Long Live Summons! – Capítulo 81

Capítulo 81: La habilidad inherente de los Seis Registros

Traducción/Edición: Unknown Soldier

 

La espadachina real y Yue Yang se quedaron mirándose el uno al otro. Ambos no pudieron evitar soltar un ‘¿Ah?’ al mismo tiempo con una incomparable expresión de asombro en la cara.

Yue Yang se quedó asombrado porque nunca había visto a nadie en el continente del Dragón Volador que cultivara las técnicas físicas como él. La primera persona que se encontró fue esta espadachina real.

En el continente del Dragón Volador, las técnicas físicas estaban consideradas lo peor de lo peor. A parte de los mercenarios que hacían el trabajo pesado, nadie más las cultivaba.

De entre las personas de su clan, sólo las practicaba el chico penoso y era porque no conseguía un contrato con un grimorio de invocación. A parte de él, Yue Yang, no había visto a nadie más practicarlas. ¿Cómo es que esta chica había dejado de lado las habilidades de invocación y se había centrado en cultivar sus técnicas físicas?

Esta espadachina real tenía unos ojos negros valientes y afilados que parecían lacados. Con esos ojos brillantes tan expresivos parecía como si su mirada penetrara hasta el alma de una persona cuando la miraba a los ojos. Era extrañamente alta. Era una chica pero una cabeza más alta que la mayoría de los hombres, mas alta que los hombres con la estatura de Yue Yang. Sin embargo, a pesar de que su armadura le cubría de la cabeza a los pies, su hermosa cadera no podía ocultarse. Si uno pudiera quitar esa armadura de su cuerpo, qué clase de perfectamente tersa piel escondería debajo… Cuando usaba ese par de piernas largas para andar, parecía grácil sin comparación; ágil como una bailarina o como una grulla de corona roja sobre la nieve.

Yue Yang sabía sin lugar a dudas que la patrona de ciudad Luo Hua vencería a esta espadachina real con su bestia invocada a larga distancia.

Pero sería algo muy diferente si fuera una pelea a corta distancia.

Esta espadachina real le daba a Yue Yang la sensación de incluso Feng Qi Sha, quien tenía la reputación de ser imbatible en combate cuerpo a cuerpo, no sería capaz de ganarla. Yue Yang era capaz de deducir esto por su majestuosidad, por la manera de caminar, por cómo respiraba, etc. Esta espadachina real era simplemente una guerrera que usaba técnicas físicas.

Yue Yang se preguntaba qué materiales componían la misteriosa espada gigante negra que tenía a la espalda.

Con su Visión Divina de nivel 2, todavía era incapaz de ver a través de su nivel o calidad. Por lo tanto, se podía deducir que esta espada era al menos un tesoro de rango oro.

Yue Yang podía ver a duras penas las características especiales del cuerpo de esta chica y de las bestias desconocidas que escondía en su cuerpo. Todas estaban pensadas para cultivar técnicas físicas… Y lo más importante era que las técnicas físicas de esta chica estaban a un nivel muy alto, podían incluso ser mejores que la técnica para lanza del clan Yue. Pero como Yue Yang no había visto todavía ninguna técnica que fuera mejor de la de su clan, no podía deducir que clase de técnicas había cultivado.

La mirada que la espadachina real le echó a Yue Yang también estaba llena de asombro.

Ella lo sabía. Sabía que Yue Yang era una persona especialmente rara.

Aunque había muchos tipos de personas en el mundo, y nada era lo suficientemente raro, ella tampoco había visto a nadie que se esforzara por cultivar las técnicas físicas como ella hacía.

Lo que hizo que la espadachina real se sorprendiera más fue el peligro que sentía proviniendo de esa persona, era la primera que sentía algo así de alguien de su edad. Si no tuviera la habilidad inherente de los Seis Registros, habría sido engañada por este tipo que parecía un simple ladrón por fuera.

Después de una observación más a fondo, para su sorpresa vio que llevaba una Hidra sin ser contratada en sus manos y se la iba a intercambiar a Feng Rui.

Con eso se sorprendió todavía más, ¿De dónde había sacado a esa pequeña Hidra?

“Sí, sí. La Fruta de la Sabiduría pertenece a nuestra hermana Qian Qian.” El tono de Feng Rui era casi como el de una hijastra intimidada, casi se pone a llorar.

“No te quiero quitar lo que es tuyo. Me debías una Fruta de la Sabiduría de la última vez, ¿No me la puedes dar a hora?” La espadachina real levantó las cejas, y le lanzó una mirada intimidadora a Feng Rui. Esta vez Feng Rui se sintió tan intimidado que se comportaba como un gatito escondido en una esquina sin atreverse a hacer ruido.

“…” Yue Yang sentía que esta chica no era alguien normal. Si podía hacer que un miembro del clan Feng se comportara como un gatito asustado, definitivamente no era alguien muy normal.

“¿Cuál es tu nombre?” La espadachín real no hizo caso a Feng Rui y se giró hacia Yue Yang.

“Titán.” Cuando Yue Yang mintió no se puso rojo ni parpadeó los ojos, es como si su verdadero nombre fuera Titán desde que nació.

“Eh, algo no cuadra. Dime la verdad… Olvídalo, eso no es importante… ¿Para qué necesitas la Fruta de la Sabiduría?” La espadachina real tenía la poderosa habilidad de los Seis Registros, por lo que sus sentidos eran diez veces más agudos que los de una persona normal. Era capaz de saber que Yue Yang no decía la verdad.

“Para comérmela por supuesto. Eso ayudará a mi inteligencia ¿no?” Yue Yang se sorprendió sin mostrarlo, ¿Podría ser que esta chica tuviera una habilidad muy poderosa? No era de extrañar que Feng Rui y el resto se comportaran como perdices asustadas delante de ella sin atreverse siquiera a hablar. Al parecer ella podía ver las mentiras. Yue Yang se había encontrado a un oponente digno esta vez. Él era un experto en mentir a los demás, si permitía que ella viera a través de sus mentiras ya no podría mentir a nadie más. Si que había gente con habilidades extraordinarias en el continente del Dragón Volador con toda clase de habilidades inherentes, incluso una que permitía saber cuando miente alguien.

“Sandeces. Creo que eres un idiota que no sabe ni mentir.” La espadachina real echó una mirada tan afilada como una espada con sus grandes ojos heroicos y la mantuvo mientras miraba a Yue Yang. “La Fruta de la Sabiduría sólo se le puede dar las bestias. Si un guerrero normal se la come se volvería tan estúpido como una bestia. ¿No sabes ni eso? ¿O es que estás diciendo estas tonterías a posta?”

“¿La Fruta de la Sabiduría sólo la pueden comer las bestias?” Yue Yang se sorprendió. Él había escuchado acerca de la Fruta de la Sabiduría, pero no tenía ni idea de que un humano no pudiera comerla.

“¿Acaso has entrenado tus habilidades físicas hasta tal extremo que has convertido tu cerebro en músculo?” Al ver que este mocoso decía la verdad, la espadachina real se preocupó mucho por sus conocimientos básicos.

Si no sabía algo tan básico como eso, ¿En qué clase de ambiente había crecido?

Al parecer este chaval se había concentrado tanto en entrenar sus habilidades físicas que no había aprendido nada acerca de las bestias. Eso podría explicar porqué no sabía algo que incluso los niños de ocho años sabían. Pero lo más extraño era que hubiera sido capaz de entrenar sus habilidades físicas hasta tal extremo. En su generación sólo había un puñado de gente que hizo eso en todo el continente del Gran Dragón.

Este chaval parecía más peligroso que Feng Qi Sha. Una persona así no podía venir de una familia ordinaria.

Pero si había nacido en uno de los cuatro Grandes Clanes, ¿Cómo es que no entendía las cosas que hasta un tonto sabría?

La espadachina real se sentía perdida con él. El chaval que tenía enfrente era demasiado confuso, no era para nada como una persona normal. Sus habilidades eran formidables pero sus conocimientos eran como los de un imbécil.

“Te puedo dar mi Fruta de la Sabiduría pero debes de hacerme un favor.” La espadachina real le echó una mirada enfadada a Feng Tuo “¿A qué esperas? ¿Porqué no sacas la Rama Lustrosa de la Vida? He visto tontos antes pero ninguno como tú. La Fruta de la Sabiduría y la Rama Lustrosa de la Vida se vendieron juntas en la subasta. ¿Acaso tu cerebro se ha hecho papilla? ¿Y porqué no te quitas esa falsa y asquerosa barba que te has pegado a la cara? ¿No sabes que no sólo no te queda bien si no que te hace parecer un imbécil? Por suerte eres mi cuñado, ¡si fueras mi prometido te cortaría con mi espada!”

“No te enfades… ¿No se resolverá todo en cuanto te la dé?” Feng Rui se quitó la barba postiza con nerviosismo y rápidamente sacó la caja bordada de entre sus ropas.

La espadachina real se la quitó más rápida que el rayo y le volvió a fulminar con la mirada, “Debes reflexionar sobre tí mismo. Ya eres un adulto pero no tienes ninguna decencia. Todavía juegas con estos niños creando la Tropa Mercenaria Tormenta. Creo que has comido más de lo que vales.”

La loli que estaba detrás de la puerta sacó la cabeza y susurró: ”Hermana mayor Qian Qian, habíamos establecido los Mercenarios de la Tormenta para probar nuestra valía…”

Sin embargo cuando la espadachina real se giró y la miró, ella rápidamente se escondió detrás de la puerta como un gatito asustado.

Yue Yang se quedó boquiabierto.

Increíble. Sí que era una espadachina imbatible.

Yue Yang no tuvo tiempo ni de reaccionar cuando la espadachina real le miró de repente con sus ojos afilados: “¿Porqué te quedas mirando como un idiota? Deja la Hidra en el suelo y sígueme.”

Yue Yang lloró para sus adentros. ¿Porqué esta chica le quería controlar a él ahora?

“¿A dónde vamos?” Yue Yang sabía muy bien que el lugar al que esta chica le estaba llevando no podía ser un buen sitio, pero ella tenía la Fruta de la Sabiduría y la Rama Lustrosa de la Vida en su posesión.

“Eres realmente una persona extraña. Tengo algo que preguntarte. No te preocupes, después de hacerte algunas preguntas te daré la Fruta de la Sabiduría y la Rama Lustrosa de la Vida.” La espadachina real dijo eso y salió por la puerta, su gran espada negra tintineaba contra su armadura a cada paso que daba.

“¿Me puedes dar antes la Rama Lustrosa de la Vida? Si la tuviera en mis manos mi corazón podría tranquilizarse y así contestaría tus preguntas mejor.” Dijo Yue Yang mientras corría para ponerse a su altura.

Él pensó que siempre y cuando tuviera la Lustrosa Rama de la Vida consigo podría salir corriendo de allí.

Y alejarse lo más posible de esta espadachina tan aterradora.

Ya conseguiría la Fruta de la Sabiduría en otro momento. Por que si era interrogado por ella… puede que incluso averigüe lo del otro mundo.

No pasaría nada si fuera una persona normal, pero claro, al ser una señorita espadachina que puede diferenciar las verdades de las mentiras, sería muy fácil que acabara sacándole sus secretos.

Antes de que Yue Yang terminara sus palabras, se dio cuenta de que la espadachina real se había puesto a menos de 10 centímetros de su cara al darse la vuelta y esos ojos negros feroces como los de un tigre se le quedaron mirando intensamente. Yue Yang no pudo evitar sobresaltarse alarmado. Esta espadachina real daba mucho miedo. Ella era su némesis al tener esa habilidad para ver las mentiras. Si él no podía mentir o si siempre iba a saber si lo hace su vida se haría miserable.

La espadachina real sólo respondió una frase suspirando: “Mentiroso. Tú, tú no me has dicho ni una sola verdad desde que nos conocimos. ¿Crees que no iba a ser capaz de saberlo? Si pretendes salir corriendo no te voy a dar la Rama Lustrosa de la Vida ni la Fruta de la Sabiduría. Sólo te las daré si respondes a mi pregunta honestamente.”

“Sí, te garantizo que voy a ser más honesto que el vendedor de ataúdes de ciudad Piedra Negra que siempre vende sus ataúdes con un 80% de descuento e incluso oferta que comprando uno el segundo es gratis.” Yue Yang empezó sudar la gota gorda.

“Has mentido de nuevo. Nunca ha habido una persona así en ciudad Piedra Negra.” La espadachina real se rió. Su risa era tan fresca como la florecida primavera o un sol naciente.

“¿Cómo lo sabes?” Yue Yang estaba desconcertado. ¿Acaso no podía decir ni media mentira delante de esta chica?

“Porque no hay ningún vendedor de ataúdes en ciudad Piedra Negra. Allí no tienen la costumbre de enterrar a sus muertos, en vez de eso los incineran.” La espadachina real lo dijo con un tonito. “Pero puedo ver que todo lo que dices a pesar de no ser verdad tiene un tono provocador. ¿Normalmente usas estas palabras para tentar a las chicas? Olvídalo esto no tiene importancia. Yo sólo quiero saber de qué familia eres.”

“No soy de ningún clan, sólo soy un campesino. Todas las dieciocho generaciones de mi familia ha sido granjeros. Siempre hemos sido campesinos, ninguno ha sido un oficial” Entonces Yue Yang puso un ejemplo: “¿No ves los demacrado que estoy? Puedes ver que es por no tener la suficiente comida y llevar una vida ardua. También puedes ver mis ásperas manos, esto demuestra lo duro que trabajo cada día arando la tierra. Para poder alimentarme siempre trabajo sin descanso del amanecer al atardecer incluso en los días de lluvia… Si no me crees puedo incluso componerte un poema para que me creas. Escucha bien: ‘Los granjeros deshierban al amanecer, sudar dices, si no soy un granjero, ¿Cómo iba a entender las dificultades de los granjeros?’”

La espadachina real escuchó en silencio y no pudo evitar fruncir el ceño.

Yue Yang estaba haciendo esto a posta. Le dice una ristra de tonterías he incluso le recita un poema con el propósito de interrumpir la habilidad de la chica para ver la verdad.

Si se sentía atraída por el poema, entonces su atención se dispersaría. Siempre y cuando consiguiera que dejara de prestar atención luego sería más fácil.

Justo cuando Yue Yang estaba satisfecho en su interior, la espadachina real dijo de repente: “No me lo esperaba. Pensaba que eras un niño mimado de uno de las cuatro grandes familias. No sabía que tú conocías a esas personas llamadas granjeros. ¿Este poema, se lo has plagiado a alguien? Era un buen poema, pero lo has recitado sin sentimiento, no te ponías en el lugar de los pobres granjeros. De entre los miembros de las grandes familias no había nadie que no conociera. ¿Cómo es que no te he visto antes? No puedes ser de uno de los clanes pequeños ya que no tienen buenas técnicas físicas, y definitivamente no tienen los recursos para aumentar una habilidad de esa manera… ¿Cuál es tu nombre en realidad?”

“Titán.” Yue Yang no le iba a decir su nombre por nada en el mundo.

Definitivamente no era una buena idea asociarse con esta chica, debería mantener las distancias.

Mientras Yue Yang se preparaba para encontrar un sitio sin gente para matar y esconder a la chica… De repente una chica salió corriendo del gremio de los Guerreros y se abrazó al brazo de Yue Yang con afecto, en ese momento gritó emocionada: “¡Realmente eres tu Xiao San! ¿También has venido a la torre Tong Tian?” La mente de Yue Yang explotó un poco en el momento que escuchó eso. Estaba acabado, ¡No tenía ni idea de quién era esta chica!

Por su tono y manera de actuar era alguien muy cercano al chico penoso.

¿Podría ser la chiquilla de la familia Xue que rechazó la propuesta de matrimonio? ¿O acaso era la amante secreta? El problema era que el chico penoso no escribió nada en su diario sobre esta chica…

¿¡Quién narices era esta chica!?

 

<< Anterior | Índice | Siguiente >>

Anuncios

2 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 81

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s