mansión en la que no vive nadie. Se la llama Mansión Encantada.]
El dependiente estaba frunciendo el ceño.
[Mansión Encantada.]
[Sí, una vez fue la mansión dónde vivía un rico mercader, pero ahora que existen los rumores, nadie quiere vivr allí. De hecho ha habido algunos clientes que se mudaron allí pero…. Todos…]
[Ya veo.]
[La estructura de la mansión está muy bien, su amplitud también. Si no fuera por eso… es una parcela que costaría más de 5000 monedas de plata normalmente.]
[Bueno con una mala historia, nadie querría vivir allí eh]
[Mejor dicho, no se puede vivir, para ser exactos.]
[Una mansión encantada eh…]
Estaba pensando.
A mí no me asustan los fenómenos paranormales. Soy el tipo de persona que se conmueve por el horror.
Honestamente, no me importaría vivir en una parcela que hubiera tenido algún tipo de problema si era barata.
Lo que me preocupa es eso, es en el momento que realmente ‘aparecería’.
Esto no es Japón, y por cómo el hombre lo decía.
Lo más probable es que aparezca de verdad.
Si un fantasma aparece… probablemente lo derrote.
Mientras me preocupaba, pregunté sin estar seguro:
[Por cierto, ¿Cuánto vale?]
[Incluso nos ha empezado a dar mala suerte, así que si la vendiera… con sólo 100 monedas de plata bastaría.]
[¡¡Vendida!!]
Contesté de inmediato.
Una parcela que costaba 5000 monedas por sólo 100.
¡¡98% de descuento!!
Era demasiado barata, no había razón para no comprarla.
[Está seguro de eso.]
[Sí. Simplemente les daré la paliza de su vida si los fantasmas aparecen.]
Sintiéndome emocionado, dije esas cosas.
[Cierto.]
El hombre se lo pensó un momento, pero puso la sonrisa de mercader otra vez.
Por tanto, obtuve una casa—-una mansión.
Si los fantasmas aparecen les patearé el culo, junto con el mismo sentimiento.

 


Anuncios

2 comentarios en “Kujibiki Tokushou: Musou Haremu ken – Capítulo 3

  1. Diciembre ehh diciembre mmm un diciembre gris comienza sin el amor de mi vida Sonia porque tuviste que paetir si yo te amaba tanto esas partidas tan épicas que nos marcabamos eramos tu y yo contra esos noob's que morian del miedo cuando veian nuestro nivel adios espero que estes bien en el cielo para las consolas
    Dedicado a Sonia una ps4 que sabia como amar a un gamer

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s