Long Live Summons! – Capítulo 65

Capítulo 65: Situación Peligrosa
Traducción: Unknown Soldier

[[NT: Para aquellos que se pregunten, sí, adelanté la hora de publicasción, y no, no lo hice a posta, me lié al subir el capítulo. jaja No os acostumbréis 😉 ]]

Al contratarlo en frente de todos, un Grimorio Secundario podía ser obtenido. Sin embargo, incluso un idiota empezaría a sospechar de él.
Especialmente desde que ya había contratado un Grimorio de Bronce antes. ¿Cómo iba a poder explicar el contrato con el Grimorio de Plata a todo el público, a la hermosa mujer, a Yue Bing y a los otros? Contratando un grimorio delante de todos, ¿Qué clase de reacción tendrán los clanes Feng, Xue, Yan y el resto? ¿Qué pasaría si otro pilar de luz innata brillara para que todos pudieran verlo? ¿O si los grimorios que se podían contratar eran sólo de bronce? ¿Hacer un contrato en público con un grimorio de plata, haría que el corazón de la gente y de la Patrona de ciudad Luo Hua desconfiasen?
Pero, ¿Qué pasaría si no hacía el contrato ahora y perdía su oportunidad?, ¿Podría hacerlo en otro momento?
Si no podía, entonces sería sobrepasado por la tragedia…
Tras pensárselo varias veces en su corazón, Yue Yang finalmente rechazó la acción de contratar inmediatamente el Grimorio Secundario. Era bueno ser especial, pero si la gente de alrededor se enterara, no sería bueno.
Al rechazar el Grimorio de Plata, Yue Yang temía que realmente  no tuviera oportunidad de poder hacerlo de nuevo. Pero quién iba a pensar que el mensaje existiría como un ser consciente que le llamaba, haciendo que su coraz<ón estuviera tanto sorprendido como satisfecho.
¡Genial!
Incluso si no lo contrataba ahora, no era como si perdiera su oportunidad para siempre. Más tarde, después de encontrar un lugar sin gente, contrataría el Grimorio de Plata…
Por cierto, ¿Qué era este misterioso fragmento de metal negro?
Cuando Yue Yang estaba a punto de usar su Visión Divina para investigarlo, la Patrona de la ciudad Luo Hua de repente lanzó un pequeño decreto plateado: “Pequeño Ladrón, Feng Qi Sha, Yan Po Jun y Xue Tan Lang, os ordeno a los cuatro que seáis los capitanes de la expedición al Abismo. Coged a cinco élites ahora. Cualquiera servirá.”
“¿Yo?” La cara de Yue Yang mostraba la expresión de haber mordido un limón.
El sólo quería sacar a Yue Bing de esta matanza de demonios infernales, encontrar algún sitio en el que no hubiera nadie, y hacer el contrato con el Grimorio de Plata.
En cuanto a las grandes hazañas como esta, deja la gesta de matar a los demonios infernales a Feng Qi Sha, Yan Po Jun y a Xue Tan Lang. Si el tuviera que correr con su hermana hasta el Abismo, ¿Qué pasaría si se encontrara a un terrorífico demonio de clase Señor Demonio? Incluso si no se lo encuentra, el Abismo no era un sitio para salir a jugar… Sin embargo, para Feng Qi Sha, Yan Po Jun y Xue Tan Lang, la orden de la Patrona de ciudad Luo Hua era absoluta. Mientras que Yue Yang estaba todavía dudando, ellos tres, con una ganas de matar desbordante ya habían elegido a los Guardias de Armaduras Doradas y a los mejores de Armadura Plateada y habían empezado su contraataque en el Abismo.
Entrar al Abismo para atacar a los demonios era el mayor honor que un guerrero del continente del Gran Dragón podía obtener.
Ye Kong, Li Qie y Li Ge estaban tan emocionados que sus cuerpos estaban temblando. Le saludaron y dijeron: “¡Capitán, estamos listos!”
“¿Queréis contener el Abismo? Vosotros tres en vuestra condición actual, solo serviríais para servir de aperitivo a los demonios ¿no?” Yue Yang dio una vuelta con los ojos cuando escuchó esto. A pesar deque había visto a gente estúpida, el nunca había visto a alguien que lo fuera hasta tal extremo. Si querían buscar la muerte, ir al valle Yu Long y convertirse en comida para los gusanos sería suficiente. ¿Era necesario ir hasta el Abismo?
“No pediré nada más. Sólo llévame al Abismo. Incluso si sólo consigo llevar a al muerte al más débil de los demonios verdes, será suficiente.” Ye Kong era normalmente muy racional pero una vez que escuchó sobre conquistar el Abismo, su inteligencia cayó hasta límites negativos. Abrazó las piernas de Yue Yang, sin querer soltarle hasta que le llevara al portal. De hecho, no solo él, sino que Li Qie y Li Ge también se habían convertido en frenéticos y sanguinarios mientras miraban al portal con ganas de matar.
Si no fuera porque necesitaban a Yue Yang para que hiciera de capitán de grupo y dirigirles, ellos ya se habrían tirado de cabeza y luchado hasta la muerte.
“Si queréis ir, id. Yo no voy.” Yue Yang probablemente era el primer guerrero en toda la historia del continente del Gran Dragón que había rechazado ir al Abismo a matar demonios.
“Puedes dejar a la chica que llevas a la espalda con nosotros, podemos asegurar que estará a salvo.” Un Guardia de Armadura Plateada pensó que Yue Yang estaba preocupado de que Yue Bing corriera peligro al ser cargada a la espalda, y tomó la iniciativa de ofrecerse a cuidarla.
“Tonterías. Si te la dejo estaré mucho más preocupado.” Yue Yang nunca había escuchado una historia en la que se ofreciera una oveja a una manada de lobos y que saliera bien.
“He llegado tarde, vosotros demonios, venid a por mí… Esperad, dejad que me recree primero, no he matado nunca a un demonio antes. Dejadme… Oye, hijo, ¿Porqué me robas las muertes? ¿Te morirías si mataras un poco menos? ¿Sabes lo mucho que hace que le duela el corazón al Señor Hai? Mi corazón fue nacido para matar demonios, pero con esos golpes sin compasión que estás dando, ¿Qué pasaría si me deprimo tanto que quisiera suicidarme? Espera, buen perro, deja este demonio de piel verde para mí, soy un experto en matar a los de piel verde. Nací en este mundo para matar a los de piel verde… Maldito seas perro rastrero… Ah, eso no es verdad, eres un poderoso y buen perro. No vi que eras un Lobo Demoníaco de Espalda de Hierro de rango Bronce nivel 4. Es un malentendido, un malentendido. Espera, porqué no estás contratado… Dios mío, ¡Eres el perro de mi hermano! No te he visto en unos días y ya has subido un nivel! ¿Dónde está mi hermano?” Un gordito que era como tres personas normales montaba en un rinoceronte blanco que galopaba a una velocidad increíblemente lenta, quería matar demonios. Pero con esa velocidad, no podía ni rozarles un pelo.
Después de reconocer a Hui Tai Lang, miró a su alrededor y finalmente divisó a Yue Yang en el lioso campo de batalla y muy contento saltó de la espalda del rinoceronte blanco.
Debido a su gran peso, el suelo empezó a temblar.
Este era el gordito al que le gustaba que le llamaran jefe, Hai Da Fu.
Gordito Hai, como una pequeña colina de carne, corrió hacia Yue Yang con un sonido estrepitoso que causó que las bestias de dos mercenarios salieran volando cuando chocó contra ellas. Incluso el Guardia de Armadura Plateada se asustó y lo esquivó hacia un lado.
Aún así, Gordito Hai no era consciente de que era como un tanque humano. Cuando anduvo unos cuantos pasos, llegó hasta Yue Yang y le dio unos golpes firmes en el hombro, casi causó que Yue Yang se cayera redondo al suelo. “Hermano, ¿Estabas aquí? ¿Porqué no le notificaste nada a este Jefe, y en vez de eso te pusiste a exterminar demonios? Aunque haya muchos demonios aquí, no te preocupes, este Jefe te protegerá… Mira, mi bestia es un Rinoceronte de Hierro de rango Bronce nivel 2, siempre y cuando se mantenga en el campo de batalla, es como una muralla impenetrable. ¿Quién son estos tres? ¿Son tus amigos? ¿Se han unido al gremio? Todos vosotros, llamadme Jefe, yo os cubriré de ahora en adelante.”
“¿¡Quién querría que tu les cubriera!?” Ye Kong se estaba volviendo loco. Este Gordito Hai no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir este campo de batalla, aun así se atrevió a actuar como un experto.
“Aunque que tu fuerza es bastante débil, yo te entrenaré. Desde ahora, yo, vuestro jefe, ¡Os llevará hasta la finalización de las pruebas! ¡Después de todo, yo soy el reconocido Príncipe Completador de Desafíos de esta torre Tong Tian!” Gordito Hai no reconoció a Ye Kong que había vivido en la torre durante dos años y continuó fardando.
“¿Príncipe Completador de Desafíos? ¿Entonces porqué no he escuchado nada ti?” Ye Kong sospechaba que el cerebro de este Gordito se había convertido en tofu blando, además de ser uno que se había pasado de fecha y podrido.
“¡Entonces eres ignorante e inexperimentado!  Incluso si vas a sitios con poca gente y preguntas, todos sabrían reconocer a mí, el señorito Hai… Pero no me llames señorito suena muy hortera. ¡Con que me llames Jefe es suficiente!” Gordito Hai estaba muy apegado a la palabra jefe.
“¿Quién en su sano juicio te llamaría jefe?” La mente de Ye Kong y de los hermanos Li estaba a punto de explotar cuando le escucharon.
“Cuando veas mi fuerza, ¡te puedo garantizar que me llamarás sinceramente Jefe!” Gordito Hai bufó lleno de confianza.
“Idiota, no puedo ser molestado por alguien como tú. Vayamos al Abismo, incluso con la formación mágica que soporta el portal no creo que aguante media hora, tenemos que darnos prisa y aprender más del Abismo…” Antes de que Ye Kong terminara de hablar Gordito Hai chilló como si la hubiera cagado.
“¿Ir al Abismo? ¿Tienes el Decreto de Capitán? Vaya, ¡Realmente lo tienes! Hermano, realmente eres digno de ser llamado el hermano pequeño del señorito Hai, ¡Qué alucinante! Vamos vamos vamos, ¿No sabes que yo he nacido en este mundo para matar demonios? Te lo suplico, llévame contigo, ¡Incluso te dejaré ser el jefe durante un ratito primero!” Gordito Hai golpeó su pecho, causando ondas en su grasa. Viendo que Yue Yang no quería ir, inmediatamente recurrió a los métodos barbáricos, tirando desesperadamente de los brazos de Yue Yang, insistiendo mientras iba hacia el portal.
“……” Ye Kong sentía una gran repulsión hacia Gordito Hai – el tipo que no tenía fuerza pero que le gustaba que le llamaran Jefe. Pero viendo que podía usar la fuerza bruta para tirar de Yue Yang hacia el Abismo, rápidamente les persiguió.
Gordito Hai y Ye Kong daban empujones a Yue Yang, llevándole a la fuerza hasta el portal. El fanatismo, de querer conquistar el Abismo,  en sus ojos estaba rallando a Yue Yang.
Para ser sinceros, Yue Yang también estaba algo curioso.
No le mataría obtener algo de información…
Incluso si no podía ganar, al menos podría correr. Siendo el Abismo tan enorme, ¿Cómo podría tener tanta mala suerte como para encontrar con un demonio de clase Señor Demonio en el momento que llegara?
Era peligroso llevar a Yue Bing y transportarse hasta el Abismo. Pero, no podía evitar sentirse preocupado si la dejaba en este lioso campo de batalla. Girando su cabeza hacia su espalda, Yue Yang vio la pequeña y pálida cara de Yue Bing durmiendo profundamente, y cierta ternura apareció en su corazón, una ternura que nunca había tenido hasta ahora.
Si la traía consigo, él estaría ahí para ella. Ya que a fin de cuentas, era su hermana pequeña.
Ya que la iba a llevar al Abismo, entonces el debía de ser capaz de traerla de vuelta a la torre Tong Tian sana y salva, a su cálida casa y al lado de Cuarta Madre.
“Vosotros, si no queréis morir, cuando entréis no os mováis aleatoriamente, confirmad la situación de ahí fuera antes de hacer nada.” Yue Yang temía que Ye Kong y los otros, a los que se les había subido la gloria a la cabeza, murieran nada más salir del portal. Incluso si hubiera cien como ellos, sólo servirían para ser servido como comida al Ejército Demoníaco.
Ye Kong y los otros no eran estúpidos. Por supuesto que entendieron su lógica.
Pero mientras examinaban la seria expresión de Yue Yang de nuevo, la existencia de un atisbo de calidez en esa fachada fría podía verse. A pesar de que esa calidez no era una milésima parte de la que le había mostrado a Yue Bing hacía un momento, aún así sintieron una oleada de calidez que se formó en sus corazones y fluyó por todos sus cuerpos. Sus sangres hervían con emoción y asintieron con entusiasmo, poniéndose firmes gritaron: “¡Sí señor!”
Mientras Yue Yang andaba hacia el portal, vio que el paisaje se puso negro.
Cuando el mareo del hechizo pasó, se encontró a sí mismo en la tierra del purgatorio con un cielo rojo sangre.
Una redonda, y roja como la sangre Luna emitía una luz roja entre unas nubes negras, haciendo que el cielo se viera teñido por una sombra rojiza similar a la de la sangre fresca.
Delante de ellos, encima de una roca roja oscura, incontables monstruos demoníacos estaban parados. Cuando Yue Yang vio esto, soltó un suspiro de aire frío. Los monstruos en este lugar eran una fuerza de al menos cien mil… Sería prácticamente imposible matarlos, incluso si paraban de atacar y estiraban sus cuellos para ser amasacrados por todos, eso sin mencionar los interminables refuerzos que vendrían después.
Esta batalla, realmente era como una patada en el culo.
“Todos, tened cuidado. El General Demonio ha llegado. Es difícil matar a este tipo de General Demonio ya que estos monstruos poseen un grimorio de invocación. Tenemos que luchar una batalla decisiva, centrándonos en masacrar a los demonios débiles.” La Patrona de ciudad Luo Hua dejó salir un pilar de luz que había cargado durante mucho tiempo. Un pilar de luz brilló delante de ella. Todo demonio que lo tocaba se vaporizaba de inmediato, aniquilándolos instantáneamente hasta el punto de que no dejaba ni las cenizas. El efecto del pilar era suficiente para matar a cientos de demonios del Ejército Demoníaco en segundos, inmediatamente abriendo una brecha enorme en la densamente poblada región de demonios.
“¡Luo Hua es invencible!” Los guerreros humanos vitorearon, con su moral siendo aumentada enormemente.
“……” Sin embargo, Yue Yang estaba completamente al tanto de que ese pilar de luz blanca no podía ser utilizado por la Patrona de ciudad Luo Hua más que unas pocas veces. Incluso después de cargarlo durante tanto tiempo como hasta ahora, sólo podía llegar a este nivel de poder. Ahora que el enemigo les llovía en encima, y ella habiendo casi gastado todas sus reservas de poder, no le daría tiempo a recargarlo otra vez.
“Haced lo mejor que podáis para matar al enemigo. Por cada grupo de cien demonios pequeños, os otorgaré el honor de ser ‘Exterminador de Demonios’ y os permitiré volver a la torre Tong Tian.” La Patrona de ciudad Luo Hua no puso una condición muy difícil. Su objetivo era liderar a las jóvenes élites al Abismo para entrenar, y no dejar que estos jóvenes con potencial ilimitado murieran en una batalla por la gloria de exterminar demonios.
Entrenando la bravura, la fuerza de voluntad y la caballerosidad de los jóvenes era su objetivo definitivo.
En cuanto a la fuerza y logros, eso lo podían conseguir completando las pruebas normales.
“Ye Kong, que nadie se mueva. Sólo hacedlo cuando revise la situación completamente.” Yue Yang se sentía inquieto y nervioso debido a su sentido del peligro. Si los cien mil demonios fueran de nivel 3 o inferior, el no sentiría el peligro. Incluso su unos cuantos Generales Demonio tuvieran el nivel 5, a él no se le pondrían los pelos de punta.
En la oscuridad, debía de haber otro demonio que era mucho más escalofriantemente fuerte, escondido y esperando el momento perfecto para asaltarles hasta la muerte…
Este demonio sería más o menos de la clase Señor Demonio de élite aunque no fuera realmente uno.
¿Qué pasaría si la más fuerte de aquí, la Patrona de ciudad Luo Hua fuera atacada? Depender únicamente de Feng Qi Sha, Yan Po Jun, Xue Tan Lang y él mismo como sus cargas, ¿Cuánto tiempo podría mantener su posición? No sólo eso, también llevaba a la inconsciente Yue Bing a su espalda…
¿Qué tendría que hacer para salir de esta peligrosa situación?

 

Anuncios

2 comentarios en “Long Live Summons! – Capítulo 65

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s